Amigos en común con mi ex

Suceden muchas cosas cuando termina una relación. A veces, cuando la relación no termina bien, comienzan las discusiones para ver quién se queda con la casa, con los hijos, con el perro. Pero, ¿qué pasa con las amistades? Hoy hablaremos del capítulo “Amigos en común con mi ex”, del Podcast “Escucha la voz de tu alma”, con la coach de vida Norma Lua.

Mi ex y yo tenemos amigos en comun

Mi ex o yo; ¿quién se queda con los amigos en común?

Aunque las relaciones sean de dos, siempre habrá otras personas que se puedan ver afectadas cuando ocurre una separación. Esto es especialmente cierto cuando se tienen hijos. Pero algo de lo que se habla muy poco es de las amistades en común. Pues así como puede ser difícil para las familias, también lo puede ser para aquellos amigos que nos quieren o queremos. Los pone en una posición incómoda en la que a veces pueden sentir que tienen que elegir uno u otro.

Hablando de una forma fría y distanciada de la situación, las amistades no tendrían por qué elegir. Simplemente tendrían que saber que la relación va a ser diferente. Tanto ellos como nosotros debemos intentar que no estén tan involucrados, pues a final de cuentas no les corresponde y su intervención puede complicar aún más las cosas.

Aprender a ser neutros.

Siempre debemos intentar que todas nuestras relaciones terminen de una forma pacífica, madura, tranquila. Intentar ser tan neutros como podamos. Pero a veces eso no es posible. Ya sea por el momento de nuestra vida en que nos encontramos o porque nosotros o la otra persona no sabemos manejarlo así. Esa actitud puede complicar mucho más las cosas.

A veces sucede que alguno comienza a hablar mal del otro para “quedarse con los amigos”. O que los amigos son quienes no saben ser neutrales y comienzan a tomar lados por uno u otro motivo. Puede doler cuando esto sucede, pero hay que recordar que las personas entran a nuestra vida por un motivo y también salen de ella por algo. Si es así, intentemos analizar si en verdad deseamos conservarlos en nuestra vida o si es tiempo de empezar de cero.

Nuevos comienzos.

Comenzar de nuevo es algo que puede parecernos muy difícil. Es normal que nos provoque miedo o incertidumbre. Pero siempre que terminamos una relación se abren nuevas posibilidades que tal vez antes no habríamos contemplado. Tomémonos el tiempo para llorar lo que tengamos que llorar, para sentir todas emociones que son normales siempre que nos enfrentamos a una pérdida. Pero sepamos reconocer el abanico de oportunidades que puede estarse abriendo ante nosotros.

Tal vez tener amigos en común con mi ex y que éstos decidan tomar partida e inclinarse hacia apoyarlo a él es una bendición disfrazada. Tomemos la oportunidad de expandir nuestros horizontes y decidir trabajar con lo que tenemos. Y si en este momento tenemos espacio para recibir a nuevas personas en nuestra vida, adelante. Puede que sea lo mejor que nos haya pasado hasta entonces.

Entonces; ¿qué hacer si tengo amigos en común con mi ex?

Si estamos pasando por esta situación podemos intentar poner en práctica los siguientes consejos:

  • Ser neutrales. Aprender a separar los problemas personales y no dejar que interfieran con nuestras demás relaciones. No involucremos a quien no tiene que ser involucrado.
  • Ser maduros. Victimizarnos e intentar que las otras personas tomen partido por nuestra versión de la historia no es una forma sana de llevar una ruptura. Y si es nuestra pareja quien está haciéndolo, es importante que dejemos que las cosas caigan por su propio peso. Comenzar una guerra donde sólo nos atacamos en frente de los demás únicamente va a complicar las cosas.
  • No te vas a quedar solo(a).  Incluso si tus amigos deciden tomar partida por tu pareja o comienzan a evitarte, siempre habrá más personas que puedan entrar a tu vida. Tal vez ese era el momento en que ellos salieran de tu vida para dar paso a nuevas personas que vienen a enseñarte otras cosas.
  • Busca ayuda si lo necesitas. No tenemos por qué cargar el peso del mundo en nuestros hombros. Si sentimos que la situación por la que pasamos es muy difícil o no sabemos cómo abordarla siempre podemos pedir ayuda. Existen muchos profesionales que nos pueden ayudar a ver las cosas desde un ángulo distinto.

¿Qué hago si yo soy amigo de una pareja que se está separando?

Cuando nos toca estar del lado de ser los amigos, lo primero que tenemos que entender es que no nos corresponde juzgar, ni meternos, ni opinar. Puede que nuestra preocupación sea genuina, que en verdad nos duela lo que está pasando con la pareja. Pero recordemos que una historia tiene al menos tres versiones; una la de cada parte involucrada y una más por la realidad. Cada persona conoce únicamente su versión, así que ni la misma pareja puede saber más allá de lo que ellos vivieron.

Ahora, si ni la pareja puede estar segura de conocer la verdad de lo que pasó, mucho menos nosotros que no fuimos parte de la historia. Debemos aprender a distinguir esto para mantenernos neutrales. A veces incluso es mejor tomar distancia si creemos que no hay otra forma en la que podamos permanecer en estado neutro.

Esperamos que hayas aprendido algo nuevo acerca de este tema. Si quieres seguir reflexionando al respecto te invitamos a que escuches el capítulo completo. También te recordamos que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque siempre habrá cosas nuevas que podamos aprender.

Me siento invisible en el mundo

En una época en la que la tecnología nos ayuda a conectarnos en casi todos los extremos del mundo, nos encontramos más incomunicados que nunca. Por eso el día de hoy hablaremos del capítulo “Me siento invisible” del Podcast «Amar, vivir y sentir» con el Licenciado Rafa Salomón.

¿Por qué me siento invisible?

Cuando dejamos de prestar atención a nuestro entorno porque estamos demasiado centrados en nuestros problemas o tenemos nuestra atención fuera del lugar y momento en el que nos encontramos, entonces volvemos invisibles a los demás. Al mismo tiempo pasamos desapercibidos por los demás. Eso nos vuelve invisibles también.

En otras ocasiones puede ser que nuestra propia timidez nos impida participar de lo que nos rodea, eso puede hacer que sintamos que los demás no nos toman en cuenta y que no somos importantes para aquellos que están a nuestro alrededor.

Desafortunadamente estamos viviendo en un mundo en el que nos invisibilizamos los unos a los otros. Podemos verlo desde el transporte público, hasta los lugares de trabajo. Es entendible que la inseguridad nos vuelva precavidos, pero es importante no caer en extremos y encontrar un equilibrio.

Reconocer a los otros

Personas invisibles

Es importante que nos demos cuenta cómo estamos deshumanizándonos. Nos aislamos en nuestras propias vidas y se nos olvidan los demás. Reducimos nuestra atención a aquello que nos preocupa o interesa y entonces las demás personas no existen. Nos aislamos. Debemos hacer consciencia. 

En una sociedad en la que se nos ha enseñado a sacar provecho de todo y de todos, ignoramos a los demás porque no nos interesan. Porque se vuelven importantes sólo si podemos obtener algo de ellos. Les hacemos saber por medio de nuestra actitud que siempre que tengan algo importante que decirnos, no los vamos a escuchar.

Cuando hacemos esto le quitamos su humanidad a las otras personas. Cuantas veces no ignoramos a las personas que viven en la calle, a quienes realizan los trabajos de limpieza, a los adultaos mayores y en general a todos aquellos que no pueden darnos un beneficio. Para mejorar la sociedad en la que vivimos, es de suma importancia que reconozcamos a todas las personas que nos rodean y que aprendamos a comunicarnos con ellas.

La invisibilidad en las familias

Cuando dejamos de prestar atención a lo que nos rodea, podemos empezar a ignorar también a nuestras familias. Y al mismo tiempo ellos comienzan a ignorarnos a nosotros. Se pierde la comunicación y entonces nos volvemos desconocidos. A pesar de vivir bajo el mismo techo no tenemos ni idea de lo que los demás sienten, quieren o están pasando.

Cuando se pierde la comunicación entonces empezamos a asumir que todos están bien. Porque “si no lo estuvieran nos lo dirían”. Sin embargo nunca es bueno dar por hecho el bienestar de aquellos a quienes amamos. Pues pueden estar pasando por dificultades o problemas emocionales muy graves y no saber cómo acercarse a nosotros.

También sucede que volvemos invisibles a nuestros hijos. Y ellos nos vuelven invisibles a nosotros. Al llegar a cierta edad creemos que ya no necesitan de nuestra supervisión y entonces simplemente dejamos de estar ahí para ellos. Pero la mayoría de las veces los hijos invisibles quieren visibilidad. Y harán lo que crean necesario para conseguirla.

¿Qué hacer cuando me siento invisible?

Si has sentido que te volviste invisibles para los demás o detectas que eres tú quien volvió invisibles a los otros, recuerda que siempre podemos hacer algo para cambiar. El Lic. Rafa Salomón nos comparte estos 5 consejos para dejar la invisibilidad a un lado:

  • Saludémonos siempre. Puede parecer algo muy sencillo, pero con dirigirnos una palabra dejamos de ser invisibles y reconocemos a los demás.
  • No nos ignoremos. Si compartimos un espacio, aun cuando cada quien esté ocupado en lo suyo, humanicemos a quienes nos rodean por medio de reconocerlos.
  • No asumas que los demás están bien. A veces creemos que los demás no nos necesitan, sin embargo reconocer la existencia de los otros les puede ayudar mucho más de lo que crees.
  • Ayuda a participar a las personas, hazlas visibles. Si te das cuenta que en un grupo de personas alguien es muy tímida como para integrarse, el solo reconocerla por medio de un gesto o una palabra le puede dar el valor para participar del grupo.
  • Siempre habrá ocasiones en las que no tendremos tiempo. A pesar de que no nos toma mucho dedicar unos segundos o minutos en reconocer a los otros, puede que a veces en verdad no contemos con el tiempo. Pero debemos hacer que estas ocasiones sean excepciones, no la regla.

El cambio está en nosotros

Como puedes darte cuenta al leer los consejos anteriores, el cambio únicamente podemos hacerlo en nosotros mismos. Sin embargo estos pequeños cambios también van a lograr que los demás reconozcan nuestra existencia y por lo tanto nos volvamos más humanos.Si te gustó este tema recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te invitamos a que escuches los otros Podcasts que tenemos disponibles para ti en Radio Claret América. Porque los pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia en nuestras vidas.

PNL; mejora tu pensamiento para mejorar tu vida

Jennifer Sodini nos dice que “El vaso no está ni medio lleno, ni medio vacío. El vaso es simplemente un vaso y su contenido está perpetuamente cambiando con tu percepción”. Y la PNL (Programación Neurolingüística) nos ayuda a ser conscientes de cómo nuestra percepción afecta nuestro entorno.

El día de hoy analizaremos el capítulo “PNL; mejora tu pensamiento para mejorar tu vida”, del Podcast “La llave del éxito en tu hogar”. Donde los Licenciados Edith y Leopoldo Franco nos hablan acerca de la importancia de los pensamientos tanto positivos como negativos y qué resultados producen en nuestra vida.

¿Qué es la PNL?

La Programación Neurolingüística es la ciencia y el arte de la excelencia en la comunicación interna y externa de los seres humanos. Nos enseña a entender cómo funcionamos y cómo trabajar a través de la mente.

Pero, ¿por qué decimos que es una ciencia? Pues bien, una ciencia se comprueba cuando un proceso se repite y siempre nos da los mismos resultados. Entonces, la comunicación en el ser humano es una ciencia. Porque gracias a los estudios que la PNL ha hecho, hemos aprendido que la forma de comunicarnos tiene un impacto en nosotros y en quienes nos rodean.

El impacto de las palabras

Desde que estamos en el vientre de nuestra madre, comenzamos a recibir información. Esto continuará por el resto de nuestra vida. A veces esa información será buena para nuestro desarrollo y otras veces será contraproducente dependiendo si es positiva o negativa. Gracias a esta información que recibimos es que todos tenemos un programa en nuestra mente, que afectará nuestra autoestima y se verá reflejado en nuestro éxito.

Por ejemplo; si desde que éramos pequeños, constantemente nos repitieron que no éramos capaces. Que no podíamos hacer las cosas bien, que éramos tontos o poco inteligentes. Entonces creceremos dudando de nuestra propia capacidad.

Si por el contrario siempre fomentaron la confianza en nosotros, nos alentaron a intentar de nuevo cuando nos equivocábamos y nos hicieron saber que somos capaces de lograr grandes cosas. Nuestra autoestima será positiva.

Comunicación interna

Cuando hablamos con nosotros mismos a través de los pensamientos, estamos teniendo un diálogo. Debemos estar atentos a lo que platicamos. Porque muchas veces esas pláticas son comunicación del tipo negativo. Porque nos decimos que no podemos, recordamos cosas que nos lastimaron, imaginamos cosas malas que pueden pasarnos, etc.

También puede haber comunicación interna del tipo positivo. Recordar los buenos momentos que hemos pasado con nuestros seres queridos, imaginar las cosas buenas que pueden pasarnos, darnos ánimos en momentos difíciles, etc. Cualquiera de los dos tipos de pensamiento le va a dar resultados a nuestra vida; positivos o negativos.

Comunicación externa

Comunicación externa es todo aquello que manifestamos a nuestro entorno o que recibimos de él. Para tener excelentes resultados y ser buenos comunicadores hacia las demás personas, tenemos que estar muy integrados. Externamos lo que estamos sintiendo, lo que interpretamos de las cosas, los conceptos que tenemos de la vida. Si logramos tener una buena comunicación interna, entonces logramos externar una comunicación positiva.

Y también, si lo que estamos recibiendo es una comunicación no grata, tenemos que prepararnos para hacer los ajustes necesarios. Para poder recibir esa información de una manera óptima. Filtrada. Entender que las personas comunican lo que tienen dentro y que no tenemos que tomar todo lo que nos den tal y como lo den.

Mente consciente y mente inconsciente

Como ya hablamos la semana pasada, existen dos tipos de pensamiento; consciente e inconsciente. La mente no tiene un espacio físico. Es un proceso que se lleva a cabo en el cerebro y que tiene un resultado. 

Cuando aprendemos algo lo hacemos de forma consciente y eventualmente, cuando nos acostumbramos o ya lo dominamos, se vuelve parte del inconsciente. Podríamos decir que el inconsciente es el piloto automático en el que no tenemos que estar razonando lo que hacemos. 

Por ejemplo cuando aprendemos a manejar. Al inicio somos muy conscientes de la velocidad, de acomodar los espejos, en caso de que sea un auto estándar, somos  conscientes de cuándo hay que pisar el embrague, a qué velocidad meter el cambio, etc. Poco a poco, con la práctica y las repeticiones, comenzamos a hacerlo sin pensar. Se vuelve algo instintivo y se convierte en un programa en nuestra mente. Pues lo mismo pasa con TODO lo que aprendemos.

Podemos cambiar nuestra programación

A veces utilizamos un lenguaje negativo de forma inconsciente. No es que queramos dañar  a los demás, pero lo tenemos arraigado. La buena noticia es que, aunque hayamos recibido información negativa desde chicos, podemos reprogramar nuestro cerebro. Crear nuevos programas. 

Para lograrlo necesitamos hacer conciencia de cómo conceptualizamos la vida. Una vez que seamos conscientes de qué tipo de pensamientos tenemos, entonces podemos comenzar a buscar pensamientos positivos para sustituir los negativos.

Si desde el inicio entendemos que desde el pensamiento una persona comienza a tener resultados, entonces podemos entender que necesitamos pensamientos positivos para lograr las cosas.

¿Cómo lograr resultados positivos?

Si queremos comenzar a tener resultados en nuestra vida necesitamos crear un programa en nuestra mente que también sea positivo. Y ¿cómo lo hacemos? Pues la PNL nos enseña que se logra precisamente acostumbrándonos a pensar en positivo. Si quieres intentarlo te sugerimos lo siguiente:

  • Cuando te levantes evita comentarios negativos. Intenta centrarte en todas las cosas buenas que tienes.
  • Repítete que tienes voluntad y decisión para hacer las cosas.
  • Recuerda que cuando algo nos sucede es porque tenemos algo que aprender. Si estás en una situación poco favorable, intenta buscar la enseñanza en ella.
  • Acepta la vida como viene. Somos lo que decidimos hacer con lo que tenemos. No podemos controlar lo que pasa a nuestro alrededor, pero sí cómo reaccionamos a ello.

Afirmaciones positivas

Recuerda repetir a diario afirmaciones positivas como:

  • Yo soy fuerte, sano y feliz
  • Soy saludable, estoy respirando salud, bienestar. Respiro la salud.
  • Creo que puedo. Es fácil y lo estoy logrando.
  • Estoy lleno de amor.
  • La abundancia llega a mí.

Repite todas las frases positivas que necesites. Empieza como puedas. Poco a poco. Incluso si sientes que lo que estás diciendo es incoherente o ridículo, no te desanimes. Si sigues con las repeticiones vas a lograr crear un nuevo programa y llegará el momento en que se vuelva automático. Además, cada que lo digas tu cerebro va a segregar sustancias que te van a hacer sentir mejor.

Esperamos que te haya interesado la información que aquí te proporcionamos acerca de la PNL. Si quieres saber más te recomendamos escuchar el capítulo completo. También recuerda que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque todos tenemos el poder para mejorar nuestra vida.

¿Cómo lograr mis metas?

Dicen que el único lugar en el que el éxito viene antes del trabajo, es en el diccionario. Pero existen muchas personas que trabajan arduamente y no cumplen sus deseos. ¿Qué es lo que les impide lograrlo? El día de hoy en el capítulo “¿Cómo lograr mis metas?” del Podcast “Escucha la voz de tu alma”. La Coach de vida Norma Lua nos habla acerca del camino que se recorre cuando tenemos un sueño.

Lograr mis metas; ¿cómo saber si voy por buen camino?

Uno de los principales puntos que debemos tener en cuenta (y que a veces olvidamos) es fijar nuestras metas. Muchas veces tenemos muchos deseos, sueños que nos gustaría cumplir. Pero los vemos como algo lejano, poco probable. O los cambiamos de tanto en tanto. Es decir, no tenemos fijo a dónde queremos llegar.

También sucede que en ocasiones nos dejamos influenciar por otras personas. Que tal vez nos desaniman o nos hacen pensar que lo que queremos no es lo mejor para nosotros. Y no es que las opiniones de los demás sean malas. Pero a final de cuentas somos los únicos responsables de buscar nuestra propia felicidad.

El Alquimista

La Coach de vida Norma Lua nos habla en este episodio acerca del libro “El Alquimista” de Paulo Coelho. En el que el autor nos narra la historia de un joven que va tras una meta. En su búsqueda atraviesa diversos obstáculos, dudas, dificultades. Sin embargo su perseverancia y su certeza en qué es lo que quiere lo llevan a conseguir llegar a su sueño

Ella nos menciona este libro, precisamente porque en él el protagonista tiene fija su meta y hace todo lo necesario para lograrlo. Podemos leer que en ocasiones no fue fácil, cómo dudó si lograría lo que deseaba, como en ocasiones estuvo a punto de desistir. Porque nadie alcanzó su sueño sin dificultades.

Consejos para conseguir lograr nuestros sueños.

Como reflexión de este libro, la Coach nos menciona algunos de los puntos importantes que tenemos que tener en cuenta si queremos lograr cumplir nuestros deseos:

  • Fijar nuestras metas. Para lograr algo debemos saber qué es eso. 
  • Tener prioridades. Es importante tener claro qué estamos dispuestos a hacer, sacrificar o arriesgar por lograr lo que queremos. 
  • Confiar en nosotros mismos. Debemos asegurarnos que nuestro peor enemigo no viva en nuestros oídos.
  • No dejarnos influenciar por los demás. Siempre nos encontraremos con personas que no crean en nosotros o que piensen que deberíamos ir tras otra cosa porque es mejor. Pero solo nosotros podemos saber qué nos va a hacer felices.
  • Perseverancia. Es una virtud necesaria para cualquier persona que desee cumplir algo. Y es la que nos ayudará a sobreponernos a los obstáculos. A veces, mientras más nos acerquemos a nuestra meta será cuando encontremos obstáculos más grandes.
  • Cumplir lo que decimos. Nuestra palabra tiene poder y debemos recordarlo siempre. Decir lo que pensamos y hacer lo que decimos. Cumplir tanto con nosotros como con los demás.
  • Valorar a quienes nos apoyan. Siempre es importante recibir apoyo de otros, pero también es saber agradecerlo.
  • Aceptar que vamos a errar. No todo nos va a salir bien todo el tiempo y debemos aprender a no desanimarnos si las cosas no salen como esperábamos.

Aprender de nuestros errores

Existen diferentes caminos para lograr llegar a una meta. Algunos podrán presentarnos más complicaciones que otros. Y también a veces encontraremos que uno de los caminos en realidad no nos lleva a donde deseamos. Lo importante es aprender asumir responsabilidad. Mis errores, mis logros, mis aprendizajes.

Vivimos en una cultura en la que deseamos no equivocarnos nunca. Pero olvidamos que la mejor forma de aprender es precisamente errar. El fracaso es la única forma de empezar de nuevo, pero más inteligentes. Si en lugar de rendirnos o sentirnos mal por habernos equivocado, tomamos el aprendizaje que nos brindó esa experiencia, entonces lograremos cumplir nuestros sueños.

También es importante recordar que se vale cambiar de opinión. Somos seres en cambio constante. Cambiamos de ideas, de deseos, de sueños. La persona que somos el día de hoy, no es la misma que fuimos ayer, hace un mes, hace un año. Y de la misma forma no es obligatorio que queramos lo mismo. La única meta que nunca puede desaparecer de nuestra vista es el deseo de ser felices. En eso sí debemos trabajar siempre y no desistir.Esperamos que hayas aprendido algo nuevo. Si te gustó el tema te invitamos a escuchar el capítulo “¿Cómo cumplir mis metas?” del Podcast “Escucha la voz de tu alma” completo. También te recordamos que en Radio Claret América, contamos con muchos otros Podcasts disponibles para ti para ayudarte en el camino del desarrollo emocional. Porque la búsqueda de la felicidad es un trabajo constante.

Acoso laboral y sus consecuencias

Regularmente cuando hablamos de acoso laboral, solemos pensar en acoso sexual. Sin embargo existen diferentes tipos de abuso que puede ejercer una persona sobre sus colegas o subordinados. Lamentablemente este asedio ha llegado a tener consecuencias devastadoras. Como la que nos platica el Lic. Rafa Salomón en este capítulo del Podcast «Amar, vivir y Sentir».

¿Qué es el acoso laboral?

Se refiere a todo hostigamiento o agresión que una persona pueda estar sufriendo en su empleo. Sucede de forma continua y reiterada. El acoso laboral puede provenir de distintos niveles. Es decir, que no necesariamente va a ser ejercido por alguien con un rango superior en la empresa. Una de sus características, es que el acosador lo hace de forma premeditada y consciente. Con el fin de degradar a la persona.

Tipos de acoso laboral

Sol las distintas formas en las que un empleado puede estar siendo hostigado:

  • Acoso vertical descendente o «bossing». Se refiere a ese abuso que viene de los jefes o personas con un puesto superior a la persona que sufre el hostigamiento. Puede ser en forma de burlas, excesiva carga de trabajo, menospreciar a la persona, ignorar sus sugerencias, amenazar de despido, reprender públicamente, etcétera.
  • «Mobbing» o acoso horizontal. Es cuando el trabajador está siendo acosado por parte de sus compañeros que están en el mismo nivel dentro de la empresa. Ejemplos de él serían los chismes, burlas, ignorarle, tratarle diferente, entre otras.
  • Acoso vertical ascendente. Sucede cuando es el jefe quien es acosado por los empleados a su cargo. A pesar de que parezca poco posible que suceda, es más común de lo que imaginamos. Se da cuando los subordinados se niegan a cumplir sus tareas asignadas, a tomar en cuenta sus observaciones, a cumplir objetivos… Es decir, que no reconocen la autoridad de la persona.

Acoso sexual dentro del trabajo

Es uno de los acosos que en las últimas décadas han tenido más voz, dado a que se ha dejado de normalizar y en la mayoría de las empresas, por lo menos en papel, es castigado. Puede suceder tanto a mujeres como a hombres. Sin embargo, en estos tiempos suelen minimizarse más los casos hacia los hombres. Lo que no quiere decir que los casos hacia las mujeres sean tratados adecuadamente siempre.

Ejemplos de este tipo de acoso serían los «piropos», miradas inapropiadas, acercamientos indeseados, uso de dobles sentidos, «coqueteo», tocamientos, mensajes, etc. Es importante recalcar que al igual que otros tipos de acoso laboral, también puede provenir desde cualquier rango, no exclusivamente de forma vertical descendente.

Hostigamiento hacia las mujeres

Acoso laboral

Desafortunadamente, aún vivimos en una sociedad con muchos prejuicios hacia la capacidad de ambos géneros. Aunque se ha avanzado mucho en la lucha por la equidad y en contra de la discriminación, sigue siendo un factor que perdura. Especialmente en algunos campos de trabajo. Donde se ponen en tela de juicio los logros de las mujeres, se cuestiona su competencia e incluso, en ocasiones, donde para lograr ascender a un puesto mayor, necesitan demostrar más capacidad que sus compañeros hombres.

Consecuencias del acoso dentro de nuestro lugar de empleo

Las consecuencias de esto pueden variar mucho. Dependiendo de la intensidad del hostigamiento, la forma de llevarlo de la persona que lo sufre, el tiempo que lleva sucediendo y, en caso de haberlo reportado, la forma de manejarlo de las personas de Recursos Humanos, jefes directos, compañeros de trabajo, etc.

Entre los efectos que puede tener en una persona están:

  • Desgano por asistir al empleo.
  • Problemas para relacionarse con otros trabajadores de la empresa.
  • Baja productividad.
  • Inseguridad.
  • Desconfianza.
  • Depresión.
  • Renuncias.
  • Suicidio.

Suicidios por asedio laboral

Aunque pueda parecer que es una exageración, estadísticas muestran que ente el 20 y 30 por ciento de los trabajadores en una empresa, sufrirán en algún punto acoso laboral. Y cada diez años un trabajador cometerá suicido. Pero por cada trabajador que logra cometer suicidio habrá entre 10 y 20 trabajadores que lo habrán intentado.

Tal es el caso que nos relata el Lic. Salomón de una Doctora que, después de sufrir grandes cantidades de acoso en el hospital donde trabajaba, decide terminar con su vida. Es por ello que debemos estar muy alertas e intentar detectar estos problemas a tiempo. Ser amables con nuestros colegas y no permitir que nadie sea sobajado. En nosotros está cambiar esta situación.

Esperamos que el tema de hoy haya llamado tu atención y te haya invitado a reflexionar. Si gustas saber más del tema, te recordamos que puedes escuchar el capítulo completo. Así como los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti en Radio Claret América. Porque para lograr cambios en nuestra vida y quienes nos rodean, es necesario aprender.

Relación con la suegra; ¿por qué es complicada?

Dice el dicho que suegra, abogado y doctor, mientras más lejos mejor. Pero, ¿por qué el odio a las suegras? Puede que muchos estén pensando que su suegra les da muchos motivos. Por eso el Lic. Rafa Salomón nos habla de eso en el capítulo «Relación con la suegra; ¿por qué es complicada?» Del Podcast «Amar, vivir y sentir».

La relación con mi suegra es horrible

Primero hay que saber qué es lo que dificulta el trato. Por lo general la culpamos a ella. Sin pensar qué hacemos nosotros. O qué dejamos de hacer. Hay una dinámica que existía antes de que nosotros llegáramos. Somos nosotros quienes llegamos a irrumpir en la armonía familiar. Así que tenemos que aceptar también nuestro nuevo lugar en vez de intentar imponer nuestra presencia.

Por supuesto que existen suegras difíciles, son personas. Y van a existir muchos diferentes tipos. Desde la que todos sus yernos y nueras aprecian, hasta las que ninguno quiere ver ni en pintura. Lo importante aquí es entender que en una relación siempre necesitamos comenzar a trabajar en nosotros mismos antes de empezar a atacar o señalar a la otra persona.

como llevarme bien con mi suegra

¿En verdad he intentado mejorar la relación con mi suegra?

Para reflexionar un poco en si en verdad estamos tratando o solo decimos que lo hacemos, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿He intentado hablar bien con ella? Tal vez muchos piensen «No, es que con ella no se puede hablar porque todo se lo toma a mal».
  • Entonces, ¿en verdad estamos intentando un diálogo o ya vamos predispuestos?
  • ¿Me he dado a la tarea de observar la dinámica familiar y abordar los temas desde su perspectiva?
  • ¿Al intentar hablar con ella lo hago respetando su lugar o critico y ataco?
  • ¿Entiendo que no es una competencia?
  • ¿Ejerzo una lucha de poderes? Es decir, ¿mi relación con ella es a ver quién puede más?

Recordemos que muchas veces también para ellas esta relación es algo nuevo. Entran a este nuevo rol sin información, sin herramientas, sin nada. Necesitan tiempo para acostumbrarse y aprender a manejar esta nueva dinámica. Pero nosotros necesitamos poner de nuestra parte. Somos nosotros quienes llegan. Observemos, respetemos las diferencias y aprendamos de ellas.

Las familias son constelaciones

Puede sonar poético, pero en verdad podemos ver a cada familia como una constelación: Cada una es diferente, sus miembros se conectan de una forma especial y diferente entre ellos, son de muchos tamaños, formas, colores. Y lo más importante; podemos aprender muchísimo si las observamos.

Si queremos conocer a nuestra pareja necesitamos darnos tiempo de conocer a su familia. Ver sus costumbres, creencias, roles, formas de hacer las cosas. Porque es muy cierto que no solo nos casamos con una persona, nos casamos también con su familia. Porque esas costumbres, problemas, diferencias, pasan a ser parte también de nuestras vidas. Es por eso que tenemos que aprender a respetar y valorar todo lo que nos separa, para poder encontrar y apreciar lo que nos une.

Si en lugar de juzgar, nos dedicamos a observar y comprender, Nos daremos cuenta que las suegras se convierten en un aprendizaje. Vamos a entender cómo es nuestra suegra, para poder entender a mi esposo o esposa. Esa es la familia a la que nos estamos integrando como hijo o hija adoptivos. Así yernos y nueras se vuelven parte de esta constelación.

Las parejas necesitan desprenderse sanamente

Cuando decidimos formar una nueva familia. Cuando nos casamos y comenzamos una vida diferente al lado de nuestra pareja. Puede que de forma inocente pensemos que nuestra relación con nuestras familias no va a cambiar. Que no tiene por qué cambiar. Pero el cambio es inevitable. Si decidimos no realizar cambios, entonces estaremos fallando en alguna parte.

Nuestros padres, hermanos y familiares en general, siempre van a ser importantes para nosotros. No se trata de dejarlos a un lado y olvidarlos porque ahora vamos a «hacer nuestra propia vida». Sino de encontrar ese equilibrio en el que sigan estando con nosotros, mientras le damos su lugar a nuestra nueva familia. Reconocer a nuestra pareja dándole su lugar, no significa quitarle nada a nuestra familia de origen.

Si aprendemos a llevar esa separación de una forma madura, será también más fácil para nuestra mamá lograr esa transición a suegra. Lo más importante es siempre mantener la comunicación respetuosa. Ser abiertos a nuestros sentimientos y deseos. Respetando las jerarquías de amor que no se pierden al iniciar nuestra familia.

como hacer que mi suegra no se meta en mi relación

En conclusión

Si el yerno o la nuera logran entender que la suegra tiene un lugar que no se puede remplazar. Y al mismo tiempo la suegra logra entender que tanto yernos como nueras no están buscando arrebatar nada o imponer. Entonces lograremos la paz y formar nuevos lazos de afecto. Lo importante es comenzar a trabajar primero desde nosotros. Se trata de diálogo, comunicación y madurez.

Esperamos que hayas encontrado puntos interesantes que te ayuden a reflexionar. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo para aprender más. También te invitamos a que escuches los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque los grandes cambios comienzan con pequeños pasos.

¿Cómo tomar decisiones difíciles?

Decía Lee Lacocca que «incluso una decisión correcta es incorrecta cuando se toma demasiado tarde». Todos nos hemos topado en algún momento con alguna decisión que no sabemos cómo tomar. Pero parte de la vida es reflexionar y elegir entre las diferentes opciones que se nos ofrecen. La Dra. Blanca Almeida nos habla acerca de esto en el episodio «¿Cómo tomar decisiones difíciles?» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos».

¿Por qué nos parecen difíciles las decisiones a tomar?

Generalmente cuando nos cuesta decidir es porque las opciones nos parecen igualmente atractivas y creemos que serán de igual provecho. O porque la opción que sabemos que es la mejor para nosotros a la larga, es aquella que nos puede causar mayor incomodidad o sufrimiento.

A nadie nos gusta sufrir, incluso si sabemos que será temporal y que nos traerá grandes beneficios. Tendemos a huir de todo aquello que sabemos que va a doler o que no vamos a disfrutar. Pero generalmente son esas las opciones que nos traerán mayor felicidad en el futuro.

Y no se trata de que siempre sean resoluciones grandes. Puede parecernos complicado decidir entre cosas más sencillas como elegir qué desayunar, ir al dentista, caminar o tomar el auto, etcétera. Es muy común que optemos por lo más fácil y cómodo. Pero si siempre nos guiamos por lo que nos parece sencillo, tal vez en el futuro encontremos que no es lo que nos va a dar felicidad a largo plazo.

¿Cómo tomamos decisiones?

Cuando vamos a tomar una decisión, existe todo un proceso detrás que a veces puede ser muy rápido y casi en automático. Sin embargo otras veces puede demorarse en alguno de los puntos. Este proceso lo dividen en diferentes pasos. Estos pasos muestran ese desarrollo que se lleva a cabo en nuestro cerebro.

El proceso de toma de decisiones:

De forma muy simplificada sería algo así:

  • Identificar el problema. Es el primer momento que nos lleva a decidir. Algo pasa y necesitamos resolverlo. Por ejemplo, «Tengo hambre».
  • Análisis de las causas. Pensamos en qué ocasionó el problema. Siguiendo con el ejemplo; «no he comido nada desde hace 7 horas».
  • Evaluar las alternativas. Consideramos diferentes opciones para solucionar la cuestión. «Me espero, compro comida, llego rápido a mi casa a cocinar algo, le pido a alguien que me traiga algo…». Muchas veces esas opciones tienen otras opciones y consecuencias. Analizarlas es lo que nos llevará a saber mejor qué es más conveniente. «Si me espero no voy a concentrarme. Si compro comida, ¿qué compro?, ¿cuánto dinero tengo para comprar?. Si cocino en casa, ¿qué opciones tengo?, ¿cuánto tiempo me tomará?. Si pido a alguien que me traiga algo, ¿quién puede hacerlo?, ¿lo va a comprar o a hacer?…».
  • Selección de la mejor alternativa. Es el momento en que decidimos lo que creemos que será mejor para nosotros en ese momento. Considerando los diferentes obstáculos que cada opción pueda tener. «Compraré algo económico y rápido en la cafetería de aquí cerca, es lo más rápido y menos complicado».
  • Aplicar la decisión. Hasta el momento en que convertimos en acciones las decisiones, podemos cambiar de opinión o encontrar alternativas. En el caso del ejemplo hasta el momento en que no vaya a la cafetería y elija aquello que compraré, aún puedo cambiar de opinión y tomar otra decisión.

Por supuesto hay decisiones mucho más complicadas que decidir qué comer cuando tenemos hambre, pero el proceso es más o menos el mismo.

¿Cómo saber que la decisión que tomé es la correcta?

Es normal que nos preguntemos cómo tomar decisiones difíciles. Primero que nada debemos saber que necesitamos tener un camino claro. Saber qué es lo que queremos, hacia donde nos dirigimos. Habiendo definido eso, sabremos que vamos por buen camino cuando seamos conscientes de que aunque hoy duela, en el futuro vamos a estar mejor. Si lo que elegimos hoy nos parece complicado, pero sabemos que a largo plazo nos va a acercar a lo que deseamos, entonces sabremos que vale la pena.

En todos los casos, sea algo sencillo o complicado. existe la posibilidad de equivocarnos. Es parte de tomar decisiones aprender a vivir con las consecuencias. Pero como dice Dr. Phil; «a veces tomas la decisión correcta, a veces haces que la decisión sea correcta». Eso no quiere decir que tomemos todo a la ligera y no reflexionemos. Sino que aún si después de elegir nos damos cuenta que habría sido mejor actuar de otra forma, lo importante es asumir las consecuencias y decidir ahora qué haremos.

Esperamos que hayas encontrado información útil para ayudarte en tu toma de decisiones. Si quieres ahondar en el tema te invitamos a que escuches el capítulo completo «¿Cómo tomar decisiones?» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos» con la Dra. Blanca Almeida. Recuerda también que en Radio Claret América tenemos muchos Podcasts disponibles para ti. Porque siempre podemos trabajar para ser mejores.

¿Cómo dejar de ser perfeccionista?

Muchas veces se menciona el perfeccionismo como una virtud. Pero detrás de una persona perfeccionista existen muchas inseguridades, presión, frustración e intolerancia. Así que más que ser una virtud es un defecto que nos puede poner una carga innecesaria en nosotros. En el capítulo «¿Cómo dejar de ser perfeccionista» del Podcast «Solo para ti», la Dra. Lucy Serrano nos habla de esto. Además de darnos algunos tips para poder superar este defecto, sin irnos al otro extremo.

¿Qué es ser perfeccionista y por qué dejar de serlo?

Por definición una persona perfeccionista es alguien que tiene a buscar la perfección en las cosas que hace. Por eso tiende a intentar mejorarlo indefinidamente, sin considerar nunca que acabó. Y ¿qué tendría de malo ser así? Pues que la perfección es algo que como seres humanos no podemos alcanzar. Ponernos la presión de serlo, únicamente nos deja sintiendo que no somos lo suficientemente buenos. Porque nos estamos poniendo parámetros demasiado altos, generalmente imposibles de lograr. Sentirnos insatisfechos siempre con lo que hacemos nos vuelve personas muy demandantes. Con nosotros y con quienes nos rodean. Pudiendo caer en una neurosis y desarrollar trastornos nerviosos que pueden ser muy difíciles de superar. Dejar de ser perfeccionista no es una tarea fácil, pero es posible lograrlo si tenemos la disposición y nos hacemos de herramientas para lograrlo dependiendo el grado en el que nos encontremos.

¿Qué hacer para dejar de ser perfeccionista?

Una de las técnicas que debemos utilizar es la de relativizar. Darnos cuenta de que nos hemos puesto etiquetas a nosotros mismos. Para poder quitarnos esas etiquetas es importante que nos analicemos y nos hagamos algunas preguntas. Por ejemplo si creemos que somos torpes porque no somos hábiles con las manos, podemos preguntarnos:
  • ¿Soy torpe para todo? No. Soy torpe para algunas cosas y hábil en otras.
  • ¿Soy torpe todo el tiempo? No. Tal vez me pasa cuando estoy nervioso o me siento presionado.
  • ¿Deseo invertir mucho tiempo para mejorar las cosas en las que soy torpe? Tal vez para algunas sí, para algunas no. Habrá cosas que no sean tan importantes para nosotros y podamos vivir sin dominarlas.
Eso nos ayuda a poner en perspectiva nuestros talentos. Comprender que no necesitamos ser buenos en todo. Que está bien. Todas las personas somos diferentes y tenemos diferentes habilidades. Eso es parte de lo que nos hace únicos. Podemos aprovechar nuestras virtudes y, si queremos, mejorar en lo que no es nuestro fuerte. Pero siempre siendo compasivos con nosotros mismos. Aceptando que nadie puede ser bueno en todo.

Ser auténticos

Ser auténticos Es importante encontrar un punto medio. Ningún extremo es bueno. Por eso tampoco debemos caer en la mediocridad. Una de las formas para dejar de ser perfeccionistas es buscar la autenticidad. Ser auténticos. Esto significa dar lo mejor de nosotros mismos sin estar pendientes de la aprobación ajena. Reconocernos humanos y que como humanos vamos a tener días buenos y malos. Y que eso va a interferir en nuestro ánimo y nuestra capacidad de lograr las cosas. Recordar siempre que tenemos virtudes y defectos, errores y aciertos. Aceptar todo lo que somos y podemos dar. Saber decir no cuando es necesario. No aceptar compromisos más allá de nuestras posibilidades y capacidades. Ser congruentes. A veces por intentar ser buenas gentes no somos sinceros. Conforme eres más auténtico consigues más paz interior porque estás siendo realmente tú. Ser auténtico puede sonar como algo muy sencillo de conseguir. Pero la mayoría de las personas no lo somos. Pues para lograrlo necesitamos trabajar nuestra autoestima y dejar de lado lo que los demás piense u opinen de nosotros. Se requiere mucho valor para mostrarnos tal y como somos. Para seguir nuestro corazón. Lograr ser auténtico es algo que se consigue trabajando en nosotros mismos todos los días.

Renombremos las cosas

Cuando somos perfeccionistas tendemos a tener pensamientos muy tóxicos si no logramos que todo salga como esperábamos. Solemos decirnos cosas como que somos fracasados, que no servimos para nada. Nos recalcamos nuestros defectos haciéndolos más grandes. Eso es una consecuencia de la presión que ponemos en nosotros mismos. Podemos intentar renombrar. En ocasiones el sentimiento que tenemos depende del título que le pongamos a las cosas. Si en lugar de ver las equivocaciones como errores las vemos como experiencias, como aprendizajes, entonces nos damos la oportunidad de aprender de ellas. Buscando así mejor en lugar de castigarnos. Cada vez que las cosas salgan diferente a como lo esperábamos, intentemos hacernos estas preguntas:
  • ¿Qué aprendí de esta experiencia?
  • ¿Me enseñó algo la vida con esto?
  • ¿Qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  • ¿Qué modificaciones son necesarias para que ahora las cosas me salgan de una mejor manera?
Eso nos puede ayudar a tener una perspectiva diferente.

Entonces, ¿es malo ser aunque sea un poco perfeccionista?

No hay tal cosa como «un poco perfeccionista». Es del tipo de cosas que lo eres o no lo eres. Tal vez lo confundimos con ser una persona que intenta mejorar constantemente. Que siempre busca un aprendizaje, que desea superarse y ser una mejor persona. En ese caso, es totalmente válido y aceptable. Todos deberíamos tener siempre amor por aprender y ser mejores. Sin llegar al extremo de ponernos expectativas inalcanzables. Encontremos el equilibrio que nos ayude a lograr la felicidad que merecemos. Esperamos que hayas aprendido cosas útiles para tu vida. Si quieres ahondar un poco más en el tema, recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te invitamos a escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque para crecer, necesitamos nutrirnos con cosas positivas todos los días.    

Programación Neurolingüística o PNL

La mente es un arma muy poderosa. Nos puede ayudar a mejorar nuestra vida e incluso afectarnos. El día de hoy hablaremos del capítulo «Programación Neurolingüística» del Podcast «La llave del éxito en tu hogar», con Los Licenciados Edith Bravo y Leopoldo Franco. Quienes nos explican un poco acerca de cómo funciona la programación de nuestra mente. Cuando hemos pasado por situaciones muy difíciles o nos hemos acostumbrado a pensar de una forma determinada, puede ser muy difícil cambiar nuestros pensamientos. Pero es difícil lograr un cambio verdadero en nuestras vidas si no comenzamos desde nuestro interior. Si te interesa conocer más del tema, te invitamos a que continúes leyendo.

¿Qué es la Programación Neurolingüística?

Se dice mucho que el cerebro es como una computadora maravillosa que se encarga de controlar el funcionamiento de todo nuestro cuerpo. Así como de dirigir nuestras acciones y, de alguna forma, controlar nuestras vidas. Nuestro cerebro procesa toda la información que le llega. Desde el pensamiento, las palabras, la postura corporal, etc. Reacciona en base a esa información y guarda patrones. Que podrá ir repitiendo a lo largo de nuestras vidas. Al igual que una computadora, nuestras mentes han sido programadas. Mientras éramos niños y aprendíamos a desenvolvernos en la vida, nuestros padres, las personas involucradas en nuestra crianza, las situaciones y hasta sus consecuencias, fueron «insertando programas» en nosotros. Que definen en gran parte cómo es que entendemos el mundo y reaccionamos a él. La Programación Neurolingüística es la ciencia que estudia el comportamiento del ser humano. Basándose en la comprensión de la individualidad de cada uno. Entendiendo la importancia y el impacto que tienen en nuestras vidas la comunicación interna y externa. Se dedica a aprender a comunicarnos de manera más profesional, directa, consciente, eficaz y efectiva. Es decir que, de alguna forma, nos muestra cómo puede cambiar nuestra vida al momento de «reprogramar» nuestros pensamientos.

Comunicación interna

Comunicación interna Todos tenemos un monólogo interno. Es decir diálogos que tenemos con nosotros mismos. Pensamientos que nos ayudan a reflexionar, juzgar, comparar y tomar decisiones basados en lo que creemos mejor. Es toda esa interacción que tenemos dentro de nuestras mentes y que podemos decidir externar con palabras o no.

Comunicación externa

Se refiere a todo eso que comunicamos a los demás a través de los distintos tipos de lenguaje. Ya sea a través de nuestras palabras, nuestros gestos, postura corporal, imagen, etc. Quiere decir que la comunicación externa es el reflejo de todo aquello que pensamos. Muchas personas piensan que todo lo que está dentro de sus mentes es privado siempre y cuando decidan no hablar de ello a los demás. Pero olvidamos que la comunicación humana va mucho más allá de las palabras. Es decir, que a veces, aunque decidamos guardarnos algunos pensamientos, los estaremos reflejando a través de nuestras expresiones, nuestra postura corporal, la forma en que nos vestimos, muecas, tono de voz, etc.

¿Para qué me puede servir la Programación Neurolingüística?

Pues bien, si nuestra comunicación externa es lo que proyectamos a los demás y es un reflejo de nuestra comunicación interna, el aprender a controlar nuestros pensamientos generará un cambio. Es común que cuando nuestras vidas no van como nosotros quisiéramos, busquemos culpables en todas partes, excepto en nosotros mismos. Y si bien es cierto que hay miles de circunstancias fuera de nuestro control, somos nosotros los únicos responsables de cómo tomamos cada circunstancia y qué hacemos para cambiarla o aceptarla. La Programación Neurolingüística busca que seamos conscientes de la importancia de nuestros pensamientos y cómo se pueden reflejar en nuestras vidas. Para que de esa forma comencemos a lograr cambios que nos ayuden a mejorar y lograr la mejor versión de nosotros mismos.

