Errores al descubrir una infidelidad

La semana pasada, la Dra. Lucy Serrano nos estuvo hablando acerca de “¿Qué hacer ante una infidelidad?” en el capítulo homónimo del Podcast “Solo para ti”. Sin embargo, ya que el tema es demasiado amplio, en el capítulo “Errores al descubrir una infidelidad”, la Doctora Profundiza acerca de las reacciones más comunes al sabernos engañados y nos explica por qué pueden ser contraproducentes.

Errores al descubrir una infidelidad

¿Cuáles son los errores más comunes al descubrir una infidelidad?

Los errores más comunes son esas reacciones que solemos tener la mayoría de las personas. Son las primeras cosas que se nos ocurren al saber o sospechar que hemos sido engañados. Y dependerán mucho de cómo somos y cómo solemos afrontar nuestros problemas de pareja.

Hacerse de la vista gorda

Puede ser común que a las mujeres se nos aconseje (especialmente viniendo de mujeres más grandes) que ignoremos el problema. Que nos digan frases como “mientras te cumpla en la casa tú no hagas caso”, o “así son todos los hombres” o “no te preocupes, ya se le pasará”.

Ignorar el problema, lejos de ayudar, muy seguramente sólo logrará que la persona infiel continúe con la otra relación. Además ignorar nuestros propios sentimientos puede perjudicar aún más nuestra autoestima y hacernos sentir poco valiosos.

Utilizar a los hijos

Algunas personas usan a los hijos para ponerlos en contra de la pareja. Haciéndoles comentarios acerca de la infidelidad, diciéndoles que su padre o madre ya no los quiere igual, que no le importa la familia, etc. Debemos entender que al tomar este tipo de actitudes, los únicos a quienes les hacemos daño es a nuestros hijos. Este tipo de frases pueden dañar mucho su autoestima y estamos poniendo en ellos un peso que no les corresponde cargar.

Correr a la persona de forma irreflexiva

Hay quienes en el impuso del momento, al sentirse lastimados, recurren a correr a la otra persona. A sacar sus cosas, a pedirle que no vuelva, etc. El problema con esa reacción es que cuando hacemos esto en el fondo no estamos preparados para el duelo. De un momento a otro pasamos a estar solos y esto puede dificultar que tomemos la mejor decisión. 

Luchar por él o por ella

Otro de los errores más comunes al descubrir una infidelidad es creer que podemos luchar por la persona. Sin embargo esto logra muchas veces que quien fue infiel continúe con la infidelidad, pero con su ego aún más inflado. Y el tener a dos personas que “pelean” por él o por ella, llega a ser un halago a su vanidad. Además podemos sentirnos culpables, creer que fue algo en nosotros lo que alejó a nuestra pareja. Este tipo de reacción devalúa tu propia autoestima y no logra los resultados que se buscan.

Quejarte con otras personas

A veces creemos que si lo “acusamos” con su mamá, con los amigos en común, con personas de su familia, lograremos que le hagan ver su error y que se arrepienta. Pero buscar que otras personas lo regañen, que lo critiquen sólo logrará que tenga más resentimiento. En los problemas de pareja no debemos meter a terceras personas a menos que sea alguien capacitado. Alguien que nos pueda brindar guía sin juzgar y sin que sus propias emociones estén involucradas.

Reproches

Cuando hacemos reproches tal vez podemos sentir que lograremos que la otra persona se siente culpable y se arrepienta de lo que ha hecho. Pero la gran mayoría de las veces logramos el efecto contrario. Pues esta persona únicamente comienza a negar todo o reclamar nuestra actitud. Haciéndonos sentir dudas acerca de lo que creemos o intensificar nuestro enojo. Volviéndonos más aprehensivos.

Rogarle que no te deje

Otra reacción común y que no sirve de nada es rogar. Cuando hacemos esto, lo único que logramos es que esa persona se vaya o que se quede con nosotros por lástima. Si rogamos y esa persona se queda, nada nos garantizará que haya terminado con la otra persona. Y si lo hizo, tal vez se queda solo por obligación. Lo que no solucionará la causa principal de la fractura de la relación.

Comunicación abierta

Este es otro punto que la Doctora mencionó en el capítulo pasado, sin embargo al ser tan común es importante recalcarlo. Si intentamos sostener un diálogo directo con la persona, por más que sea de forma tranquila, la primera reacción será negarlo. La persona no va a ser honesta con nosotros, lo que traería las mismas consecuencias que si hacemos reproches.

Intentar causar lástima

Hay quienes comienzan a intentar causar lástima a su pareja, pensando que de esta forma entrará en razón y volverá. Esta actitud, lejos de lograr un acercamiento con nuestra pareja puede lograr alejarle por completo.

Refugiarnos en comportamientos autodestructivos

Algunas personas caen en una depresión profunda y comienzan a tomar actitudes autodestructivas. Como refugiarse en el alcohol, tomar medicamentos sin supervisión, entre muchas otras cosas. Es importante recordar que nuestra felicidad no debe depender de otra persona y que si lo que sentimos comienza a afectarnos realmente, debemos buscar ayuda profesional inmediatamente.

Ojo por ojo y diente por diente

 La venganza es otra reacción común entre aquellas personas que son más agresivas. Pensamos que debemos pagar con la misma moneda y que al estar “a mano” entonces podremos nivelar las cosas. Lo único que logramos con esta actitud es que se dificulte una futura reconciliación y podemos hacernos más daño a nosotros que a la otra persona.

Reclamarle al o la amante

Tal vez pensemos que la mejor opción entonces es ir en contra de la tercera persona en discordia. Y puede que si la otra persona no sabía de nuestra existencia y decida dejar a nuestra pareja. Pero también es posible que quiera también “luchar” por ella. Y si sí sabía de nuestra existencia tal vez sólo vaya con nuestra pareja a hacerle saber lo que hicimos, lo que logrará que la persona se vuelva más protectora con su amante.

Espiar a la persona

El último de los errores más comunes al descubrir una infidelidad que mencionaremos  es comenzar a acechar a nuestra pareja para lograr tener pruebas del engaño. Hay quienes incluso contratan detectives para espiar al otro. El problema es que, al igual que cuando hacemos reclamos, si no tenemos claro qué vamos a hacer después, de poco o nada nos sirve tener la certeza y las pruebas.

¿Qué nos aconseja hacer la Dra. Lucy Serrano?

Primero que nada la Doctora nos invita a que realicemos un ejercicio de reflexión. En el que logremos:

  • Analizar la relación
    • ¿Qué aspectos positivos tiene la relación de pareja?
    • ¿Qué aspectos negativos?
  • Buscar verlo de una forma más amplia, no centrándonos en la infidelidad.
    • ¿Qué errores hemos cometido? No se trata de hacerte sentir mal o culpable. Sino de reconocerlos. Hay que saber reconocer nuestras fallas para lograr entender la situación en la que estamos.
  • Y si te inclinas a la separación analiza:
    • Cuáles son tus miedos y dependencias
      • ¿Voy a poder soportar la soledad?
      • ¿Me puedo mantener?
      • ¿Qué van a sentir mis hijos?
      • ¿Me siento ya muy vieja?
      • Todas esas preguntas que nos revelen lo que nos asusta de separarnos.

Confrontar tranquilamente

No se trata de nunca hablar acerca de la infidelidad. Sino de tomar una decisión consiente. Tener un plan A y un plan B dependiendo las posibles reacciones de tu pareja. Y entonces, cuando ya tengamos claro lo que queremos hacer y cómo vamos a hacerlo, podemos entablar un diálogo evitando cometer los errores mencionados anteriormente. Al hacerlo existen dos posibilidades: que nuestra pareja se muestre arrepentida o no.

Si nuestra pareja se muestre arrepentida

Entonces tú decides si quieres darle otra oportunidad a la relación. Para ello necesitan pasar por una etapa de transición. El que funcione esta segunda oportunidad dependerá mucho de lo que la persona infiel haga para ganarse la confianza de nuevo y de que quien fue engañado o engañada logre dejar de lado los reproches y trabajen juntos para reconstruir la relación.

Si no se muestra arrepentida

Siempre es importante considerar esta posibilidad. No todas las personas que han sido infieles quieren trabajar para remediar su error. Y en este caso lo más sano será tal vez alejarnos. No debemos actuar de manera arrebatada. Es importante buscar ayuda con profesionales. Ya sea yendo a terapia, asistiendo a conferencias, leyendo material que nos ayude a ver otros puntos de vista.

Esperamos que este tema haya sido de tu interés. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo “Errores al descubrir una infidelidad”, así como los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque para mejorar nuestra salud emocional, es necesario trabajar en ella.