Home México Al final, el PRI hace a un lado a priístas y se...

ruben-cardenas-blogRubén Cárdenas.

El hecho de que el Partido Revolucionario Institucional haya elegido por la vía del “dedazo” a su candidato presidencial no sería sorpresa, excepto porque ahora se trata de un candidato externo, lo cual demuestra que no tenía mucho de donde echar mano. Desde 1929, cuando se fundó el PRI, no había tenido necesidad de nombrar un abanderado ajeno a sus filas, pero esta vez se pensó en alguien con un expediente menos ingrato que los demás prospectos, aunque tampoco garantiza el triunfo.

José Antonio Meade Kuribreña presentó ayer por la mañana su renuncia a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de inmediato visitó, según la liturgia priísta de toda la vida, a los sectores del PRI, tal como acostumbra hacer cada candidato en turno.

Quiso el PRI celebrar “el destape” de la manera tradicional, cuando ese momento era tan festivo que decir “candidato” era decir “presidente”, pues se trataba del seguro sucesor a Los Pinos. Después, en el año 2000, el PRI perdió la elección ante Vicente Fox Quesada, del Partido Acción Nacional y esta seguridad de llegar a la presidencia sólo porque era el candidato del PRI, se esfumó. Entonces, esta vez se eligió solamente al candidato -de entre varios, sí, pero ya sin la etiqueta de “futuro presidente”- y sin olvidar que el PRI va tercero en todas las encuestas. Además, Meade Kuribreña ni siquiera era el mejor posicionado entre los prospectos priístas, sino lo era Miguel Ángel Osorio Chong, secretario Gobernación, quien fue pasado por alto. Tampoco Osorio constituía una carta segura para ganar la elección, ya no tanto en forma personal, sino por pertenecer a un régimen totalmente repudiado a estas alturas y a un partido que enfrenta el rechazo ciudadano como nunca en su historia.

Ya con Meade enfilado hacia otro objetivo, ayer mismo tomó posesión de la SHCP José Antonio González Anaya, exdirector de Petróleos Mexicanos y concuño del expresidente Carlos Salinas De Gortari, mientras en PEMEX tomó la batuta Carlos Alberto Treviño Medina, mano derecha de González Anaya. En otras palabras, pues, tanto Hacienda como la empresa gubernamental más rentable quedaron en manos de la familia Salinas, como si algo peor nos faltara.

Así las cosas, es difícil creer que José Antonio Meade sea el candidato del presidente Enrique Peña Nieto y, hasta hoy, los grandes ganadores parecen ser Salinas De Gortari y Luis Videgaray, el hombre más cercano a Peña y “destapador” de Meade antes que cualquier otro, incluso que Peña Nieto.

Y, desde ayer, la fiesta reapareció en el PRI: los sectores le pusieron buena cara al aspirante externo y le expresaron su confianza. A nivel de líderes sectoriales, entonces, logró el tricolor cerrar filas, pero será complicado que ocurra lo mismo en lo general, porque no son pocos los priístas que deseaban ver a uno de los suyos como candidato a la presidencia de la república y se ignora si harán algo para manifestar su descontento. Al mismo tiempo, falta por ver si la disciplina de los que no contendieron se mantiene más allá de lo oficial.

Vienen otros movimientos de piezas en el PRI; está casi listo el nombramiento del exgobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, como nuevo dirigente nacional del tricolor, en sustitución de Enrique Ochoa Reza. También se esperan enroques y algunos cambios en el gabinete de Peña Nieto, todos encaminados a fortalecer el trabajo proselitista de José Antonio Meade, quien se inscribirá como precandidato presidencial del PRI el próximo domingo, a fin de cumplir con los tiempos establecidos en la convocatoria.

Queda claro así que la estrategia del poder para tratar de obtener el triunfo del abanderado priísta en el 2018 será similar a la utilizada en la pasada elección del Estado de México: Todos los recursos de la maquinaria oficial serán empleados para encaminar votos a la causa de Meade Kuribreña. Entonces, la gran pregunta es si la sociedad mexicana estará dispuesta a soportar semejante elección de Estado. No falta mucho para conocer la respuesta y el desenvolvimiento del proceso que viene.

Y YA CON José Antonio Meade como aspirante del PRI a la presidencia de México crecen las aspiraciones de algunos políticos duranguenses, como Adrián Alanís Quiñones, a quien algunos priistas no le veían “piernas de jinete”, pero ahora no se le puede descartar en la lista de candidatos a senador… SE REGISTRÓ EL suicidio número 128 ayer en Durango: fue el trágico caso de un joven de 24 años habitante de la colonia Las Palmas, dentro de la periferia. Durante todo año pasado, se contabilizaron 130 suicidios, así que las cifras son ya francamente alarmantes…Y AYER, POCO después de las cuatro de la madrugada, se registró otro sismo, ahora de 3.6 grados Richter, con epicentro en el municipio de Rodeo, ya no en Santiago Papasquiaro. No hubo daños y, de hecho, los pobladores no lo sintieron, pero sí es un suceso atípico en esta región.

Twitter: @rubencardenas10

Leave a Reply

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: