¿Es amor o dependencia emocional?

Dice la canción que todos sabemos querer, pero pocos sabemos amar. Pero, ¿sabemos la diferencia entre el amor y la dependencia emocional? Por eso el Lic. Rafa Salomón nos habla de esto en el capítulo «¿Es amor o dependencia?» del Podcast «Amar, vivir y sentir». A veces creemos que amamos a alguien porque estamos dispuestos a dar todo por esa persona, cuando en realidad caemos en una dependencia afectiva.

¿Cómo aprendemos amor o dependencia?

Como la gran mayoría de los problemas emocionales, podemos encontrar su raíz en la infancia. En ocasiones desde pequeños se nos acostumbra a no tomar nuestras propias decisiones, a que nos resuelvan los problemas. Por eso al crecer esperamos que sea igual con nuestra pareja. Para identificar qué es lo que aprendimos desde la chicos, es necesario analizar cómo fue la parte afectiva en nuestra niñez. ¿Tus padres respetaban tus decisiones? ¿Te imponían?¿O te ignoraban? Si de niño nunca te permitieron decidir, muy seguramente crecerás esperando que todos decidan por ti y estarás sujeto a que lo hagan. También si no se te tomó en cuenta, si se te ignoró podrás desarrollar una dependencia a otra persona. Pues en el momento en que alguien te ponga atención vas a volcar todas tus atenciones en esa persona. Y es entonces que emocionalmente sentirás que necesitas de ella.

¿Por qué es importante identificar si es amor o dependencia emocional?

Una relación dependiente no es una relación feliz. Quienes dependen emocionalmente de otros son personas con una baja autoestima. Llegan a tener arranques de celos muy grandes. Su amor no construye. Son capaces de herir físicamente a la persona a quien dicen amar. Entregan todo, a veces más de lo que es sano y lo hacen por los motivos equivocados. El amor debe entenderse, cuidarse, alimentarse. Descubrir que eres una persona dependiente emocional o que estás con una persona dependiente, te va a ayudar a mejorar. A buscar relaciones más sólidas y te va a permitir trabajar en los aspectos de tu personalidad que necesitan ser trabajados. Así como apoyar a tu pareja para que trabaje en sí misma. Y así ambos podrán avanzar de una forma más saludable en sus relaciones. Relación dependiente

¿Cuáles son las características de una persona dependiente emocional?

  • Sienten que dan más que la otra persona. Tienen la sensación de que siempre están dando y no reciben de vuelta lo que dan. El amor no se exige, simplemente se da. El amor es libertad.
  • Entiende el amor como sufrimiento. La misma cultura propicia este pensamiento de creer que amar es sufrir y que sufran por ti. La realidad es que el amor no se trata de eso. No asumes la responsabilidad de tus emociones.
  • Tendencia a infravalorarse. Creen que no valen suficiente. No están preparados para cambiar. Se ven como lo peor y por eso creen que no los aman como ellos quieren que lo hagan.
  • Los conflictos son continuos. Constantemente hay peleas en la pareja. La mayoría de estos son consecuencia del miedo al abandono o al rechazo. El miedo provoca discusiones y tras la discusión el sentimiento de culpa. Eso provoca en la persona agotamiento y desesperanza. Tienen tendencia a imaginar situaciones no reales donde ellos siempre son las víctimas del desamor.
  • Se rodean de personas conflictivas. Se rodean de personas con problemas
  • Tienden a ayudar a quienes necesitan ayuda para sentir que de esa forma merecen amor. Lejos de sentirse bien, con el tiempo ven esta ayuda como una obligación y termina convirtiéndose en un malestar más.
  • Pretenden cambiar a los demás. Les dicen a los demás cómo tienen que ser para ser felices desde su punto de vista. Quien te ame no intentará cambiarte. Si una persona está intentando cambiarte constantemente, entonces no te está aceptando.
  • Siempre se sienten solos e incomprendidos. Independientemente de si están acompañados o no,
  • Necesitan tener pareja. No son capaces de reorganizar su vida sin nadie. Sienten miedo, tristeza, desamparo, desconfianza y esperan llenarlo con otra persona.

¿Qué hacer si estoy en una relación así?

Cuando estamos en el proceso de enamoramiento tal vez no nos demos cuenta de estas características, pero tarde o temprano nos sentiremos asfixiados o poco cómodos dentro de la relación. Por eso es importante siempre prestar atención a las señales. Cuando una persona es dependiente emocional es muy difícil trabajarlo, especialmente para la persona que no lo es. Pues sin importar cuanto esfuerzo ponga, quien es dependiente necesita querer trabajar y cambiar. Es muy difícil lograr esto, pues no se hace responsable de sus acciones. Para ayudar a esta persona primero se tiene que ayudar a que asuma la responsabilidad en todos los aspectos de su vida. Necesitamos ayudarle a empezar a trabajar en nuestra autoestima. Es importante que obtenga ayuda terapéutica, pues alguien especializado en esto puede darle herramientas muy útiles para dejar de necesitar la validación de otras personas. Esperamos que hayas podido reflexionar con nosotros acerca de las diferencias entre lo que es amor o dependencia emocional. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo para tomar más tips del Lic. Rafa Salomón. De igual forma te invitamos a escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque todos los días son una nueva oportunidad de mejorar.  

