Reflexiones de las Lecturas del 1 de Marzo del 2021 con el Padre Tony Díaz

  En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: Hoy es el primer dia de la segunda semana de cuaresma y la invitación está clara, es el llamado al arrepentimiento, a la conversión, y en esta primera lectura del profeta Daniel se nos presenta la actitud que debemos tener ante Dios, simple y sencillamente de reconocer nuestros pecados, ponerle nombre y apellido, para que al nombrarlos por lo que son, podamos con sinceridad y honestidad ponerlos ante Dios para poder decir, Señor, ayúdame, sálvame, sáname y ayúdame a romper las cadenas que me privan de mi verdadera dignidad de hijo y amado tuyo. Esto es lo que el profeta Daniel nos muestra en esta primera lectura, leyendo al profeta Jeremías, Daniel se da cuenta que la causa del sufrimiento del pueblo de Dios en el exilio es a causa de la desobediencia, de la infidelidad pero al mismo tiempo que reconocen su pecados, culpabilidad y la ofensa hacia Dios, también está reconociendo la misericordia compasión y amor de Dios. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.

Una buena actitud hace la diferencia

¿Alguna vez te ha pasado que después de que pasa algún problema o situación imprevista piensas «pude haber reaccionado mejor»? ¿O que cuando las cosas no salen como quieres pases todo el día pensando en el problema sintiéndote angustiado? Edith Bravo y Leopoldo Franco nos hablan acerca de como «Una buena actitud hace la diferencia» en el Podcast «La llave del éxito en tu hogar».

¿Qué es tener una buena actitud?

La actitud es la respuesta que nuestro cuerpo de a situaciones que no esperamos y llegan de manera sorpresiva. Es normal que cuando algo altera nuestra vida reaccionemos. La diferencia está en qué tan bien lo hacemos. Debemos recordar que la actitud es una decisión. Nosotros decidimos cómo reaccionar y para lograr tener este control es necesario que seamos conscientes. Que analicemos nuestras reacciones. Es muy fácil mantenernos con una buena actitud cuando las cosas van bien y los eventos inesperados son favorables. Pero cuando las cosas no salen como esperábamos es cuando es importante mantener la calma. Cómo tomamos las cosas puede hacer una gran diferencia en nuestras vidas.

Entonces, ¿una buena actitud es ser positivos todo el tiempo?

No necesariamente. Cuando somos positivos todo el tiempo podemos llegar a evadir nuestras emociones y al final podría ser peor. Tener una buena actitud se trata de hacer lo mejor con lo que tenemos. Reconocer que hay cosas que podemos cambiar y otras que no. Poner nuestro esfuerzo para cambiar lo que se puede y aceptar cuando no hay nada que podemos hacer. La vida nos va a llenar de obstáculos. Habrá algunos que no podremos atravesar y nos cerrarán caminos. Pero nosotros decidimos si nos sentamos a llorar enseguida de ellos, dándonos por vencidos, o buscamos algún otro camino. De nada sirve pensar que todo va a estar bien si no lo acompañamos con acciones. Tenemos que ser realistas. Los cambios no vienen solos. Tenemos que cambiar nosotros.

La influencia de una mala actitud

La influencia de una mala actitud Como ya dijimos no se trata de pensar que todo va a estar bien todo el tiempo, sino de lo que hacemos para que eso suceda. Cuando atravesamos un problema y dejamos que nuestra mente se centre en las emociones negativas, estamos dirigiendo nuestra energía y pensamientos a sentirnos mal. Si esa misma energía y pensamientos los enfocamos en buscar una solución o encontrar otro camino, entonces las cosas van a ser diferentes. Además, todas las emociones negativas tienen un impacto en nuestro ánimo. No está mal sentirlas, al contrario, debemos dejarnos sentir también lo malo. Lo que no es bueno es dejarnos arrastrar por eso. «El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional». Está bien no saber cómo afrontar las cosas o tener una mejor reacción. Hay diferentes lugares y personas a las que podemos acudir para aprender.

Pedir ayuda

La humildad es reconocer que siempre hay campos de nuestra vida que necesitan mejorar, que hay conocimientos que no tenemos y eso no tiene nada de malo. A veces nos cuesta trabajo pedir ayuda porque sentimos que tenemos que hacer todo solos. Pero no es así. Vivimos en una sociedad, nada de lo que hacemos tiene que ser solos. Porque nuestras acciones afectan a los demás y viceversa. La forma en la que reaccionamos es algo que aprendimos a lo largo de nuestra vida. No es tan fácil cambiar como para hacerlo de la noche a la mañana. Pero todos los días son una oportunidad para hacer pequeños ajustes que nos ayuden a mejorar.

¿Cómo puedo empezar?

Te damos algunos tips para que tengas en cuenta:
  • Piensa ¿Qué sabor de boca quiero tener mientras ocurren las cosas?
  • Respira. Siempre que algo te sobrepase, date un momento para respirar y tranquilizarte.
  • Haz todo lo que está en ti. Es necesario poner un esfuerzo para obtener las cosas.
  • Deja ir lo que no puedes cambiar. Intenta no centrarte y poner tu energía en las cosas que no puedes cambiar.
  • Perdona. Debemos aprender a no guardar rencores, tanto a los demás como a nosotros mismos.
  • Busca ser más resiliente. Para mejorar nuestra actitud es necesario desarrollar nuestra capacidad de adaptación.
  • Fija tus metas. No necesitan ser grandes cosas en poco tiempo.
  • Debemos dar pasos para lograr nuestros objetivos. Céntrate en lograr pequeños cambios que en conjunto lleven a un cambio mayor.
  • Hay que salir de la zona de confort. Que se te haga más fácil no esforzarte en mejorar no significa que sea lo mejor para tu vida.
  • Se humilde. Reconocer que no sabemos todo y que siempre podemos mejorar es fundamental.
  • Si te parece muy difícil hacerlo solo, busca ayuda.
Esperamos que hayas encontrado información útil para tu vida. Si es así, recuerda que puedes escuchar el capítulo completo, así como los demás capítulos del Podcast «La llave del éxito en tu hogar». También te invitamos a escuchar los otros Podcasts que tenemos disponibles para ti. Y recuerda: cuando la tormenta llegue tienes la opción de ponerte a llorar o tienes la posibilidad de cobijarte, esperar a que pase y buscar sacar provecho de lo que está sucediendo en la vida. En toda situación siempre hay un aprendizaje.

Reflexiones de las Lecturas del 26 de febrero del 2021 con el Padre Tony Díaz

  En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: Nos encontramos hacia el final de la primera semana de cuaresma y el tema de este día es la reconciliación tanto con Dios como con nuestro prójimo. La primera lectura viene de Ezequiel, quien nos muestra un entendimiento de la reconciliación con Dios, en la que Dios parece tener una memoria muy corta, que no considera, no toma en cuenta los pecados del pasado como las obras buenas, y lo único que tiene en cuenta es el presente, es un tema muy interesante por que contradice mucho no solo la mentalidad del antiguo testamento si no que en parte también el del nuevo testamento. Ya haremos algunas referencias para entender cómo esta enseñanza de Ezequiel contrarresta por ejemplo que las enfermedades eran causa del pecado, y si se perdona se contrarresta la causa de la enfermedad y llegaría la sanación. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.

¿Cómo lograr una relación de pareja equilibrada?

En una relación de pareja, muchas veces uno de los dos decide asumir el rol de controlarlo todo. O alguno prefiere ser quien ceda por completo. Ya sea para evitar problemas o porque le parece más cómodo. Este tipo de actitudes ponen en peligro la equidad en la pareja. La Coach Norma Lua nos dice «¿Como lograr una relación de pareja equilibrada?» en este capítulo del Podcast «Escucha la voz de tu alma». Podría parecer que si uno asume todo el control y el otro lo cede sin problema, la relación funcionará sin conflictos. Sin embargo cuando caemos en esto dejamos de ver a nuestra pareja como nuestro igual. Como consecuencia la atracción puede disminuir o dejar de existir por completo.

¿Cómo saber si mi relación de pareja está equilibrada?

Algunos puntos para tomar en cuenta al momento de analizar el equilibrio en pareja son los siguientes.
  • Es una relación en la que puedes encontrar respeto de ambas partes.
  • Existe una comunicación.
  • Saben llegar a acuerdos sin que ninguno imponga su voluntad.
  • Los dos se sienten libres de expresar sus pensamientos, deseos y metas.
  • Se preocupan por el bienestar del otro de forma sana. No hay codependencia ni dependencia.
  • Ambos están comprometidos al mismo nivel. Se preocupan por cuidar su relación en la misma medida.
  • Pasan tiempo de calidad juntos

Codependencia y dependencia

Codependencia y dependencia A veces en las relaciones uno de los dos asume el rol de cuidar al otro. El problema viene cuando se convierte en una codependencia. Una persona codependiente es quien se preocupa excesivamente por el bienestar de la otra. Al punto en el que su vida gira en torno a satisfacer todas las necesidades de esa persona. En la relación el hombre o la mujer asumen un rol paternal. Dejan de ver a su pareja como igual y comienzan a tratarlo como un hijo. La dependencia y la codependencia van de la mano en mayor o menor medida. La persona codependiente necesita que su pareja dependa de él o ella. Por eso suelen buscar a quien cumpla esta característica. Es decir que asuma el rol sumiso. Quien es dependiente se engancha a la otra persona al grado de no poder ser feliz en su ausencia. Pierde su capacidad de decidir y de accionar. Aprendió a delegar toda la responsabilidad. Hay hombres que quieren que sus esposas o novias sean como sus mamás. De la misma forma hay mujeres que buscan que su esposo o novio se convierta en su papá. Y entonces vemos personas que se comportan de forma infantil con su pareja en todo momento. No únicamente con gestos o voces infantilizadas, sino con sus acciones en general. Cuando esto sucede no hay una relación de pareja equilibrada. Pues no se ven como iguales. La persona codependiente está tomando todo el poder y la dependiente lo está cediendo. Tarde o temprano eso generará un conflicto. Puede que disminuya la atracción sexual, que el estrés de quien lleve la mayor carga emocional los aleje o que simplemente uno de los dos se canse del rol que asumió.

Manejar las diferencias

Siempre vamos a tener diferencias con nuestra pareja. Cada vez que esto suceda tenemos que encontrar el equilibrio. Ser conscientes de que nuestra pareja es una persona completa. Con gustos, pasatiempos, amigos, metas… No podemos querer llegar a su vida y cambiarlos completamente. Al querer controlar la forma de vestir, sus metas, sus aspiraciones, sus pasatiempos la persona pierde su identidad. Y nuestro afán de someter  y limitar al otro a que crezca convierte la relación en algo tóxico. Si desde el inicio de la relación detectamos que hay incompatibilidades debemos pensar qué tanto estamos dispuestos a ceder. Recordemos que si no somos afines en casi nada, son focos rojos que hay que saber detectar. Si aún así estamos dispuestos a negociar, recordemos que ambos tienen que dar su brazo a torcer. Cada quien debe tener la disponibilidad de ceder, pero también de dialogar y pedir lo justo.

Crear acuerdos

Si nos damos cuenta que nuestra relación de pareja no está equilibrada debemos llegar a una negociación. Crear acuerdos. Hablemos con nuestra pareja y establezcamos:
  • ¿Cuándo vamos a empezar?
  • ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Cómo le vamos a hacer?
  • ¿Cuáles van a ser los cambios?
Es muy importante para los dos cumplir el compromiso. Si notamos que el acuerdo al que llegamos no funciona, crear otro. Cada día podemos crear algo nuevo, si no funciona podemos intentar algo diferente. Además de esto, los acuerdos se tienen que ir actualizando. Conforme pasa el tiempo la relación debe ir evolucionando y junto con ella todos los acuerdos que crearon juntos. Si aprendiste algo nuevo recuerda que puedes escuchar el capítulo completo «¿Cómo lograr una relación de pareja equilibrada?». También recuerda que en Radio Claret América tenemos más Podcasts disponibles para ti que te pueden ayudar en tu crecimiento personal y de pareja. Porque todos los días son una nueva oportunidad de mejorar.

Celos entre hermanos: ¿cómo combatirlos?

Todos hemos escuchado acerca de hermanos que no se llevan bien. Que no se hablan o que se la pasan compitiendo. Estas rivalidades pueden afectar a toda la familia. Por eso el Lic. Rafa Salomón nos habla en el capítulo «Celos entre hermanos» del Podcast «Amar, vivir y sentir» acerca de las causas y nos brinda herramientas para combatirlos. Los celos entre hermanos pueden llegar a ser muy nocivos y tóxicos. Si no se trabaja en solucionar el problema de raíz sólo empeorarán con el tiempo. De ser así, el resultado será adultos que no se permiten ser felices y disfrutar su familia. Es importante que como padres ayudemos a sanar esta relación. Y si somos adultos que tenemos un problema de celos con nuestros hermanos, nunca es tarde para sanar la relación.

¿Por qué aparecen los celos entre hermanos?

Los celos son algo que hemos desarrollado instintivamente. Nos impulsan a hacer cosas para defender nuestros afectos. Defender lo que creemos que nos corresponde o es nuestro. Son una consecuencia natural que viene cuando sentimos amenazado aquello a lo que tenemos apego. Hay diferentes causas para comenzar a sentir celos de alguien o algo. Pero siempre que los sentimos significa que algo en nosotros se siente inseguro. Ya sea por la forma en que nos tratan los demás, algo que nos hayan dicho o por sentir que valemos menos. Y podría decirse que la principal causa de esto son las comparaciones.

Las comparaciones y los celos entre hermanos

Muchas personas no pueden dejar de compararse con los demás. Lo que nos cuesta entender es que cuando nos comparamos con otras personas siempre saldremos perdiendo. Porque siempre habrá cosas que otros hagan mejor que nosotros. Todos tenemos talentos y habilidades. Algunos las desarrollan más que otros. Pero compararnos únicamente nos hará sentir que no somos suficiente. Esta sensación derivará en celos. Puede que seamos nosotros mismos quienes nos comparemos. Otras veces son nuestros padres o familiares quienes nos comparan. Es un error muy común que se puede cometer al querer motivar a los hijos o compartir los logros de alguno de ellos. Este sentimiento de inferioridad que generan los celos puede derivar en que nosotros mismos comencemos a presumir a nuestros hermanos lo que tenemos o logramos. Y al final podemos terminar haciéndoles sentir a ellos lo mismo que sentimos nosotros. Convirtiéndose en un círculo vicioso de celos y comparaciones.

El síndrome del príncipe destronado

Síndrome del príncipe destronado Sucede cuando llega un nuevo bebé a la familia y alguno de los hermanos mayores, por lo general el que era el menor en ese momento o hijo único, siente que será desplazado. En muchas ocasiones no nos tomamos el tiempo para explicarles a los niños pequeños la llegada de un nuevo miembro a la familia. Esperamos de ellos madurez y aceptación sin considerar que apenas están descubriendo el mundo. Puede que ellos piensen «me tienen a mí, ¿por qué necesitan a alguien más?». O que sientan que viene un hermano nuevo porque sus padres ya se cansaron de él o ella. Recordemos que para un niño sus padres son su fuente principal de amor y seguridad. Habrá niños que no sientan amenazado su lugar en la familia, pero todos somos diferentes. Lo importante es ser conscientes de que son muy inteligentes y si les sabemos explicar, ellos lo entenderán. Si no prestamos atención podría derivar en lo que se conoce como el complejo de Caín. Se presenta cuando los celos son tan grandes que el hermano mayor puede llegar a dañar físicamente a su hermano menor cuando los papás no están presentes.

¿Cómo ayudo a mi hijo a aceptar la llegada de un bebé a casa?

Obviamente dependerá mucho de la edad y de lo acostumbrado a las atenciones que esté el niño. Aquí te damos una serie de consejos que puedes tomar en cuenta:
  • Es muy importante que les hagamos saber que nada va a quitarles el amor de sus padres.
  • Dedicarle tiempo, compensar con acciones para que comprenda que ese nuevo integrante no viene a quitarle nada, sino a compartir y darle más.
  • Darles seguridad y confianza.
  • Hablarle de las cosas buenas que traerá tener un nuevo hermano o hermana. Podemos contarles un cuento que narre la bonita relación que van a desarrollar.
  • Promover que cada uno tiene un lugar en la familia y nada ni nadie puede quitárselos.

