¿Cómo dejar de ser perfeccionista?

Muchas veces se menciona el perfeccionismo como una virtud. Pero detrás de una persona perfeccionista existen muchas inseguridades, presión, frustración e intolerancia. Así que más que ser una virtud es un defecto que nos puede poner una carga innecesaria en nosotros. En el capítulo «¿Cómo dejar de ser perfeccionista» del Podcast «Solo para ti», la Dra. Lucy Serrano nos habla de esto. Además de darnos algunos tips para poder superar este defecto, sin irnos al otro extremo.

¿Qué es ser perfeccionista y por qué dejar de serlo?

Por definición una persona perfeccionista es alguien que tiene a buscar la perfección en las cosas que hace. Por eso tiende a intentar mejorarlo indefinidamente, sin considerar nunca que acabó. Y ¿qué tendría de malo ser así? Pues que la perfección es algo que como seres humanos no podemos alcanzar. Ponernos la presión de serlo, únicamente nos deja sintiendo que no somos lo suficientemente buenos. Porque nos estamos poniendo parámetros demasiado altos, generalmente imposibles de lograr. Sentirnos insatisfechos siempre con lo que hacemos nos vuelve personas muy demandantes. Con nosotros y con quienes nos rodean. Pudiendo caer en una neurosis y desarrollar trastornos nerviosos que pueden ser muy difíciles de superar. Dejar de ser perfeccionista no es una tarea fácil, pero es posible lograrlo si tenemos la disposición y nos hacemos de herramientas para lograrlo dependiendo el grado en el que nos encontremos.

¿Qué hacer para dejar de ser perfeccionista?

Una de las técnicas que debemos utilizar es la de relativizar. Darnos cuenta de que nos hemos puesto etiquetas a nosotros mismos. Para poder quitarnos esas etiquetas es importante que nos analicemos y nos hagamos algunas preguntas. Por ejemplo si creemos que somos torpes porque no somos hábiles con las manos, podemos preguntarnos:
  • ¿Soy torpe para todo? No. Soy torpe para algunas cosas y hábil en otras.
  • ¿Soy torpe todo el tiempo? No. Tal vez me pasa cuando estoy nervioso o me siento presionado.
  • ¿Deseo invertir mucho tiempo para mejorar las cosas en las que soy torpe? Tal vez para algunas sí, para algunas no. Habrá cosas que no sean tan importantes para nosotros y podamos vivir sin dominarlas.
Eso nos ayuda a poner en perspectiva nuestros talentos. Comprender que no necesitamos ser buenos en todo. Que está bien. Todas las personas somos diferentes y tenemos diferentes habilidades. Eso es parte de lo que nos hace únicos. Podemos aprovechar nuestras virtudes y, si queremos, mejorar en lo que no es nuestro fuerte. Pero siempre siendo compasivos con nosotros mismos. Aceptando que nadie puede ser bueno en todo.

Ser auténticos

Ser auténticos Es importante encontrar un punto medio. Ningún extremo es bueno. Por eso tampoco debemos caer en la mediocridad. Una de las formas para dejar de ser perfeccionistas es buscar la autenticidad. Ser auténticos. Esto significa dar lo mejor de nosotros mismos sin estar pendientes de la aprobación ajena. Reconocernos humanos y que como humanos vamos a tener días buenos y malos. Y que eso va a interferir en nuestro ánimo y nuestra capacidad de lograr las cosas. Recordar siempre que tenemos virtudes y defectos, errores y aciertos. Aceptar todo lo que somos y podemos dar. Saber decir no cuando es necesario. No aceptar compromisos más allá de nuestras posibilidades y capacidades. Ser congruentes. A veces por intentar ser buenas gentes no somos sinceros. Conforme eres más auténtico consigues más paz interior porque estás siendo realmente tú. Ser auténtico puede sonar como algo muy sencillo de conseguir. Pero la mayoría de las personas no lo somos. Pues para lograrlo necesitamos trabajar nuestra autoestima y dejar de lado lo que los demás piense u opinen de nosotros. Se requiere mucho valor para mostrarnos tal y como somos. Para seguir nuestro corazón. Lograr ser auténtico es algo que se consigue trabajando en nosotros mismos todos los días.

Renombremos las cosas

Cuando somos perfeccionistas tendemos a tener pensamientos muy tóxicos si no logramos que todo salga como esperábamos. Solemos decirnos cosas como que somos fracasados, que no servimos para nada. Nos recalcamos nuestros defectos haciéndolos más grandes. Eso es una consecuencia de la presión que ponemos en nosotros mismos. Podemos intentar renombrar. En ocasiones el sentimiento que tenemos depende del título que le pongamos a las cosas. Si en lugar de ver las equivocaciones como errores las vemos como experiencias, como aprendizajes, entonces nos damos la oportunidad de aprender de ellas. Buscando así mejor en lugar de castigarnos. Cada vez que las cosas salgan diferente a como lo esperábamos, intentemos hacernos estas preguntas:
  • ¿Qué aprendí de esta experiencia?
  • ¿Me enseñó algo la vida con esto?
  • ¿Qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  • ¿Qué modificaciones son necesarias para que ahora las cosas me salgan de una mejor manera?
Eso nos puede ayudar a tener una perspectiva diferente.

Entonces, ¿es malo ser aunque sea un poco perfeccionista?

No hay tal cosa como «un poco perfeccionista». Es del tipo de cosas que lo eres o no lo eres. Tal vez lo confundimos con ser una persona que intenta mejorar constantemente. Que siempre busca un aprendizaje, que desea superarse y ser una mejor persona. En ese caso, es totalmente válido y aceptable. Todos deberíamos tener siempre amor por aprender y ser mejores. Sin llegar al extremo de ponernos expectativas inalcanzables. Encontremos el equilibrio que nos ayude a lograr la felicidad que merecemos. Esperamos que hayas aprendido cosas útiles para tu vida. Si quieres ahondar un poco más en el tema, recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te invitamos a escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque para crecer, necesitamos nutrirnos con cosas positivas todos los días.    

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>