Los lenguajes del amor según Gary Chapman

«Hay una sola felicidad en la vida: amar y ser amado». O al menos eso dijo la escritora Amantine. Pero, ¿en realidad nos damos cuenta cuando somos amados? El día de hoy hablaremos del capítulo «Los lenguajes del amor» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos» con la Dra. Blanca Almeida. Seguramente muchas veces haz escuchado que todos tenemos diferentes formas de demostrar nuestro amor. Pues precisamente de esas diferentes formas es que nos habla hoy la Doctora. Y nos da algunos consejos para lograr sincronizarnos con nuestra pareja.

¿De dónde vienen los diferentes lenguajes del amor?

Todos queremos ser amados por otras personas. Cuando somos pequeños, buscamos el amor de nuestros padres. Puede ser que nos lo demuestren con regalos, con palabras de aliento, con cuidados. Es en estas diferentes formas de demostrar su cariño que comenzamos a sentirnos amados cuando alguien hace tal o cual cosa. Al igual que muchas otras cosas, nuestro lenguaje de amor viene de ahí, de la infancia. Cuando crecemos, entonces buscamos la compañía de una pareja que nos haga sentir que nosotros valemos la pena. Es satisfactorio estar con una persona que nos valore y a quien valoremos. Pero muchas veces nos topamos con que nuestra pareja no expresa su amor de la forma en que estamos acostumbrados a recibirlo. Esto puede traer confusiones y hasta malos entendidos.

¿Cuáles son los 5 lenguajes del amor según Gary Chapman?

Según Gary Chapman, existen 5 diferentes lenguajes para manifestar lo que sentimos por los demás. Él plantea que cada uno de nosotros nos identificamos más con uno de ellos y es al que le damos mayor importancia. Necesitamos identificar cual es el que nosotros utilizamos y cuál es el que usa nuestra pareja para aprender a estar en la misma sintonía. Estos 5 lenguajes que menciona son los siguientes:

Amar a través del servicio

Son personas que constantemente están viendo por el bienestar de quienes aman. Están siempre pendientes de cubrir las necesidades de ellos y su idea de amar se manifiesta en el bienestar de su pareja.

Amor a través del ofrecimiento de regalos

Esto no quiere decir que sean personas superficiales. Son personas a las que les gusta demostrar su amor por medio de detalles. Pueden ser grandes o pequeños, pero lo importante es que desde su punto de vista el amor se manifiesta a través de regalos o cosas que demuestren que se acordaron de la persona a quien aman. Esa es su forma de decir que piensan en ti.

El amor en tiempo de calidad

Son personas que piensan que lo más importante es el tiempo que se pase juntos. Sienten que cuando están con una persona tienen que ponerle toda la atención a quien quieren. Su idea de amar se traduce en  el tiempo y la calidad de tiempo que pasan con su pareja.

Amor a través del contacto físico

Lenguaje del amor a través del contacto físico Son personas cálidas que manifiestan el amor al darle la mano a su pareja, abrazarla, besarla, acariciar su cabello… Constantemente se acercan a las personas que quieren. Tienen la necesidad de estar tocando a los demás. Puede o no terminar en las relaciones sexuales, no necesariamente va ligado. Su idea de amor se manifiesta a través de las expresiones físicas.

Amor a través de las palabras

Personas que tienen la necesidad de demostrar su amor y nutrirlo con las palabras de amor y reconocimiento. Decir constantemente “te amo”, “estoy orgulloso de ti”, “te ves muy bien”… Para ellos la forma de demostrar el amor es por medio de las palabras y lo que se dice es tan o más importante que lo que se hace.

¿Cuáles son los lenguajes del amor tuyo y de tu pareja?

Es importante recalcar que si nosotros usamos un lenguaje de amor no significa que quien use otro está mal. Pasa lo mismo que con cualquier idioma. Simplemente son diferentes. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Sin embargo siempre podemos encontrar formas de entendernos si aceptamos estas diferencias y trabajamos en ellas. Es necesario que aprendamos a comunicarnos con nuestra pareja dentro de nuestros diferentes lenguajes para evitar malos entendidos.

No siento que mi pareja me demuestre su amor

Tal vez alguna vez hemos sentido que nuestra pareja no nos ama o que no lo demuestra. Pero, ¿y si sólo no nos demuestra su amor como queremos que lo haga? Puede ser simplemente que está hablando en otro lenguaje diferente al nuestro. Algunas frases que mostrarían un ejemplo de eso podrían ser:
  • “No quiero que me des regalos, no trates de comprarme. Quiero pasar tiempo contigo”. Habla de una persona que refleja su amor con el tiempo de calidad y seguramente su pareja es alguien de ofrecimiento de regalos y detalles. Puede pensar que la están tratando de comprar cuando en realidad no está entendiendo el lenguaje de su pareja.
  • “Estás pendiente de mis necesidades, pero no reconoces mis logros. No me amas”. Esta persona necesita estas palabras de reconocimiento porque son su forma de dar amor y su pareja les está dando un lenguaje de servicio.
¿Puedes pensar en alguna ocasión en la que hayas sentido algo parecido?