Cuando los celos vienen de tener un hermano con discapacidad

Cuando uno de los hijos nace con una discapacidad o la adquiere es normal que los padres quieran hacer todo para estar para ese hijo. Es una situación difícil porque lógicamente ese hijo necesita más atenciones y cuidados. Pero debemos recordar que eso no significa que los demás hijos dejen de necesitarlos. Se debe intentar encontrar el equilibrio. Pues podríamos estar ocasionando un problema de celos causado por la sensación de abandono. Podemos intentar integrar a los demás hijos en los cuidados que necesite su hermano o hermana. Obviamente esto sin cargar en ellos la responsabilidad. Compartir momentos juntos en los que el centro de atención no sea siempre la discapacidad, sino el amor y la confianza. No dejar de lado los logros de los demás, que cada uno se sienta apreciado. Y sobre todo, buscar ayuda si no sabemos cómo manejar la situación. Es natural no saber todo siempre y podemos encontrar artículos, videos y terapeutas que nos guíen para resolver todo de la mejor manera.

Como padres debemos recordar:

  • En familia se ayuda, se solidariza, no hay competencia.
  • Compartir las alegrías. “Mira enséñale a tu hermano ese dibujo que hiciste, te quedó muy bien”. “Va a llegar alguien que te va a hacer muy feliz y con quien podrás jugar mucho”.
  • Procurar no comparar. A la larga hacen mucho daño las comparaciones entre hermanos. Duele cuando un padre o madre compara a sus hijos y puede crearle un trauma.
  • Cada uno tiene sus talentos y sus dones particulares, hay que saber reconocerlos. No debemos permitir que nos gane esa emoción por los logros de uno de ellos.

¿Qué hago si mis comparaciones crearon una rivalidad muy fuerte entre mis hijos?

Si ya has cometido el error de compararlos y ya hay estos conflictos es importante que haya una terapia familiar. Porque hay mucha tristeza y dolor. Incluso puede haber angustia que tiene su causa en los celos. Como padres debemos saber identificar esto, sanar y en donde cada uno se sienta amado.

¿Y si soy un adulto y me pasa eso con mis hermanos?

Si tienes una situación con un hermano, debes ir a la fuente. Trabajar en las heridas que traes arrastrando desde pequeño. Hay que trabajarlo interiorizando, saber por qué tienes esa aversión. Revisar los momentos. Los padres, tu hermano(a) o tú mismo(a) pueden ser la causa de esos celos. También hay personas que no saben ser buenos hermanos, eso facilita que haya este distanciamiento. Es necesario encontrar la causa para sanarlo. Al final de cuentas nos hace más daño a nosotros vivir con este odio y estos celos porque siempre estaremos sintiéndonos menos. Superarlo sólo nos ayuda a mejorar y lograr ser más felices. Si te interesa escuchar más del tema te invitamos a escuchar el capítulo completo. Además te invitamos a leer los demás Podcasts que tenemos para ayudarte a crecer emocionalmente. Porque la meta de todos los seres humanos debe ser ser felices.

Reflexiones de las Lecturas del 25 de febrero del 2021 con el Padre Tony Díaz

  En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: En esta primera lectura solo se nos da esta escena de oración por la reina Ester, pero el trasfondo de este libro es muy interesante. Este libro habla del pueblo judío que vive en el pueblo persa, y es el pueblo judío que fue llevado al exilio por el reinado de babilonia cuando conquistaron el reino de Judá y se llevaron la crema innata de Judá al exilio y parte de esta comunidad que vivió en babilonia se queda para vivir el en el pueblo persa, y es allí donde se lleva a cabo esta historia. Ester es huérfana y es adoptada por un señor llamado Mardoqueo, quien también es parte de esta historia, ocurre la situación que el Rey está enfadado con su reina, por una reunión importante que hizo el rey para unos invitados importantes la reina no quiso acompañarlo, lo que hace que su servidores le metan en la cabeza al rey que se deshaga de ella, ya que ella dejó un mal ejemplo para las mujeres de los servidores y puede que ellas hagan lo mismo. El hecho es que luego los servidores buscan a jovencitas para que sean parte de la corte del rey, una de las muchas esposas del rey, entre ellas se encuentra Ester, que no menciona que es del pueblo Judío. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.

Apoyar a mis hijos emocionalmente

Desde el momento en que nos convertimos en padres deseamos poder ayudar a nuestros hijos en todo momento. Pero a veces no sabemos como hacerlo. Por eso en el capítulo «¿Cómo apoyar a mis hijos?» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos» la Dra. Blanca Almeida nos habla acerca de dos momentos en la vida de nuestros hijos en los que es muy importante nuestro apoyo. El primer momento es cuando nuestros hijos comienzan su desarrollo social; la etapa de preescolar. En donde es importante que estemos con ellos y les enseñemos a perteneces dentro de un grupo. El segundo momento es la etapa del final de la adolescencia; donde nuestros hijos deciden su profesión. Ambos momentos son clave para que nuestros hijos se conviertan en adultos felices.

Apoyar a mis hijos de nivel preescolar

Seguramente en muchos lugares hemos ya leído o escuchado acerca de evitar que nuestros niños pequeños utilicen aparatos como la tablet, el celular, la televisión o la computadora. Entendemos que en esta vida ajetreada es muy difícil evitar que nuestros hijos hagan uso de la tecnología. Sin embargo es importante mencionar que se trata del desarrollo mental de nuestros hijos. En esta etapa es cuando nuestros hijos comienzan a crear conexiones neuronales. Que es lo que les permite entender cómo funciona el mundo y a desarrollar sus sentidos. La Dra. Blanca Almeida nos recomienda volver dentro de lo posible a lo básico; llevar a nuestros hijos a los parques. No tiene que ser todos los días, pero deberíamos procurar que por lo menos una vez a la semana nuestros hijos pequeños tengan la oportunidad de ir y dejarlos tocar las plantas, la tierra, observar los animales.

