la raya del tigra ruben cardenas

Aviva la iglesia católica su guerra contra la Cuarta Transformación – La raya del tigre

Por Rubén Cárdenas

Y la iglesia católica radicalizó su postura frente al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, para sorpresa de nadie, dados los recientes acontecimientos. Por lo pronto, la orden de los Jesuitas rompió por completo el diálogo con el gobierno de Chihuahua tras los asesinatos de los clérigos Javier Campos y Joaquín Mora, ocurridos este 20 de junio en la sierra Tarahumara, lo que provocó una airada condena internacional.

Este crimen abominable no es la única agresión cometida contra miembros de la iglesia en los últimos tiempos; el obispo de Guadalajara, cardenal José Francisco Robles Ortega, reveló que la semana anterior fue detenido en dos ocasiones por hombres armados, aunque al identificarse lo dejaron ir, pero eso contribuye a entenebrecer el ambiente.

¿Y cual ha sido ese ambiente que lleva a tal ruptura? La cadena de cincuenta asesinatos de sacerdotes católicos en México durante los últimos tres sexenios, siete de los cuales han ocurrido en el presente régimen, sin que haya culpables en prisión.

Como se recuerda, el brutal asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, perpetrado en el aeropuerto de Guadalajara en el sexenio de Carlos Salinas De Gortari, fue el caso de mayor relevancia en la historia reciente del país. Versiones han existido,y muchas, pero todas se han ido desdibujando según los intereses de cada gobierno.

Respecto a este último caso de Cerocahui se pronunció el sacerdote Paulino Omar Sotelo, director del Centro Católico Medial, institución religiosa que lleva un registro muy específico de los homicidios y cuyos registros revelaron que en este sexenio se han incrementado las extorsiones, amenazas de muerte, torturas, secuestros en contra de clérigos en distintas regiones.

Los siete sacerdotes ultimados en el actual sexenio pertenecían a las diócesis de Matamoros, Celaya, El Nayar, Cuernavaca, Tijuana y ahora la diócesis chihuahuense de la sierra Tarahumara, donde evangeliza la Compañía de Jesús desde hace varios años.

En cuanto al obispo de Guadalajara, detenido en un falso retén en la región norte de Jalisco colindante con Zacatecas, su caso se añade al del obispo Sigifredo Noriega Barceló, quien también denunció públicamente los hechos, pero todavía no hay respuesta oficial, salvo promesas e indignación.

Y en Chihuahua, desde algunas semanas, el jesuita Javier Ávila, director de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, mantenía el diálogo con el gobierno estatal, ante la urgencia de solución al desplazamiento de una comunidad cercana a Creel, ocupada en su totalidad por una célula criminal, pero al no haber solución alguna decidió romper las pláticas respectivas.

Entonces, según se pronuncia la iglesia católica, en México vivimos hoy un estado fallido en el que la inseguridad es la constante y los delincuentes se mueven en absoluta impunidad. Tanto así, que el presunto asesino de los jesuitas era muy conocido en la región y no precisamente por sus buenas obras, pero andaba libre y como si nada. O sea que nadie les impide actuar contra la ciudadanía, indistintamente del orden de gobierno de que se trate.

“El ejercicio sacerdotal resulta incómodo para el crimen organizado y ciertos gobernantes, pues no sólo anunciamos el Evangelio, sino también las injusticias y el trasiego de drogas. Para ellos somos un estorbo”, dijo el director del Centro Medial. Y no es nada remoto que así sea, por desgracia.

COLMILLOS Y GARRAS

CIENTOS DE PERSONAS en Durango salieron la tarde de este domingo a celebrar el Día del Orgullo LGBT+, como ocurrió en todos los estados del país. Este evento tiene como principal objetivo crear conciencia social sobre la tolerancia y respeto hacia los miembros de esta amplia comunidad… ESTE FIN DE semana lamentablemente falleció la mujer que fue baleada por su pareja el 22 de los corrientes en el municipio de Canatlán. El agresor se suicidó tras agredirla. Es un feminicidio con las características de otros que han ocurrido recientemente y que no deben ser ignorados… HORAS EXTRAS DEBERÁN trabajar los empleados de Obras Públicas Municipales en estos días debido a los múltiples baches que provocó la copiosa lluvia de este domingo.

El Evangelio de Hoy con el Padre Tony Díaz, cmf. 28 de Junio del 2022

El Evangelio de Hoy con el Padre Tony Díaz, cmf. 28 de Junio del 2022

Memoria de San Ireneo, obispo y mártir

Primera Lectura

Am 3, 1-8; 4, 11-12

Escuchen estas palabras
que el Señor les dirige a ustedes, hijos de Israel,
y a todo el pueblo que hizo salir de Egipto:

“Sólo a ustedes los elegí
entre todos los pueblos de la tierra,
por eso los castigaré con mayor rigor
por todos sus crímenes.

¿Acaso podrán caminar dos juntos, si no están de acuerdo?
¿Acaso no ruge el león en la selva, cuando tiene ya su presa?
¿Lanza su rugido el cachorro de león desde su cueva,
si no ha cazado nada?
¿Cae el pájaro al suelo, sin que se le haya tendido una trampa?
¿Se levanta del suelo la trampa, sin que haya atrapado algo?
¿Se toca la trompeta en la ciudad, sin que se alarme la gente?
¿Hay alguna desgracia en la ciudad, sin que el Señor la mande?
Ciertamente el Señor no hace nada
sin revelar antes su designio a sus profetas.
Pues bien, ya ha rugido el león, ¿quién no tendrá miedo?
El Señor Dios ha hablado, ¿quién no profetizará?

Los he destruido a ustedes como a Sodoma y a Gomorra;
han quedado como un tizón sacado del incendio
y no se han vuelto a mí, dice el Señor.

Por eso te voy a tratar así, Israel,
y porque así te voy a tratar,
prepárate, Israel, a comparecer ante tu Dios”.
 

Salmo Responsorial

Salmo 5, 5-6. 7-8

R. (9a) Enséñame, Señor, tu santidad.
Tú no eres, Señor, un Dios al que pudiera
la maldad agradarle,
ni el malvado es tu huésped
ni ante ti puede estar el arrogante. R.
R. Enséñame, Señor, tu santidad.
Al malhechor detestas,
y destruyes, Señor, al embustero;
aborreces al hombre sanguinario
y a quien es traicionero. R.
R. Enséñame, Señor, tu santidad.
Pero yo, por tu gran misericordia,
entraré en tu casa,
y me postraré en tu templo santo
con reverencia de alma. R.
R. Enséñame, Señor, tu santidad.

Evangelio

Mt 8, 23-27

En aquel tiempo, Jesús subió a una barca junto con sus discípulos. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan fuerte, que las olas cubrían la barca; pero él estaba dormido. Los discípulos lo despertaron, diciéndole: “Señor, ¡sálvanos, que perecemos!”

Él les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?” Entonces se levantó, dio una orden terminante a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. Y aquellos hombres, maravillados, decían: “¿Quién es éste, a quien hasta los vientos y el mar obedecen?”.