5 pasos para sincronizar estos lenguajes:

Y como lo más importante en una relación es aprender a mediar las diferencias, la Dra. Blanca Almeida nos da los siguientes consejos para sincronizarnos con nuestra pareja:
  • Piensa, ¿cuál es la forma en que yo expreso mi amor?
  • Ahora analiza, ¿cuál es el lenguaje de amor de tu pareja?
  • Trata de manifestar tu amor en el lenguaje de tu pareja. Aunque tu forma de amar sea otra, es necesario que intentes “hablar el mismo idioma”. De esta forma tu pareja puede sentir tu amor de la forma en que lo entiende mejor.
  • Aprender a pedir cómo deseas que te amen. Si tú ya sabes que tu lenguaje de amor son las caricias, pídele a tu pareja que te abrace, que te apapache, que te demuestre el amor en la forma como te gusta. Dile que con eso te sientes más amado(a). Lleguen a un acuerdo, ambas partes pueden ceder un poco y encontrarse en el medio.
  • Abre tu mente para recibir el amor de tu pareja en su propio lenguaje. Aprende a apreciar que «te hable en su idioma». No te limites. Todas las formas de amar son válidas y estar dispuestos a probar cosas nuevas solo hará que crezca nuestra forma de expresarnos.
Esperamos que hayas encontrado consejos útiles para comunicarte mejor con tu pareja y entender las diferentes formas en que podemos expresar nuestro amor. Recuerda que puedes escuchar el episodio completo así como los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque la mejor forma de mejorar nuestras relaciones es empezando desde nosotros.  

Dobles mensajes, ¿qué es el doble vínculo?

Dicen que los seres humanos somos seres contradictorios. Pero ¿por qué damos mensajes opuestos? El día de hoy hablaremos acerca del capítulo «Dobles mensajes» en el Podcast «Solo para ti» de la Dra. Lucy Serrano. En el que nos habla precisamente de las contradicciones que podemos mostrar en nuestras relaciones de pareja.

¿Qué son los dobles mensajes?

Un doble mensaje son señales verbales, visuales, actitudes o acciones, que son contradictorias. Puede darse ya sea por ambigüedad, que es algo que puede entenderse de varias formas o por falta de coherencia, es decir que no hay una relación lógica entre una acción o la otra. Si alguna vez has pensado que tu pareja te dice algo y hace lo opuesto, entonces te está dando dobles mensajes. Cuando recibimos estas señales opuestas nos desconcertamos, porque no alcanzamos a entender lo que la otra persona quiere decir. Puede afectar nuestra autoestima y nuestra seguridad en la relación.

La manipulación y los dobles mensajes

Muchas personas utilizan los dobles mensajes para manipular a su pareja. Es común escuchar acerca de quienes se jactan de «traer locos (o locas)» a sus parejas. Y tal vez no estén equivocados. Utilizan técnicas de manipulación como decirle a alguien que lo quieren para después desaparecer. Lo que ahora conocemos como «ghosting». En casos más graves pueden aplicar cosas como el «gaslighting». Que es un término proveniente de la película «Gaslight». Es una técnica de manipulación muy sutil en la que la persona que la lleva a cabo hace dudar a quien la recibe sobre su propia realidad y la percepción de la misma. Una de las principales herramientas del gaslight es el doble vínculo o dobles mensajes.

¿Qué es el doble vínculo?

doble vínculo Esta teoría psicológica fue postulada por Gregory Bateson a mediados de los 50’s para intentar explicar las causas de la esquizofrenia. Si bien fue rechazada para explicar esta enfermedad, se utilizó como base para mostrar la importancia que tiene emocionalmente el ser claros al comunicarnos. En la actualidad se utiliza para explicar la postura en la que se encuentra una persona que recibe dobles mensajes. Pues al no recibir información clara podemos encontrarnos siempre en duda y no saber qué hacer con las señales que recibimos.

No eres tú, soy yo

No necesariamente alguien que utiliza el doble vínculo es una persona hipócrita, manipuladora o mala. Puede ser también que sea una persona inmadura, que refleje sus propios traumas, que no sea asertiva, que sea indecisa, con falta de autoestima, etc. Muchas veces son patrones que aprendimos desde pequeños y comenzamos a seguir. Si nuestros padres siempre nos dieron dobles mensajes podemos pensar que es la forma correcta de comunicarnos, O que nuestra propia inseguridad, consecuencia de problemas internos, no nos permita ser abiertos con los demás por miedo a salir lastimados. También existe la posibilidad de que no sepamos cómo decirle algo a una persona sin lastimar sus sentimientos y al intentar «protegerla» podemos caer en dar mensajes contradictorios que le causen más daño que si claramente decimos lo que pensamos.

¿Qué hago si mi pareja no es clara y me confunde?

Es difícil entender cómo reaccionar cuando nuestra pareja manda señales contradictorias. Sin embargo es importante que siempre pongamos como prioridad nuestra salud emocional. Por eso te recomendamos estas tres cosas:  
  • Siempre cree la porción negativa. Si tu pareja te dice «te amo mucho, pero…», cree lo que viene después del “pero”. A veces, en nuestro deseo de tener esperanza, nos centramos en lo que nos dicen que nos hace sentir bien y dejamos de lado las cosas negativas que nos han dicho.
  • No trates de dialogar. Si tu pareja te dice que esta confundido(a), no intentes que te explique las cosas. Al final terminarás compartiendo su confusión.
  • Establece límites. No le pongas las cosas fáciles. No te sientes a esperar a que aclare sus dudas y siempre, SIEMPRE, prioriza tu salud mental. Por más qué amemos a una persona, nuestra vida no puede girar en torno a alguien más.
Por último, la Dra. Lucy Serrano nos recomienda ver el video «Las 10 etapas de las relaciones» que puede ayudarnos a entender en qué etapa estamos y si necesitamos buscar ayuda externa.

¿Y si soy yo quien da señales contrarias?

Si al leer esto te has dado cuenta que tú, por algún motivo, eres quien da mensajes dobles, acabas de dar el primer paso. Que es reconocer el error. Si es así intenta identificar la causa de que no seas claro en tus señales. ¿Es por inseguridad? ¿crees que estás protegiendo a tu pareja? ¿crees que es la mejor forma de que tu pareja se quede contigo? ¿estás confundido? Una vez que hayas detectado el motivo de tu forma de actuar será más fácil comenzar un cambio. Intenta ser claro en tus mensajes. Di lo que piensas de forma clara. Esto no quiere decir que seas duro o grosero, pero si la verdad es dolorosa para tu pareja, será aún más doloroso si le das más vueltas. Cuando te encuentres confundido, no lo digas. Busca ayuda y cuando tengas todo claro, toma una decisión. Trabaja cada día para ser coherente entre lo que dices y cómo actúas. Esperamos que hayas aprendido algo nuevo y como siempre te invitamos a que escuches el episodio completo para que encuentres más reflexiones acerca del tema. También recuerda que tenemos muchos otros Podcasts para ti que pueden ayudarte en tu desarrollo emocional. Porque mejorar como personas sólo se logra trabajado en nosotros mismos todos los días.

Cómo solucionar conflictos

Albert Einstein dijo alguna vez que “no podemos resolver un problema pensando de la misma forma que cuando lo creamos”. Hace unas semanas hablamos acerca de ¿cómo solucionar un conflicto? y hoy los Licenciados Edith Bravo y Leopoldo Franco continúan este extenso tema y nos dan algunos tips en el episodio “Estrategias para solucionar conflictos” del Podcast “La llave del éxito en tu hogar”. Nuestra vida gira en torno de seis aspectos: El aspecto de la salud, familiar, laboral, económico, social y espiritual. Cuando uno de esos aspectos se altera la consecuencia es inevitable. Y como efecto dominó comienza a repercutir en los demás. Es por eso que todo conflicto no resuelto genera una consecuencia en cada uno de nuestros aspectos de vida.

¿Qué estrategias puedo usar para solucionar conflictos de salud?                               

Primero que nada, tenemos que saber que la salud no es únicamente física. Sino que abarca también lo mental y emocional. Cuando vivimos en armonía nuestro entorno y nuestros pensamientos están en paz, podemos verlo reflejado en nuestro cuerpo. Cuando hay un conflicto; un pensamiento de indecisión empieza un malestar. Esta molestia genera una inconformidad. Entonces nuestras emociones se involucran y comenzamos a tener una falta de armonía en nuestra salud emocional. Los pensamientos y los sentamientos van tomados de la mano con la salud física. Si anidamos las emociones pueden tener consecuencias en nuestro cuerpo. Por eso te recomendamos:
  • Se consciente de los pensamientos que ocupan tu mente.
  • Aprende a dejar ir los pensamientos aprehensivos.
  • Sigue los consejos de tu médico de cabecera.
  • Fíjate metas para mejorar tanto tu alimentación como tu actividad física.
  • Realiza actividades que te ayuden a liberar estrés.
  • Cuida tu salud mental. Al igual que asistimos con un dentista cuando nos duele una muela, debemos asistir con un psicólogo cuando algo nos duele emocionalmente.
  • Si alguna enfermedad de aqueja, busca ayuda lo más pronto posible.
  • Apóyate en las personas que amas. Está bien pedir ayuda.

Estrategias para solucionar conflictos familiares

Los problemas familiares a veces son más complicados porque solucionarlos no siempre está en nosotros. Sin embargo pueden alterar completamente nuestra vida. De igual forma si alguno de los miembros de la familia se siente aquejado en cualquiera de los aspectos de su vida, va a repercutir al resto. Algunos consejos que puedes aplicar para resolver los problemas familiares son:
  • Acepta que vives con personas independientes, con un pensamiento individual.
  • Fomenta la comunicación entre todos los miembros de la familia.
  • Pasen tiempo de calidad juntos.
  • Creen juntos acuerdos para mejorar la convivencia.

¿Qué hacer con un conflicto laboral?

Conflicto laboral Los conflictos laborales pueden ser directamente con compañeros de trabajo al tener alguna situación con alguno de ellos. O también podría ser directamente con el empleo que desarrollamos. Cuando no amamos nuestro trabajo y vamos a la oficina con la carga mental desde que llegamos nos genera un conflicto interno. Si es tu caso puedes intentar las siguientes estrategias para solucionar conflictos laborales:
  • No tomar tan en serio las desavenencias con los compañeros de trabajo.
  • Aprender a separar nuestras emociones de nuestro trabajo lo más posible.
  • Entender que los demás no se van a comportar como quisiéramos.
  • Apliquemos el respeto y la responsabilidad de estar bien nosotros ante cualquier circunstancia que se presente.
  • Aprender a vivir deslindados de las conductas negativas de los demás.

Conflictos económicos

Uno de los principales aspectos que se relaciona a la economía es el aspecto laboral. Al no cuidar el trabajo que tenemos o no tener una fuente de ingresos. También nos ocurre cuando no programamos nuestros gastos e ingresos. Esto puede generar una intranquilidad, estrés, preocupación. Que afectarán nuestra salud, nuestras relaciones familiares y sociales, y hasta nuestra espiritualidad. Pues saber que no tenemos la solvencia para cumplir con nuestras necesidades es una carga bastante pesada. Por eso ayúdate con los siguientes consejos:
  • Crea una planeación financiera. Es determinante para tener paz y tranquilidad.
  • Organiza tu presupuesto. Puedes crear un cronograma de gastos fijos y variables y apégate a él lo más posible.
  • Intenta tener un fondo para emergencias.
  • No cedas ante las ganas de comprar cosas que no necesitas.
  • Cuida tu empleo y tu forma de ingresos. En caso de no tener alguno pon tu empeño en conseguirlo.
  • Habla con tu familia y amigos. Pueden apoyarte a recordarte por qué no es necesario hacer algún gasto.
  • Sé realista. Difícilmente podrás salir en un mes de una deuda que hayas generado en un largo tiempo.
  • Si ya lograste pagar tus deudas comienza a ahorrar.

Problemas en la vida social

La principal función de este aspecto es compartir un espacio de esparcimiento y recreación para el desarrollo del ser humano. Dependiendo la forma en que aprendamos a relacionarnos socialmente, siguiendo o no las leyes que rigen la sociedad, puede o no conducir a un conflicto. La convivencia social no es para violentar las leyes o traspasarlas, para ofender o agredir. Por eso te aconsejamos que:
  • Busques divertirte sanamente con tus amigos.
  • Piensa si en verdad tu círculo social influye postivamente en ti.
  • De igual forma piensa de qué forma influyes tú en tu círculo.
  • Busca actividades que te hagan crecer mental y espiritualmente.
  • Aprende a aceptar las diferencias entre los diferentes miembros.
  • Fomenta la comunicación.
  • Cortar lazos es sano. Si sientes que una persona no aporta nada positivo a tu vida o que hizo algo que hace que prefieras alejarte, está bien.
  • Perdona. Guardar rencor es más perjudicial para quien lo hace que para quien va dirigido.

¿Y los conflictos espirituales?

Por último hablaremos del aspecto espiritual. En nuestra opinión es el aspecto más importante. A veces dejamos de lado atender el área espiritual y no hacerlo va a repercutir en el resto de los aspectos. Sin importar nuestras creencias es necesario estar en paz espiritualmente. Eso nos ayuda a encontrar soluciones. Cuando nos sentimos conflictuados con la fuerza mayor en la que creemos, inevitablemente afecta todos los otros aspectos.
  • Acércate a personas que te aporten algo espiritualmente.
  • Date un tiempo cada día para meditar, orar o reflexionar.
  • Aprende a apreciar la grandeza de todo lo que nos rodea.
  • Conecta con la naturaleza. Ya sea por medio de convivir con animales o plantas.
  • Acude regularmente a espacios en los que se fomente el crecimiento espiritual. Ya sea misas, grupos o clases.
  • Lee textos que nutran tu espíritu.
Esperamos que hayas encontrado buenas estrategias para resolver conflictos. Te invitamos a que escuches el capítulo completo y recuerda que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ayudarte en tu crecimiento emocional. Porque el desarrollo emocional es el primer paso para cambiar nuestro entorno.

Cumplir compromisos; ¿qué es y cómo se logra?

Alguna vez leí que el compromiso es un acto, no una palabra. Cuántas veces no nos hemos topado con alguien (o hemos sido ese alguien) que promete mil cosas y al final no cumple. De poco o nada sirve la palabra de aquellos que no saben cumplirla, por el contrario cada vez que faltan a sus responsabilidades pierde más valor. La Coach de vida Norma Lua nos habla de esto en el capítulo «Cumplir compromisos» del Podcast «Escucha la voz de tu alma». Que nos invita a reflexionar acerca de la importancia de saber cumplir todo aquello con lo que nos comprometemos para lograr ser personas más exitosas.

Cumplir compromisos con nosotros mismos

Tal vez pensemos que la responsabilidad es primero a con los demás. Pero si no aprendemos a cumplirnos a nosotros mismos primero es difícil que lo hagamos con los otros. Dicen por ahí que no podemos dar lo que no tenemos. Así que empecemos a trabajar de adentro hacia afuera. Si en este momento de tu vida no te encuentras en un lugar satisfactorio puedes preguntarte:
  • ¿Realmente estoy siendo comprometido conmigo mismo?
  • ¿En qué estoy fallando?
  • ¿En qué no soy responsable?
  • ¿Por qué estoy viviendo lo que estoy viviendo?
Con estas preguntas a lo mejor puedes descubrir si estás siendo responsable contigo mismo en todos los aspectos y si hay algo más que puedas hacer. Todo aquello que trabajes en ti se verá reflejado en tu actitud con los demás. Ayudándote a mejorar desde el interior tus relaciones con las demás personas. Si no nos comprometemos con nosotros mismos difícilmente sabremos ser responsables con los demás. El cumplir compromisos y responsabilidades empieza en uno mismo.

Cumplir compromisos es igual a responsabilidad

Ser responsable es un valor. Y como todo valor debemos cultivarlo, alimentarlo y cuidarlo. Habrá personas que desde pequeños sintieron esa necesidad de ser cumplidos con todo y habrá otros a quienes no se les dio tan fácilmente. En algunos casos los padres se esforzaron en inculcarnos este valor y con la práctica habremos logrado desarrollarlo. Pero, ¿y si nunca sentí esta necesidad y mis papás tampoco me la inculcaron? No te preocupes, SIEMPRE podemos aprender y mejorar.

¿Cómo empiezo?

¿Cómo empiezo a cumplir compromisos? A continuación te damos algunos tips que pueden ayudarte a mejorar:
  • No confíes en tu memoria. Es mejor tener tus compromisos anotados en alguna agenda, en tu celular, en tu correo electrónico, en un post it, en cualquier lugar que te ayude a recordarlo. Tal vez tengas muy buena memoria y creas que no lo necesitas, pero es mejor prevenir.
  • Organízate. Haz un horario con tus pendientes de cada día y apégate a él lo más posible. Toma en cuenta que puedes tener contratiempos, así que no confíes en que todo va a salir justo en el tiempo que planeaste originalmente. Si desde el inicio planeas con un margen de tiempo «de emergencia», te ayudará a que logres terminar todo lo que planeaste.
  • Respira. A veces todo conspira en nuestra contra y se atraviesan más obstáculos de los que pudimos haber previsto. Por supuesto, esto puede ser muy frustrante. Intenta respirar y no dejes que la frustración se apodere de ti. Hay cosas que están fuera de tu control y no hay nada que puedas hacer para cambiarlas. Concéntrate en lo que si puedes hacer para optimizar el tiempo que te resta.
  • No tomes más de lo que puedes hacer. A veces somos demasiado optimistas y creemos que podremos lograr hacer todo en un sólo día. Pero, ya sea por nuestras propias limitantes o por los imprevistos que se pueden presentar, no siempre es así. Antes de aceptar un compromiso siempre piensa bien si vas a poder cumplirlo.
  • La palabra tiene poder. Seamos más asertivos con lo que decimos y pensemos bien qué es mejor no decir. Nuestro lenguaje influye mucho en la forma en la que actuamos y tiene diferente impacto en los demás.

La importancia de decir no

Muchas veces nos da pena decir que no podemos hacer algo. Es algo muy arraigado en la cultura latinoamericana que debemos aprender a superar. No tiene nada de malo aceptar que no podemos o no queremos hacer algo. Si alguien nos pide un favor y no tenemos tiempo o no sabemos hacerlo podemos decirle. Si en verdad queremos ayudar a esa persona podemos ofrecerle alternativas. Por ejemplo; «el viernes tengo todo el día ocupado, pero ¿qué te parece si te ayudo el domingo?» o «no sé cambiar el aceite de tu auto, pero te puedo acompañar al taller donde me hacen el mío». Ya estará en la otra persona tomar la alternativa que les propones o declinarla. Si de plano no queremos comprometernos con esa persona, por el motivo que sea, también está bien admitirlo. Recuerda que a la única persona a la que le debemos nuestro tiempo, es a nosotros mismos. Si, por ejemplo, te invitan a una fiesta y no quieres asistir es mejor decir «disculpa, no tengo ganas de ir a tu fiesta, pero de verdad espero que la pases muy bien». Puedes decirle el motivo por el cual no se te antoja ir, ya sea que estés cansado, que tengas otros planes, que no sea tu tipo de evento… No tiene nada de malo rechazar una invitación. Por el contrario es peor aceptarla y al final no cumplir con tu compromiso o cumplir de mala gana. Esperamos que hayas reflexionado acerca de la importancia de cumplir compromisos. Te invitamos a escuchar el capítulo completo y recuerda que en Radio Claret América tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque el mejor trabajo siempre será el que hagamos en nosotros mismos.

Cirugía plástica; ¿de verdad la necesito?

Todos tenemos facciones o partes de nuestro cuerpo con las que no estamos conformes. Desde muy pequeños nos bombardean con imágenes de lo que es bello y lo que no. Crecemos pensando que deberíamos ser de tal o cual forma para poder ser considerados «bellos». Y que si no lucimos de esa forma nadie nos encontrará atractivos. El día de hoy hablaremos acerca de la cirugía plástica al lado del Lic. Rafa Salomón, en este capítulo del Podcast «Amar, vivir y sentir».

¿Por qué las personas deciden hacerse una cirugía plástica?

Puede ser por salud o por estética. Es decir, hay personas que necesitan una cirugía para mejorar su calidad de vida. Como mujeres con el busto muy grande que tienen problemas de espalda, personas con el tabique desviado que tienen problemas respiratorios, personas que nacieron con labio leporino y necesitan una reconstrucción del paladar, entre muchos otros casos. Originalmente ese era el principal objetivo de los cirujanos. Después vino esta tendencia a modificar partes de nuestro cuerpo que no nos gusta como se ven. No afectan en nuestra salud, pero nos hacen sentir inseguros o poco atractivos y por eso decidimos tener una intervención quirúrgica. Es entonces cuando se dice que los motivos son meramente estéticos.

¿Es malo hacerme una cirugía plástica?

La decisión está en cada persona, pero hay algunas preguntas que tal vez es importante que nos hagamos antes de decidir hacerlo:
  • ¿En verdad no puedo vivir con eso que considero un defecto? A veces simplemente no nos hemos dado el tiempo de pensar qué tanto nos afecta en nuestro día a día.
  • ¿Por qué empezó a molestarme ese defecto? Por lo general cuando algo de nuestro cuerpo nos desagrada, no comenzó en nosotros. Sino en la comparación. Ya sea la que empezamos a hacer al ver a otras personas o la que los demás hacían al vernos.
  • ¿De verdad mi inseguridad se va a ir después de «arreglar» ese defecto? Cuando tenemos problemas de autoestima y nos sentimos inseguros, podemos crear mil cambios y aún así no notar la diferencia. Seguir sintiendo que necesitamos continuar cambiando nuestro aspecto. Es importante que busquemos ayuda psicológica antes de someternos a un procedimiento. No para cambiar de opinión, sino para estar seguros que el problema va a ser resuelto con la cirugía y no que es algo que viene de mucho más adentro.
  • ¿Conozco todos los riesgos? Todos los procedimientos quirúrgicos implican un riesgo. Por más pequeños que sean pueden tener complicaciones. Por eso antes de ir más adelante debemos informarnos bien.
  • ¿Vale la pena el cambio comparado con los riesgos? Ya una vez que conocemos las posibles complicaciones, entonces debemos pensar si estamos dispuestos a correr todos los riesgos que implica y si el cambio lo vale.