Apoyar a mis hijos en el área de juego

Los niños aprenden a socializar por medio del juego. Es ahí que comienzan a desarrollar un sentido de pertenecia y aprenden a resolver sus problemas. Debemos estar presentes para guiarlos siempre que sea necesario. Además debemos observar cuál de los cuatro tipos de juego es el que nuestros hijos llevan.

Juego aislado

Ocurre cuando vemos que otros niños están jugando y nuestro hijo juega solo. Significa que nuestro hijo no está socializando, no se está integrando. Es normal que los niños después de jugar un rato juntos se cansen y decidan jugar solos. Pero si pasa siempre que vamos debemos observar si es por decisión propia o los otros niños lo están rechazando. Si observamos que juega solo, cabizbajo y desanimado puede significar que el niño quiere jugar con otros pero no se siente parte del grupo de juego. Es importante que los niños tengan el sentimiento de pertenencia. Podemos ayudarlo tomándolo de la mano, llevándolo con los demás niños y pidiéndoles que lo inviten a jugar. Comúnmente habrá algún niño que sea el líder, si acaso él se opone podemos preguntarle amablemente por qué. En caso de ser necesario podemos también pedir la ayuda de la mamá para que su hijo invite a jugar al nuestro. Debemos hacer esto siempre que sea necesario y observar que los juegos sean sanos.

Juego agresivo

Siempre que los niños estén actuando de una forma muy agresiva debemos intervenir. Si hay un conflicto entre ellos, podemos preguntar cuál es la causa y enseñarles, de forma amable y paciente, que se puede solucionar sin violencia. Que los niños aprendan que hay formas de arreglar los problemas sin gritos, empujones o golpes. En este caso también podemos pedir la ayuda de las mamás de quienes estén siendo agresivos si es necesario.

Juego en paralelo

Sucede cuando un niño está parado a un lado y parece que interactúa, pero no lo hace con los otros. Si los otros se ríen, él se ríe. Pero nadie le está hablando a él. Él no está participando del juego. Cuando esto pasa se dice que está en paralelo. Está intentando entrar a ese grupo pero o no sabe cómo, no se siente seguro o piensa que será rechazado. Está ahí pero no es parte. En este caso debemos intervenir y pedirle a los otros niños que jueguen con él. Muchas veces los otros niños no se han dado cuenta y si no lo han invitado no es porque tengan alguna objeción. Es necesario repetir esto hasta que el niño tome confianza de involucrarse por su cuenta.

Juego cooperativo

Juego cooperativo Es el tipo de juego ideal. Donde todos los niños participan y se divierten. Se sienten parte del grupo. Todos juegan en armonía y ninguno de ellos agrede o aísla a otro. Es importante que como padres estemos pendientes de que este sea el tipo de juego que desarrollen. Debemos estar ahí con nuestros hijos. Estos momentos son cruciales porque todos los seres humanos necesitamos pertenecer a un grupo. Ser seguros socialmente es muy importante. Si como papás no sabemos integrarnos al grupo nuestros hijos lo replican. Por eso debemos trabajar también en nosotros mismos y  aprender. Eso ayudará a que nuestros hijos se relacionen en armonía con el entorno. Recuerda que trabajar en mí mismo siempre será la mejor forma de apoyar a mis hijos.

Apoyar a mis hijos a decidir su profesión

Este es otro momento en la vida de nuestros hijos donde necesitan nuestro apoyo. Es normal que se agobian al momento de decidir qué es lo que quieren estudiar o a qué quieren dedicarse. Pero nosotros debemos saber diferenciar entre lo que es «apoyar a mis hijos» y lo que es «decidir por ellos». Podemos ayudarles con nuestra guía, sin presionarlos y recordando que son ellos quienes deberán vivir con la carrera o profesión que elijan. Si nuestros hijos están muy indecisos hay algunas preguntas que es importante que consideren.

¿Qué deben preguntarse nuestros hijos antes de decidir su profesión?

  • ¿En qué eres bueno y qué se te dificulta? Todos tenemos ciertas cualidades, virtudes y aptitudes. Esas habilidades las hemos tenido desde siempre y si las desarrollamos y encaminamos sobre eso nuestra profesión, vamos a ser exitosos. Podemos ayudar a nuestros hijos pensando qué cosas han hecho siempre, si han sido muy deportistas, creativos, matemáticos, con habilidad para hablar con otros, más empáticos. Esas cualidades son las que deben tener en cuenta para elegir su profesión y si algo se les dificulta mucho tomarlo en cuenta para evitar profesiones en las que sea necesario.
  • ¿En dónde y con quién te ves trabajando? Estas habilidades se deben aplicar en algún lado. Hay gente que le parece trabajar en una oficina, otros al aire libre, en una fábrica, negocios, etc. Hay personas a quienes les gusta trabajar con muchas personas y a otros les gusta trabajar en solitario. Deben reflexionar si la profesión que elijen va de acuerdo a esto.
  • ¿Cómo te ves ganando dinero? Hay quienes les gusta correr riesgos y prefieren tener su propio negocio. Otros prefieren ser empleados. Al momento de decidir nuestra profesión también debemos tomar esto en cuenta.
  • ¿Cuánto tiempo quieres estudiar? Las carreras técnicas suelen ser más cortas. Tal vez quieren aprender un oficio donde adquieran una habilidad y la pongan en práctica rápido. O tal vez les interesa incluso hacer maestría o doctorado. Hay carreras que implican muchos años de estudio. Deben pensar si tienen esa paciencia para hacerlo o necesitan algo más corto.
  • ¿Qué universidades o lugares técnicos son de tu agrado y cuáles están a tu alcance? A veces nos gusta una universidad pero está fuera del alcance monetario. Debemos analizarlo. Ver si se tiene el promedio necesario, si se necesita una beca. Así podrán elegir su mejor opción.

¿Algún otro consejo?

