Diferencias entre los 12 pasos y el Coaching

Muchas personas que comienzan a conocer acerca del tema, se preguntan cuáles son las diferencias entre los 12 pasos y el coaching. Por eso en este episodio, del Podcast “Escucha la voz de tu alma” la Coach de vida Norma Lua nos platica acerca de ambos programas. Hablándonos acerca de las situaciones que maneja cada uno y algunas de las herramientas en las que se apoyan.

Diferencias entre los 12 pasos y el coaching

Cuáles son las principales diferencias entre los 12 pasos y el coaching

Ambos programas están diseñados para mejorar la vida. Trabajan con personas que necesitan ayuda externa para encaminarse y en ambos programas hay otras personas que les pueden dar una guía y que les proporcionan las herramientas necesarias. Tal vez por eso es fácil confundirlos.

Sin embargo, están estructurados de distinta forma, utilizan herramientas diferentes y tienen dos principales diferencias. La primera es a quiénes está dirigido el programa y la segunda qué tiempo es el que vamos a trabajar para mejorar. 

A quiénes va dirigido cada programa

Los 12 pasos están dirigidos principalmente a personas que están lidiando con adicciones, enfermedades mentales, problemas emocionales graves. Es decir, personas que están en un momento de su vida delicado en el la mayoría de las veces han tocado fondo. Estas personas necesitan una ayuda muy específica basada más en la psicología y tomando un enfoque distinto.

Mientras que el Coaching es una base de herramientas que trabaja desde un lugar de paz. Trabaja con personas funcionales, es decir que necesitan un empujón para lograr las cosas, más que un ayudarlos a levantarse. No trabaja con adicciones, con problemas emocionales, con problemas psiquiátricos. Esas son situaciones que salen del enfoque que se maneja en este programa.

En qué tiempo trabaja cada uno

Una de las principales diferencias entre los 12 pasos y el coaching es el tiempo en el que trabaja cada sistema. Los 12 pasos trabajan en el pasado. Es decir, es necesario analizar el pasado de la persona para saber por qué está pasando por la situación presente. Entender los traumas que vienen arrastrando, las situaciones que vivieron que les llevaron a tomar ciertas decisiones.

Al contrario de esto, el coaching trabaja en el presente. Esto quiere decir que se enfoca en qué es lo que puedo hacer en el ahora para lograr ser la mejor versión de mí mismo. Todos tenemos bloqueos que podemos trabajar. Y el coaching nos brinda herramientas para poder trabajar esos bloqueos con acciones en el hoy.

¿De dónde viene el programa de los 12 pasos?

Este programa es conocido principalmente por ser usado en las reuniones de Alcohólicos Anónimos ya que fue creado en uno de estos grupos en 1935 por William Griffith Wilson y por el Dr. Bob Smith. Para hacerlo se basaron a su vez en los 6 pasos del Grupo Oxford. 

Ellos desarrollaron todo un programa para ayudar a las personas alcohólicas. Basándose también en las ideas sobre el alcoholismo del Dr. William D. Silkwork y las del Psiquiatra Carl G. Jung. Todo este programa se encuentra en el llamado “Libro grande”. Donde están los 12 pasos, que se complementan con las 12 tradiciones y las 12 promesas.

Los 12 pasos:

  1. Admitimos que éramos incapaces de afrontar solos el alcohol, y que nuestra vida se había vuelto ingobernable.
  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio.
  3. Resolvimos confiar nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, según nuestro propio entendimiento de Él.
  4. Sin temor, hicimos un sincero y minucioso examen de conciencia.
  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestras faltas.
  6. Estuvimos enteramente dispuestos a que Dios eliminase todos estos defectos de carácter.
  7. Humildemente pedimos a Dios que nos librase de nuestras culpas.
  8. Hicimos una lista de todas las personas a quienes habíamos perjudicado, y estuvimos dispuestos a reparar el mal que les ocasionamos.
  9. Reparamos directamente el mal causado a esas personas cuando nos fue posible, excepto en los casos en que el hacerlo les hubiese infligido más daño, o perjudicado a un tercero.
  10. Proseguimos con nuestro examen de conciencia, admitiendo espontáneamente nuestras faltas al momento de reconocerlas.
  11. Mediante la oración y la meditación, tratamos de mejorar nuestro contacto consciente con Dios, según nuestro propio entendimiento de Él, y le pedimos tan sólo la capacidad para reconocer Su voluntad y las fuerzas para cumplirla.
  12. Habiendo logrado un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otras personas, y practicar estos principios en todas nuestras acciones.

Las 12 tradiciones:

  1. Nuestro bienestar común debe ser lo primero; la recuperación personal depende de la unidad de AA.
  2. En la búsqueda de nuestro objetivo común, sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se puede manifestar en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes son solo servidores de confianza, no gobiernan.
  3. El único requisito para ser miembro de AA es el deseo de dejar de beber.
  4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o al Movimiento en su conjunto.
  5. Cada grupo tiene un solo propósito principal, llevar su mensaje al alcohólico que todavía sufre.
  6. Un grupo nunca debe respaldar o financiar otras organizaciones, ya sean relacionadas o ajenas a AA, o prestarles el nombre de Alcohólicos Anónimos, para que no nos distraigan preocupaciones de dinero, propiedad o prestigio de nuestro principal objetivo.
  7. Todos los grupos deben ser totalmente autosuficientes y rechazar las contribuciones externas.
  8. Aunque el movimiento de Alcohólicos Anónimos siempre debe ser poco profesional, nuestros centros de servicio pueden contratar empleados calificados.
  9. Como confraternidad, Alcohólicos Anónimos nunca debería tener una estructura formal, pero podemos formar juntas o comités de servicio responsables directamente ante aquellos a quienes sirven.
  10. El movimiento de Alcohólicos Anónimos no expresa ninguna opinión sobre asuntos extraños; por lo tanto, el nombre de AA nunca debe estar involucrado en controversias públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa en la atracción más que en la publicidad; debemos mantener siempre el anonimato personal en la prensa escrita y oral, así como en el cine.
  12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones y nos recuerda constantemente anteponer los principios a las personalidades.

Las 12 promesas:

  1. Nos sorprenderán los resultados, incluso después de ir a mitad del camino.
  2. Experimentaremos nueva libertad y nueva felicidad.
  3. No nos arrepentiremos del pasado más de lo que querremos olvidarlo.
  4. Entenderemos el significado de la palabra serenidad y conoceremos la paz.
  5. Por profunda que haya sido nuestra caída, veremos cómo nuestra experiencia puede beneficiar a otros.
  6. Perderemos la sensación de ser inútiles y dejaremos de sentir lástima de nosotros mismos.
  7. Dejando a un lado nuestros propios intereses, estaremos más interesados ​​en nuestros semejantes.
  8. Ya no nos volveremos exclusivamente a nosotros mismos.
  9. A partir de ahora veremos la vida de otra manera.
  10. El miedo a las personas y la inseguridad financiera desaparecerá.
  11. Nuestra intuición dictará nuestro comportamiento en situaciones que antes nos confundían.
  12. De repente nos daremos cuenta de que Dios está haciendo por nosotros lo que nosotros no podríamos hacer por nosotros mismos.

 Conclusión

Esperamos que haya quedado clara la diferencia entre los 12 pasos y el Coaching. Si te interesó el tema, recuerda que puedes escuchar el capítulo completo “Diferencias entre los 12 pasos y el coaching”. Del Podcast “Escucha la voz de tu alma” con la Coach de vida Norma Lua. También te invitamos a escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti en Radio Claret América. Porque todas las herramientas que podamos conseguir nos van a facilitar el camino para mejorar nuestra vida.