Body positive

Body Positive En los últimos años se ha escuchado hablar constantemente del movimiento «Body positive». Algunas personas confunden la intención del movimiento con querer promover la obesidad o los malos hábitos. Es importante recalcar que lo que busca principalmente es aprender a amarnos a nosotros mismos tal y como somos. Es casi imposible cuidar un cuerpo que odias, por eso muchas veces se tiene que empezar a amar lo que tenemos para poder empezar a adoptar hábitos saludables. Porque cuando nos amamos cuidamos de nosotros y apreciamos todo lo que nuestro cuerpo nos permite hacer. En este movimiento además se remarca que los seres humanos tenemos diferencias de acuerdo a nuestra etnia, al lugar donde vivimos, a lo que heredamos de nuestros padres y tal vez hasta a enfermedades que padecemos. Es importante conocer estas diferencias y aprender a apreciarlas. Apreciar la belleza de la diversidad.

Las diferencias son importantes

No todos podemos entrar en el patrón de belleza occidental si nacimos, por ejemplo en un pueblo indígena en Latinoamérica. Nuestro cuerpo es el resultado de siglos de evolución. Cada rasgo tiene un motivo. Por ejemplo la tendencia a almacenar grasa en ciertas partes permitió a nuestros antepasados sobrevivir hambrunas, la forma de nuestra nariz permite que el oxígeno fluya más cálido o fresco, las caderas grandes permiten a las mujeres menos complicaciones durante el parto. Y así, cada parte de nuestro cuerpo tiene un motivo de ser. Esto no significa que si tendemos a acumular grasa en el abdomen no nos importe y digamos «así soy y ya», sino que siendo conscientes de esto podemos intentar adoptar hábitos que nos ayuden a mejorar nuestra salud. Dejar de buscar que nuestro cuerpo sea lo que no fue diseñado para ser, pero que esté sano. Amar aquello con lo que nacimos. Si ese detalle de tu cuerpo que no te gusta no afecta tu salud, tal vez puedas aprender a apreciarlo como una diferencia que te distingue y no a odiarlo por no ser igual al patrón de belleza que tienes en tu mente.

Entonces, ¿no debería someterme a cirugía a menos que sea por salud?

Como dijimos más arriba, es una decisión muy personal. Nadie puede decirte que está mal querer cambiar algo de tu cuerpo si crees que con eso vas a ser más feliz. Pero siempre es importante acudir a profesionales certificados. Muchas veces nos dejamos guiar por los bajos costos y no investigamos si esos locales cuentan con las licencias necesarias para realizar los procedimientos. Compara precios, busca referencias, investiga. Tu salud es mucho más importante que cualquier apariencia. Si ya te hiciste las preguntas pertinentes, si ya trabajaste tu autoestima y estás seguro o segura de que la cirugía es la mejor opción para ti, entonces vale la pena tomarte el tiempo para buscar el mejor lugar. Recuerda que tú eres tu mejor inversión. Si decides tener una cirugía plástica, ya sea por salud o por estética, lo más importante es que te sientas mejor después de hacerla que antes y que no sea necesario repetirla una y otra vez porque la primera vez no fue realizada correctamente. Esperamos que te hayamos ayudado a reflexionar. Si quieres aprender más te invitamos a escuchar completo el capítulo «Cirugía plástica» con el Lic. Rafa Salomón en el Podcast «Amar, vivir y sentir». También recuerda que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti que te pueden ayudar en tu desarrollo emocional.

La importancia de las celebraciones

Dicen que la vida es una fiesta que podemos celebrar todos los días. Pero, ¿por qué celebramos? Todos hemos asistido a bodas, graduaciones, bautizos, cumpleaños, o alguna de las miles de celebraciones que existen en las diferentes religiones. Sin importar el país, la cultura, la religión, todos tenemos alguna celebración. Pero ¿son de verdad importantes? La Dra. Blanca Almeida nos habla de esto en el capítulo «La importancia de las celebraciones» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos».

¿Qué son las celebraciones y cuál es la importancia de realizarlas?

Una celebración es un rito que conmemora una ocasión que consideramos especial. Es una oportunidad de enfocarnos en los sentimientos de felicidad, agradecimiento, tristeza. De apoyar y sentirnos apoyados por nuestra comunidad o personas importantes para nosotros. De compartir. La importancia de las celebraciones está principalmente ahí. En poder compartir esas emociones que nos genera ese acontecimiento. En sentirnos parte de una comunidad, de un grupo de amigos o de una familia. De saber que hay personas que están ahí con nosotros para ser felices con nosotros en las buenas y darnos su apoyo emocional en las malas.

¿Qué tipos de celebraciones existen?

