El Evangelio de Hoy, Viernes, 4 de septiembre de 2020

El evangelio de hoy viernes 4 de septiembre

Comience su día conociendo y reflexionando las lecturas del día con el Padre Misionero Claretiano Tony Díaz. El evangelio de hoy en audio y vídeo para escuchar a la hora que le sea más conveniente. Cada día el Padre Tony nos presenta la Primera Lectura, el Salmo Responsorial, El Santo del Día y el Evangelio junto con una hermosa homilía que lo ubica en el tiempo y tradiciones de la vida judía e inicios del cristianismo. El evangelio de hoy lo acerca a una vida más plena en el conocimiento de nuestra fe.

Cultive su fe. Agrande su conocimiento sobre las Sagradas Escrituras escuchando al Padre Tony Díaz cada día con El Evangelio de Hoy en el programa Sediento de Ti.

Lo invitamos a inscribirse a nuestro canal de YouTube y dar click en la campanita para recibir notificaciones de nuestros programas diariamente.

www.YouTube.com/RadioClaretAmerica

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (4,1-5):

Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, en un administrador, lo que se busca es que sea fiel. Para mí, lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor. Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 36,3-4.5-6.27-28.39-40

R/. El Señor es quien salva a los justos

Confía en el Señor y haz el bien,
habita tu tierra y practica la lealtad;
sea el Señor tu delicia,
y él te dará lo que pide tu corazón. R/.

Encomienda tu camino al Señor,
confía en él, y él actuará:
hará tu justicia como el amanecer,
tu derecho como el mediodía. R/.

Apártate del mal y haz el bien,
y siempre tendrás una casa;
porque el Señor ama la justicia
y no abandona a sus fieles. R/.

El Señor es quien salva a los justos,
él es su alcázar en el peligro;
el Señor los protege y los libra,
los libra de los malvados
y los salva porque se acogen a él. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (5,33-39):

En aquel tiempo, dijeron a Jesús los fariseos y los escribas: «Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber.»
Jesús les contestó: «¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán.»
Y añadió esta parábola: «Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino nuevo revienta los odres, se derrama, y los odres se estropean. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: “Está bueno el añejo.”»

Palabra del Señor

Comparte esto:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: