Hoy es Viernes Santo -Conmemoramos la Pasión de Cristo-

Los viernes Santos siempre me traen recuerdos de ventarrones, tierra volando, cabello duro y rostro seco parada sobre la tierra de la sierra caminando de una estación a otra del viacrucis. Cada semana santa viajaba a la Sierra Tarahumara en las misiones que organizaban los hermanos Lasallistas para pasar la semana mayor evangelizando a comunidades lejanas y adentradas en la sierra. Íbamos llenos de juventud, de fé y de alegría a llevar la palabra de Dios, a preparar a los niños para la primera comunión, a adentrarnos a la vida de los nativos del pueblo, a hacer obras de reconstrucción en escuelas o parroquías, creíamos que íbamos a ayudar pero siempre regresábamos más que ayudados con la satisfacción y enseñanzas que da el servicio a los demás.

Las tardes de los viernes, justo cuando comenzabamos un viacrucis viviente, me sorprendía como la naturaleza se ponía a los pies de la cruz, la tarde se ponía fría, el viento soplaba con desdén, el aire levantaba una polvadera que en veces hacía hasta difícil poder ver lo que sucedía al rededor. Era siempre un ambiente melancólico el pasar de estación en estación, de azote en azote a Jesús, de las lagrimas de María, de la coronación de espinas, de la humillación y la crucifixión.

Los Viernes Santos son día de abstinencia, penitencia, ayuno, meditación, son día de recordar cómo Jesús llegó a la muerte terrena para librarnos de nuestros pecados. El viernes santo concluye la mortalidad de Jesús y logra a través de la cruz la victoria de la vida sobre la muerte.

¿Qué recuerdos tienes del VIERNES SANTO?

Aquí les compartimos algún material para interiorizar este día.


A %d blogueros les gusta esto: