Hechos e interpretaciones

Cada persona es un mundo. Nuestros pensamientos, vivencias, ideas, son distintas. Por eso en el capítulo “Hechos e interpretaciones” del Podcast “Escucha la voz de tu alma”, la Coach de vida Norma Lua nos habla de cómo cada uno tenemos nuestro propio entendimiento de la vida. Al mismo tiempo que nos invita a repensar si lo que estamos interpretando es realmente lo que sucedió o lo que se nos transmitió.

Hechos e interpretaciones

Diferencia entre hechos e interpretaciones

Un hecho es todo aquello que ocurre a nuestro alrededor. Es algo objetivo que puede medirse y/o comprobarse. Actos o sucesos que tienen lugar en un momento o lugar determinado. Por ejemplo, es un hecho que la segunda Guerra Mundial afectó (positiva o negativamente) a muchísimas personas.

La interpretación es lo que cada uno de nosotros entendemos o percibimos acerca de lo que pasó. Siguiendo el mismo ejemplo; tal vez un fabricante de armas diga que la Segunda Guerra Mundial dejó muchos beneficios económicos. Mientras que alguna familia que fue despojada de sus propiedades y objetos de valor diga que fue el peor saqueo en la humanidad. Ninguna de las dos personas estará equivocada como tal. Simplemente su interpretación de lo que sucedió varía en base a sus propias vivencias.

Un mismo hecho puede ser interpretado de infinidad de formas dependiendo las vivencias, el estado de ánimo, el conocimiento, la cultura, la salud, el contexto, entre muchos otros factores que influyen en lo que interpretamos. Y es por eso que cada persona tendrá su propia interpretación de la realidad.

Por qué es importante saber diferenciarlos

Cuando logramos reconocer que no tenemos la verdad absoluta y que nuestra interpretación de los hechos puede estar influenciada por nuestros privilegios, nuestro humor, nuestro conocimiento, entonces podemos comenzar a repensar si lo que interpretamos es cercano a la realidad.

Además, podemos comenzar a ser un poco más empáticos y tolerantes. A ponernos en el lugar de los demás y entender que su forma de actuar o reaccionar proviene de su propia interpretación. Logramos comprender que es válido tener distintas opiniones, siempre y cuando éstas no pasen por alto los derechos básicos de las demás personas.

Cuestionar lo que interpretamos

¿Alguna vez te ha pasado que escuchas una canción en otro idioma y entiendes palabras e incluso frases en español? Esto pasa porque nuestra mente está trabajando todo el tiempo en darle significado a lo que recibimos por alguno de nuestros sentidos. Para hacerlo, utiliza la información previa que tiene disponible y entonces le da un significado. El problema es que no siempre la información previa que tenemos nos ayuda a interpretar de la mejor forma.

Por ejemplo; si al momento de comenzar a tomar clases, leemos que un profesor es muy enojón, llegaremos al aula con un prejuicio. Esa información, que no necesariamente es verdadera, puede afectar lo que interpretemos de la actitud de dicho profesor durante la clase.

Si en lugar de dejarnos llevar por lo que interpretamos al inicio, cuestionamos el significado que le dio nuestra mente a alguna situación, comenzaremos a preguntar y cerciorarnos si es que entendimos correctamente. Esto nos puede ayudar a evitar problemas o resolverlos más rápido, pues comenzamos a ser más objetivos.

Nuestros gustos y las interpretaciones

Diferentes gustos

Frecuentemente podemos ver a personas discutiendo en las redes acerca de qué género musical es mejor, qué clima es más agradable, cuál actor es más guapo, etc. Indudablemente cada una de esas personas está dando su verdad. Ninguna de ellas está equivocada. Pues ese tipo de cosas se basan en los gustos y los gustos son muy personales.

El cuerpo recibe un estímulo, el cerebro lo interpreta en base a la información que tiene disponible y le da un significado. O sea, escuchamos una melodía, nuestro cerebro interpreta ya sea la letra, el ritmo, la sensación que le transmite, etc. Lo interpreta en base a lo que ya conoce y decide si le gusta o no. 

Puntos a recordar

Si queremos comenzar a cuestionar lo que hemos interpretado, recordemos siempre que:

  • Lo que interpretamos no siempre es la realidad.
  • Hay muchos factores que pueden influir en lo que entendemos de lo que pasa.
  • Cada persona tiene su propia forma de interpretar lo que sucede.
  • Siempre es mejor preguntar. Tanto si entendimos bien, como si la otra persona interpretó lo que quisimos decir.
  • Que otra persona haya entendido algo distinto a nosotros, no significa precisamente que esté equivocada.
  • La empatía, la tolerancia y el respeto nos ayudarán siempre a resolver más rápido los problemas.

Esperamos que te haya gustado el tema del día de hoy y que hayas aprendido algo nuevo. Recuerda que puedes escuchar el capítulo «Hechos e interpretaciones» completo y también que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque para lograr un impacto positivo en el mundo, primero necesitamos trabajar en nosotros mismos.