También puedes impulsarlos a que vayan a los lugares de estudio. Que hable con las personas que estudian ahí o personas que ya estudiaron lo que les llama la atención. Así podrán darse una idea de cómo va a ser estudiar esa profesión y lo que es dedicarse a ella. Debemos ser consciente de que aunque algo les guste mucho, no es obligatorio que se dediquen a eso. Muchas veces nos gusta mucho algo y preferimos tenerlo como pasatiempo. Porque aunque nos guste mucho no nos vemos trabajando de eso. Además siempre hay que recordarles a nuestros hijos que la carrera es un soporte que nos impulsa en el mundo laboral, pero a veces las cosas cambian y está bien. Esperamos que hayas encontrado consejos útiles acerca de cómo apoyar a tus hijos en estas dos etapas de su vida. Te invitamos a escuchar el Podcast completo y recuerda que tenemos más Podcasts disponibles para ayudar a tu desarrollo emocional y el de tu familia.

Reflexiones de las Lecturas del 24 de febrero del 2021 con el Padre Tony Díaz

  En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: La primera lectura viene del profeta Jonás, que es un libro pequeño y nos cuenta esta historia un poco en forma de mitología, donde Jonás es llamado por Dios para que vaya a la gran capital de Nínive, y él se rehúsa a ir, no quiere aceptar de que Dios al mandarlo a él a Nínive, Dios pueda tener consideración por esta capital y los habitantes, y perdonarlos, y Jonás se rehúsa de que Dios quiere ser compasivo con ellos. Para comprender la reacción de Jonás, hay que ver el trasfondo de esta reacción, Nínive es la gran capital de Asiria, la cual conquistó el reino del norte de Israel después de que se había dividido, Israel al norte y Judá al sur, y Asiria conquistó el pueblo de Israel, y más adelante el imperio de babilonia conquistó Judá y destruirá Jerusalén, con esto podemos entender un poco la reacción tan fuerte de parte de Jonás. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.  

¿Cómo saber si soy una persona demandante?

A todos los seres humanos nos gusta recibir cuidados, dedicación, amor, palabras de afecto. Especialmente de nuestra pareja. Pero lo importante es darnos cuenta en qué cantidad lo necesitamos y lo pedimos. Dicen que a fuerzas ni los zapatos entran. Y es que cuando intentamos forzar las cosas podemos terminar rompiéndolas. Por eso el día de hoy hablaremos del episodio «Personas demandantes» del Podcast «Solo para ti» de la Dra. Lucy Serrano. Donde nos habla acerca de las exigencias en las que puede caer una persona demandante y qué hace que alguien se comporte así. Necesitamos siempre buscar el equilibrio, pues todo en exceso es malo. Una persona que no se alimenta puede comenzar a tener problemas de anemia, debilidad, dañar su metabolismo, estar cansada todo el tiempo. En el otro extremo, una persona que come compulsivamente, puede ocasionarse problemas del corazón, obesidad, diabetes, problemas en los huesos. Quien llegar al punto medio podrá tener una mejor calidad de vida y nutrir su cuerpo. Con el cariño es lo mismo; lo importante es llegar a la medida justa.

¿Te consideras una persona demandante?

Muchas veces podemos estar siendo demandantes sin darnos cuenta. Para darte una idea y medir qué tan demandante eres, puedes hacerte las siguientes preguntas:
  • ¿Necesito validación constante? Es decir, ¿necesito que todo el tiempo o muy seguido mi pareja o amigos me digan que hago bien las cosas o que soy apreciado(a)?
  • ¿Me molesto cuando no me demuestran el amor como yo quiero que lo hagan? Tal vez esperamos detalles, abrazos o besos y nos molesta que las demás personas no lo hagan porque no les nace.
  • ¿Exijo y reprocho todo el tiempo porque no me hacen sentir amado o importante? Si no te dice esas palabras que quieres escuchar o no te da el regalo que querías, ¿le reclamas? ¿qué tan seguido pasa eso?
  • ¿Quiero que todo se haga cuando y como yo digo? ¿me irrita cuando no es así?
  • ¿Espero que mi pareja o amigos estén disponibles para mí cuando sea que los necesite? Es normal que necesitemos apoyo, pero todos tenemos problemas y ocupaciones. Pero ¿esperas que estén las 24 horas del día pendiente de ti?
  • ¿Me hace sentir triste no ser la prioridad número uno de las personas que amo? O sea, ¿te hace sentir menos querido que las personas que amas tengan otras ocupaciones?
  • ¿Me hace sentir menos que mi pareja tenga pasatiempos que no me incluyen? El que tu novio(a) o esposo(a) quiera disfrutar por su parte leyendo, saliendo con amigos, viendo un partido o jugando videojuegos, ¿te hace sentir lastimado(a)?
  • ¿Necesito estar todo el tiempo encima de las personas que amo demostrando mi afecto, con palabras o atenciones? 
  • ¿Mi concepto de amor y de relación de pareja está basado en fantasías? Muchas veces esperamos un amor de cuento o de película.
¿Te consideras una persona demandante?

Aún tengo dudas de si soy una persona demandante

Si respondiste que sí a una o más de las preguntas anteriores, muy seguramente lo eres. Pero tal vez aún no estés seguro(a). Es normal que se nos dificulte darnos cuenta de nuestros errores por nosotros mismos. Si es tu caso, puedes preguntarle a alguien de tu confianza, ya sea tu pareja, amigos, familia. Si te dicen que lo eres pídeles que te den ejemplos de cuándo te has comportado así. Eso te ayudará a entender más claro lo que puedes estar haciendo. Intenta tomarlo de la mejor manera, recuerda que no es un ataque a quien eres, sino una oportunidad de mejorar. Darte cuenta es el primer paso.

