Tercera edad; hablemos de crisis y salud emocional

Muchas veces hablamos de las crisis por las que pasan los adolescentes y jóvenes al afrontar los cambios a los que se enfrentan al estar descubriendo el mundo. Incluso solemos oír a menudo acerca de la crisis de la madurez en los 40’s o 50’s. Sin embargo pocas veces se reflexiona acerca de la crisis por la que puede pasar una persona en la etapa de la vejez. La Dra. Lucy Serrano nos habla de este interesante tema en el capítulo «Crisis de la tercera edad» del Podcast «Sólo para ti».

¿Qué es la tercera edad?

La vida, al igual que los años, podemos dividirla por estaciones. Está la primera edad, que podríamos compararla con la primavera. Considera los años de la infancia hasta la juventud; alrededor de los 25 años. Después está la segunda edad; el verano. Esto es la edad adulta, comprende de los 25 a alrededor de los 60. Después vendría la tercera edad; el otoño. Es donde inicia la vejez, puede considerarse de los 60 a los 80 aproximadamente. Y por último, tenemos la cuarta edad; que sería el invierno. Se refiere a la vejez avanzada; es decir a partir de los 80 años en delante. Esta división de etapas es aproximada. Obviamente se generaliza a toda la población buscando similitudes y mayorías. No hay una edad exacta en la que podamos decir que todos sin excepción comienzan a mostrar los cambios que los ubican en una u otra etapa. Cada persona es diferente y muestra o afronta los cambios de manera distinta. Lo importante es recordar que, al igual que las estaciones, cada etapa puede ser maravillosa. Pero también puede significar retos para los que hay que estar preparados. Pueden ser cambios hormonales, sociales, económicos, psicológicos… Son dificultades que tenemos que aprender a afrontar. Aprender a llevar cada cambio de forma sana para así lograr disfrutar todo el tiempo que estemos en este mundo.

¿Qué es la crisis de la tercera edad?

Para entender esto, primero debemos saber que una crisis emocional aparece comúnmente cuando experimentamos inadaptación e insatisfación que no aprendemos a sobrellevar. A lo largo de nuestras vidas nos enfrentamos con crisis. Por ejemplo en la adolescencia que podemos sentir que no encajamos en nuestra escuela. O a los cincuenta años, que tal vez de pronto caigamos en cuenta que odiamos el trabajo que hemos realizado en los últimos 25 años y nos sentimos insatisfechos. Pues de esta misma forma puede sucedernos en la tercera edad. Tal vez enviudamos y nuestros hijos ya tienen sus propias familias y sentimos que ya no pertenecemos a esa familia que durante tanto tiempo fue nuestro núcleo. O tal vez nos jubilamos y tener ese tiempo libre en el que tantas veces planeamos que haríamos tal o cual cosa resulta que ya no se nos antoja. O puede que por cualquier motivo ya no tengamos un grupo de amigos o amigas con quienes sentirnos identificados. Las posibilidades son muchas y dependen enteramente de la situación particular de cada persona. Pero la insatisfación o el sentirnos fuera de lugar, si no aprendemos a afrontarlo, puede derivar en una crisis. Para lograr una vida plena y satisfactoria es importante que afrontemos las crisis y aprendamos de ellas.

La importancia de la vida social en la vejez

La importancia de la vida social en la vejez Los seres humanos somos seres sociables. Es decir, necesitamos de una comunidad para mantener nuestra salud emocional. Por eso es importante que socialicemos en todas las etapas de nuestra vida. Tener una vida social no significa salir todos los días a lugares concurridos, sino que podemos ocuparnos con actividades grupales que nos interesen. Muchas personas pueden llenar esa necesidad con su familia. Ya sea que tengan familiares de su misma edad, su familia sea numerosa o sus hijos y nietos acostumbren pasar con ellos mucho tiempo. Pero en otros casos hay adultos mayores que no tuvieron hijos, otros cuyos hijos o familiares viven lejos, o que simplemente su familia por cualquier motivo no pueda suplir esa necesidad. En estos casos es importante recurrir a espacios donde se puedan relacionar con otras personas de su edad. O incluso cuando se ve a la familia seguido, nunca está de más tener un grupo de amigos o compañeros que puedan entender tal vez un poco más por los cambios que estamos pasando. Existen todo tipo de actividades y centros para personas de la tercera edad. Siempre debemos buscar lo que nos guste y nos motive a continuar yendo. Forzarnos a cumplir algo sólo por cumplir como si fuera un requisito, lejos de ayudarnos puede perjudicar nuestra salud emocional.

¡Muévete!

Otro factor importante para prevenir una crisis es mantener la actividad física. Si eres un adulto mayor y durante tu vida no cuidaste mucho tu cuerpo, no solías hacer ejercicio, pasabas mucho tiempo sentado, etc. Probablemente ya te estarás dando cuenta de las desventajas que tiene el no mantener una actividad física regular. Lo importante es que nunca es tarde para hacerlo y tu cuerpo te lo agradecerá. Piensa que aún te quedan años por vivir y lo mejor es prepararse para vivirlos con la mejor calidad posible. No es necesario que realices actividades físicas extenuantes. Tampoco se trata de forzar tu cuerpo a llegar a límites para los que no está preparado. Puedes salir a caminar, practicar yoga, baile de salón, hacer pequeños estiramientos, utilizar una bicicleta estacionaria. En fin, buscar algo que te guste y que haga que tu cuerpo se mantenga activo. Tu yo de 80 años te lo agradecerá.

¿Qué puedo hacer si creo que estoy pasando por una crisis?

  • Primero que nada es importante identificar y aceptar la crisis.
  • Analizar qué es lo que nos llevó a sentirnos de la forma en que nos sentimos.
  • Asumir la responsabilidad de lo que nos esté pasando sin caer en el sentimiento de culpa.
  • Intentar buscar nuevos enfoques para la situación. Siempre puede ayudar a encontrar soluciones ver un problema desde diferentes ángulos.
  • Controlar nuestro enojo. Ya sea hacia nosotros mismos o hacia la situación.
  • Pide ayuda. Nadie tiene que enfrentar los problemas solo y aunque creamos que podemos hacerlo, siempre será más fácil con ayuda de alguien más.
Si eres una persona de la tercera edad y te gustó o te interesó lo que platicamos en esta entrada, te invitamos a escuchar el capítulo completo. De igual forma te recordamos que tenemos otros Podcasts disponibles para ti que pueden ayudarte en tu desarrollo emocional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>