¿Cómo puedo comenzar?

Como en todas las ciencias podemos encontrar expertos que nos ayuden y nos guíen para lograr mayores avances. Sin embargo si queremos iniciar por nuestra cuenta, podemos iniciar con las siguientes recomendaciones:
  • Hacer consciencia del momento en el que nuestra mente está teniendo un pensamiento o sentimiento negativo. O sea un pensamiento o sentimiento en contra nuestra o de alguien más.
  • Debemos aprender por nosotros mismos cómo parar ese pensamiento o sentimiento.
    • Podemos utilizar un estado separador. Es decir, cambiar la actividad que estamos realizando por alguna que nos produzca otro sentimiento, para así lograr frenar ese pensamiento.
    • Cada vez que llega un pensamiento o sentimiento que quiere dañar nuestra vida. Podemos intentar ejercicios espirituales, de meditación, de conexión con la naturaleza y con nosotros mismos. Recordemos que cada uno es diferente, pero conectar con esa fuente mayor a nosotros mismos, sea cual sea nuestra creencia, siempre nos va a ayudar. Todos tenemos algún tipo de espiritualidad.
    • Intenta experimentar diferentes formas que te ayuden a frenar los pensamientos y sentimientos negativos. Sé paciente. Cada uno de nosotros tiene una forma diferente de lograr las cosas.
  • Aprender a perdonarnos a nosotros mismos. Eso nos ayudará a perdonar a los demás y vivir en paz. El perdón ayuda a frenar los castigos y culpas. Para comenzar a disfrutar el amor y la paz de la que podemos estar rodeados.
  • Recordar siempre que constantemente proyectemos nuestros pensamientos y sentimientos. Intenta tener el tipo de pensamientos que se refleje en cosas buenas en tu vida.
Esperamos que hayas aprendido algo nuevo. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te recomendamos escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque todo cambio en nuestras vidas se logra con constancia y dedicación.

Ángeles en nuestras vidas

Cuando hablamos de ángeles solemos imaginar a esos seres alados con aureola que tocan el arpa sobre una nube. Pero a lo largo de nuestra vida nos topamos con ángeles. Estamos rodeados de ellos. Por eso el día de hoy hablaremos del capítulo «Ángeles en nuestras vidas». Del Podcast «Escucha la voz de tu alma» con la Coach de vida Norma Lua. En este capítulo, Norma Lua nos comparte la importancia de estos ángeles. La función que pueden tener en nuestras vidas y por qué es importante que seamos conscientes de que existen. Además del valor que pueden tener para que consigamos descubrir y lograr nuestra misión.

¿Quiénes son estos ángeles en nuestras vidas?

Son esas personas que vienen a traernos algo que nos va a ayudar a mejorar. A crecer como personas. Ya sea que nos apoyen, nos brinden protección, nos asistan en momentos difíciles. O también personas por las cuales logramos aprender lecciones. Gracias a esas lecciones podemos desarrollarnos y ser mejores cada día. Todos hemos tenido ángeles que llegan a nuestras vidas en el momento justo. Y también que salen de ellas cuando es necesario. A veces nos duele tener que dejarlos ir. Pero es necesario recordar que todas las personas que entran a nuestra vida tienen una misión en ella. En el momento que se cumple, debemos aceptarlo y dejarlas ir.

Personas a las que les gusta ayudar

Personas que son ángeles sin saberlo Difícilmente alguien a quien le gusta ayudar se referiría a sí mismo como ángel. Pero esas personas se convierten en los ángeles en las vidas de otras personas. Al brindarles sus servicios pueden tener un gran impacto en más de una persona. Debemos saber que no todos seremos buenos ayudando de la misma forma. Por ejemplo:
  • Habrá a quien le interese ayudar donando sangre
  • Quien le den fobia las agujas y no podrá ayudar de la misma manera. Pero tal vez esa persona hace voluntariado en un comedor público.
  • Otro tal vez no tendrá tiempo para ir a hacer labores sociales, pero apoyará con donaciones monetarias que también son importantes.
  • Otro tal vez lo hará brindando su apoyo emocional a quienes lo necesiten.
  • Alguien más tal vez buscará ayudar por medio de hacer arte.
También existen personas que convierten su profesión en una forma ayudar a los demás. Por lo general son aquellos que tienen una vocación de servicio y que deciden dedicarle su vida a ayudar. Por ejemplo:
  • Profesores
  • Médicos
  • Enfermeras
  • Abogados
  • Trabajadores sociales
  • Psicólogos
  • Artistas…
Y la lista podría seguir. Porque siempre habrá formas de influir positivamente en el mundo. Existen mil y un formas de ayudar a otras personas. Por supuesto que no todos los profesores, médicos, enfermeras, etcétera. Se dedican a eso por amor a ayudar. Existe todo tipo de motivos para elegir cualquier profesión. Pero es importante que reconozcamos todas las buenas acciones que se realizan alrededor del mundo y aprendamos de ellas. No tanto para dar reconocimiento, como para ser conscientes de toda la bondad de la que estamos rodeados y aprender de ella.

¿También yo puedo ser un ángel en la vida de los demás?

Tal vez ya lo has sido y no te has dado cuenta. En realidad no necesitamos grandes gestos. Nos convertimos en ángeles en la vida de los demás cuando de alguna forma los ayudamos. No solamente con servicios, también cuando contribuimos a que encuentren y cumplan su misión. Que de alguna forma nuestro paso por sus vidas les ha enseñado una lección o ha influido en sus vidas de alguna forma. Así que para ser ángeles no necesariamente tenemos que hacerlo conscientemente. Volviendo a los ejemplos anteriores. Tal vez habrá un Médico que estudió para ser Cirujano Plástico que eligió esa carrera por la remuneración económica que puede presentar. Su motivo es tan válido como cualquier otro. Pero si llega a la vida de una persona que necesita una cirugía con urgencia, puede convertirse en su ángel. Aún si su intención no era esa, de alguna forma sus acciones tuvieron un impacto que generó un cambio en la vida de alguien más.

Y quienes nos dan lecciones negativas, ¿también son ángeles?

Tal vez no nos referiríamos a ellos como ángeles, pues solemos asociar esa palabra a algo positivo. Pero de alguna forma son espíritus que nos ayudan a aprender algo. Puede que no siempre nos guste la forma en que la vida nos orilla aprender, pero lo importante es rescatar el aprendizaje y perdonar y dejar ir todo aquello que nos pudo hacer daño. Recuerda que somos el resultado de la influencia de por lo menos cientas de personas en nuestras vidas. Somos lo que somos y estamos donde estamos gracias a ellos. Esperamos que hayas encontrado información útil y que te invitara a reflexionar. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo y también los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque podemos encontrar lecciones en todas partes.