¿Qué hago para dejar de comportarme así?

El siguiente paso sería analizar el porqué. Trabaja en ti mismo(a). Siempre existen motivos a nuestras reacciones y la mayoría de las veces tienen mucho más que ver con nosotros mismos que con los demás. ¿Cuál es la causa de que tengas esas necesidades y por qué necesitas que alguien más las llene? Tal vez fuiste una persona que en su infancia vivió muchas carencias emocionales. O puede que en tu adolescencia hayas desarrollado una muy baja autoestima. También podría ser que al inicio de tu relación con esa persona te haya inundado de afecto y ahora dejó de hacerlo. Sin importar cuál sea el motivo, debes recordar que las otras personas no puede estar ahí todo el día para llenar tus vacíos. Es algo que debes llenar tú. Si le das el poder a los demás de que tus emociones dependan de ellos, siempre vas a sentir que no eres suficientemente bueno(a). Todas las personas tienen su forma de amar y, a veces, esa forma no es la que nosotros queremos. Debemos aprender a valorar las diferentes formas en que nos muestran afecto. Además ten en cuenta que está bien pedir ayuda. No siempre podemos llenar vacíos sin que alguien nos enseñe cómo se hace. Ir con un terapeuta a que nos ayude a descubrir los motivos y a lograr forjar una mejor autoestima es siempre una buena idea. Todos tenemos heridas que sanar. Los terapeutas nos pueden ayudar a hacerlo de la forma más rápida y con menor sufrimiento.

Recuerda:

  • En el pedir está el dar. Si quieres algo de tu pareja o seres queridos, dilo de buena manera. No lo digas exigiendo o de una forma en que la persona se sienta obligada a complacerte.
  • Las demandas están  basadas en el control. En querer controlar a la otra persona, en que se convierta en la persona que tú necesitas que sea. O como te imaginas que es la forma correcta de ser.
  • Las relaciones deben de ser fluidas, espontáneas. No es un libreto.
  • Las relaciones más sanas y duraderas no están basadas en las exigencias. Son esas relaciones donde puedes ser auténtico(a). Sin llegar al egoísmo pero tampoco sintiéndote prisionero(a) en la relación.
  • Trabaja en tener una buena autoestima. Que la codependencia sea lo más baja posible.
  • Dejar de ser demandante no va a hacer que la otra persona deje de mostrarte afecto. Esa persona va a demostrar su amor de la forma en que sabe y puede hacerlo.
  • Cuando valoras lo que la otra persona te da de forma natural, vas a disfrutarlo más.

¿Qué hago si quien es demandante es mi pareja?

Es bastante difícil y cansado estar con una persona demandante. Por eso es importante establecer límites de forma amable. Al no hacerlo, eventualmente llegará el punto en que te sientas agobiado(a) por esa persona. Si llega el punto en que rebase tu paciencia, entonces podrías comenzar a ser grosero(a). No se trata de decir cosas que lastimen, sino de ser claros. Si te cuesta poner límites, puedes intentar ofrecer alternativas. Siempre de forma amable. Por ejemplo, si en cuanto se ven en una cita tu pareja te bombardea con la plática lo pesado que fue su día, puedes intentar decirle: «Hola, mi amor, por supuesto que me interesa saber cómo fue tu día. Pero primero vamos a saludarnos bien, permíteme dejar mis cosas, sentémonos y pidamos algo de beber. Entonces ya me platicas todo, ¿te parece?». De esta forma, al tener una alternativa y no solo un rechazo, tu pareja no sentirá que hay falta de interés de tu parte. Intenta ponerlo en práctica. Esperamos que hayas aprendido cosas nuevas que te ayuden a identificar si eres o estás con una persona demandante y qué puedes hacer para mejorar las cosas. Para que aprendas más, te invitamos a que escuches el episodio completo, al igual que los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque siempre es posible crecer emocionalmente.

Reflexiones de las Lecturas del 23 de febrero del 2021 con el Padre Tony Díaz

En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: Esta corta primera lectura de hoy, viene hacia el final de lo que se le llama el segundo libro de Isaías o la segunda parte del libro de Isaías, en la biblia dicen que está dividido en tres partes, que esté lectura va en el final del libro conocido también como el consuelo, está conocido así ya que toca los temas de cómo el Señor está preparando su pueblo que está en el exilio de babilonia para su regreso, y los mensajes del profeta Isaías son de consolación y esperanza, estos dos versos de la lectura de hoy tocan el tema central de esta sección, cuando termina el capítulo 55 el pueblo de Dios en el exilio en babilonia esta por regresar a Jerusalén para reconstruir la ciudad y el templo. Esto dice el señor, como bajan del cielo la lluvia y la nieve y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra  de fecundar y hacerla germinar, a fin de que dé semilla para sembrar y para comer, así será la palabra que sale de mi boca. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.

Reflexiones de las Lecturas del 22 de febrero del 2021 con el Padre Tony Díaz

  En las reflexiones del día de hoy el padre Tony Díaz, cmf nos comparte lo siguiente: Hoy celebramos la cátedra de san Pedro apóstol, cátedra significa sede, asiento o silla, esta celebración hace referencia a la autoridad de san Pedro como obispo, primer obispo de la iglesia cristiana, a quien Jesús nombró, fue el primer elegido entre iguales en este pequeño rebaño que Jesus llamó, formo y ahora manda para que sean una extensión de la misma misión que Jesús recibió de Dios padre. Y Pedro recibió tanto la autoridad para ser líder, y el magisterio para enseñar, la cátedra representa esto, la autoridad y el magisterio de san Pedro, de dónde viene después la autoridad y el magisterio de todos los obispos de la historia que hemos tenido que trazan sus orígenes a pedro, el primer obispo, el primer Papa. Se dice que la primera sede de Pedro se dice que fue en Jerusalén particularmente en el cenáculo, donde Jesús les hizo la ultima cena y donde se reúnen luego de Jesús resucitado donde Jesús se les aparece luego de resucitar, en ese cenáculo también está María orando con los apóstoles. Te invitamos a conocer mas en voz del Padre Tony Díaz en el siguiente vídeo. También puedes escuchar las reflexiones solo en audio en el podcast, Sediento de ti.

¿Cómo solucionar un conflicto?

Es normal que los conflictos se presenten a lo largo de nuestras vidas. Todas las personas tenemos problemas. Lo importante es aprender a manejarlos. De lo contrario únicamente lograremos que crezcan y traigan otros problemas a nuestra vida. El objetivo de todos es lograr vivir con paz y tranquilidad. Para ayudarnos  a lograrlo, los Licenciados Edith y Leopoldo Franco nos hablan acerca de «¿Cómo solucionar un conflicto?» en este episodio del Podcast «La llave del éxito en tu hogar».

¿Cómo puedo solucionar un conflicto?

Primero que nada hay que entender ¿qué es un conflicto? Por definición un conflicto es una oposición o desacuerdo entre personas o cosas. Es decir que inicia cuando hay un desacuerdo entre pensamientos y opiniones. La magnitud del problema se derivará de como reaccionemos ante él y lo que decidamos hacer. Podemos dividir los conflictos en tres tipos; internos, externos y exteriores. Eso quiere decir que pueden ser conflictos con uno mismo, con otra persona o grupo de personas, o problemas ajenos. Todos ellos inician siempre en el interior de alguien. Cuando comienza a estar en desacuerdo con alguna cosa o persona. Esa insatisfacción es la que genera el conflicto.

Conflicto interno

En ocasiones decidimos callar nuestra inconformidad y comenzamos a darle vueltas. Eso hace que el conflicto esté dentro de nosotros sin que nadie lo sepa. A esto lo conocemos como conflicto interno o conflicto intrapersonal, es decir que está dentro de la persona. Recordemos que los pensamientos y las ideas del ser humano son muy poderosas. Si nosotros alimentamos una idea y comenzamos a pensar en ella se puede volver una inconformidad cada vez más grande. Es uno de los principales enemigos del ser humano porque es algo que va a estar ahí 24 horas al día. Es entonces que necesitamos evaluar:
  • ¿Son ideas que pueden generar un cambio positivo o si únicamente nos están robando la paz?
  • ¿Ese problema al que le estamos dando vueltas tiene solución?
  • ¿La solución de ese problema está en nosotros?
Conflicto interno

Conflicto externo

Cuando, por el contrario, decidimos hablar acerca de nuestra inconformidad, es cuando el problema se extiende a otras personas. Dependiendo cómo se maneje este problema puede desatar discusiones, peleas, rompimiento de relaciones y hasta guerras. Por eso es importante aprender cómo solucionar un conflicto, así podemos lograr que afecte de la forma más mínima, especialmente a aquellos que son inocentes y no pueden hacer nada al respecto. Como seres humanos somos seres emotivos y no todo el tiempo podemos estar en óptimas condiciones. Hay alteraciones emocionales por diversas causas y lo más importante es entendernos. Cuando una persona externa su desacuerdo debemos entender que puede afectarle emocionalmente. Tal vez se encuentre muy molesta y entonces está en nosotros buscar conciliar. Evitar hacer más grande el problema recalcando la actitud de la otra persona o reclamando. Se trata de restar conflictos, no de sumarlos.

Conflicto exterior

Existe también otro tipo de conflicto que es el exterior. Cuando otras personas tienen un problema y nosotros lo asumimos como propio. Esto pasa mucho en las familias y las personas muy cercanas. Solemos pensar que tenemos que arreglar todo siempre que alguien a quien queremos se ve afectado. Pero lejos de ayudar, esto puede empeorar la situación y crear más problemas en lugar de soluciones. Un ejemplo muy común pasa cuando los hijos tienen un problema. Los padres a veces asumimos la responsabilidad y forzamos soluciones. Les quitamos a nuestros hijos su poder de decisión creyendo que nosotros sabemos más. Creando otro conflicto por olvidar que ellos también tienen libre albedrío y cada uno tiene que decidir. Los padres debemos servir como guías, no impositores. Así podemos ayudarlos a salir de la mejor manera a la situación que se ha generado. Debemos consultarles si están de acuerdo con que participemos en la solución. Hacerles saber que ellos son los responsables de los resultados de sus decisiones.

Entonces, ¿cómo debo actuar para solucionar un conflicto?

Puedes guiarte siguiendo estos pasos:
  • Identificar cuál es realmente el conflicto: En lugar de centrarnos en resolver los problemas que se derivaron, ir a la causa principal. Atacar el problema de raíz.
  • Saber si ese conflicto es mío: Así sabré si soy yo quien debe darle solución. Si es de alguien más, la otra persona es la responsable.
  • Tomar decisiones contundentes: Los problemas necesitan ser atacados con firmeza. Tenemos la capacidad de decidir. Hagámoslo de manera saludable y positiva.
  • Controlar nuestro temperamento: Los conflictos se resuelven con buena actitud, con respeto. Nunca con violencia pues esta genera más violencia.
Esperamos que hayas encontrado información útil para tu vida y para resolver los problemas que se te puedan presentar. Te invitamos a que escuches completo el capítulo «¿Cómo solucionar un conflicto?» del Podcast «La llave del éxito en tu hogar». Así mismo te recordamos que en Radio Claret América tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti que te ayudarán en tu desarrollo emocional.