Por fines prácticos, podríamos dividirlas en los siguientes tres tipos:
  • Celebraciones religiosas. Como los matrimonios, bautizos, funerales, las fiestas decembrinas, las peregrinaciones o desfiles religiosos, etc.
  • Celebraciones familiares o con amigos. Que pueden o no tener que ver con la religión. Como los cumpleaños, las fiestas por logros (asensos, buenas calificaciones, terminar un periodo de exámenes, etcétera), los funerales, entre otras.
  • Y por último están las celebraciones oficiales como las graduaciones, tomas de protesta, reconocimientos laborales, homenajes y cientos más que podríamos mencionar.
Una celebración puede ser grande o pequeña, formal o informal. Cada cultura tiene sus diferentes ritos y formas de celebrar algo. Y lo más importante es respetar las diferencias y conocer más de ellas para aprender acerca de las demás culturas.

¿Hay celebraciones tristes?

Celebraciones tristes Hay fechas que nos marcan. Acontecimientos que nos hacen sentir de diferentes formas. Así que por supuesto que hay celebraciones, felices, tristes o ambas. Todo depende de qué, cómo y por qué se celebre. Algunas veces son celebraciones que naturalmente nos traen sentimientos no tan placenteros. Por ejemplo, si estás celebrando un funeral, en definitiva puede ser un momento difícil. Pues nos marca cuando perdimos a una persona querida. Pero debemos recordar que no hay nada de malo en sentirnos así, la tristeza no es un sentimiento negativo, es parte de un proceso que debemos vivir y que seguramente se vuelve más llevadero si tenemos cerca a quienes amamos. Otras fechas pueden haber sido felices en algún momento y convertirse en algo triste después. Como el aniversario de bodas de una pareja que decidió divorciarse. El cumpleaños de un ser querido al que ya no vemos más. Un aniversario fúnebre. Entre muchas otras. Y a veces, precisamente por evitar sentirnos así, comenzamos ritos en esas fechas que se vuelven de alguna forma una celebración. Como salir con amigos, reunirnos con nuestra familia, asistir a misa… Otras fiestas nos pueden causar sentimientos encontrados. Como las despedidas, las graduaciones, los asensos… Porque pueden significar el fin de un ciclo y el comienzo de otro. Nos puede emocionar lo que viene, sin embargo algo en nosotros sabe que va a extrañar aquello a lo que le estamos diciendo adiós.

Celebrando sin saber por qué

¿Alguna vez te ha pasado que tienes un día festivo en el que no tienes que asistir al trabajo o a la escuela, pero no sabes ni por qué te lo dan? Pues eso pasa en muchas ocasiones. No solo con los días festivos, sino con las celebraciones en genera. Por ejemplo, hay personas a quienes cumplir años, graduarse, casarse. etc., no les causa alegría. Y que lo celebran porque se espera que haya una fiesta, no porque quieran hacerlo. En lugar de detenerse a pensar si en verdad quieren una celebración. Otro caso podría ser cuando celebramos una boda. Muchas personas ceden ante la presión de hacer una fiesta como las familias o la sociedad espera. Sin reflexionar en si es lo que la pareja quiere. A final de cuentas el motivo para casarse debería ser la promesa de estar con una persona en lo próspero y en lo adverso, no el tener una gran fiesta con muchos invitados. Es por eso que debemos siempre pensar qué celebramos, por qué lo celebramos y cómo lo hacemos. Esperamos que hayas aprendido algo nuevo. Recuerda que puedes escuchar el episodio completo «La importancia de las celebraciones» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos». Que nos invita a reflexionar acerca de lo que significa celebrar. También te invitamos a escuchar todos los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti en Radio Claret América. Porque el desarrollo emocional es un trabajo constante.

Tipo de hombres que no les gustan a las mujeres

Todos los seres humanos queremos agradar, especialmente a nuestra pareja. No queremos hacer cosas que provoquen el rechazo. Pero no siempre somos conscientes de cómo nos comportamos. El día de hoy hablaremos del capítulo «Tipo de hombres que no les gustan a las mujeres» con la Dra. Lucy Serrano en el Podcast «Solo para ti». Conoce algunas de las cosas que no le gusta a las mujeres de los hombres.

No se trata de escribir una serie de quejas acerca de los hombres. Lo que se menciona a continuación es una generalización muy amplia. Y el principal motivo de hablar de ello es para ayudar a quienes pueden estar haciéndolo sin darse cuenta. No significa que es algo que todos los hombres hacen o qué es lo único que pueden estar haciendo que irrite a su pareja. Sino de ejemplos comunes que a veces nos pasan desapercibidos hasta que alguien nos los dice. Te platicamos que tipo de cosas no le gusta a las mujeres de los hombres.

El tipo de hombre que quiere robar tu identidad – No le gusta las mujeres

Con esto nos referimos a esos hombres que quieren cambiarnos. Encasillarnos en su prototipo ideal de mujer, en un estereotipo que tiene que seguir. Esto puede suceder por machismo, por celos, por control. Y tal vez ella ceda por amor o por evitar peleas. Pero en el fondo puede ir acumulando resentimiento y no va a ser feliz.

Hay hombres que se sienten orgullosos de lograr que la mujer haga lo que ellos quieren. Pero tarde o temprano la mujer se va a cansar. Es importante escoger como pareja el tipo de mujer que te gusta y no intentar cambiar a una que no es así. Enamórate de quién es y no quién quieres que sea. Las mujeres tarde o temprano se cansan de fingir no ser quien tu quieres que sean. Esto es uno de los puntos que no le gusta a las mujeres de los hombres.

comole hago para gustarle a las muejres

Tipo de hombres desatentos o patanes

A las  mujeres nos gustan los halagos sinceros. Nos gusta sentirnos deseadas, importantes, bonitas. A ninguna le gusta sentirse relegada o ignorada. No se trata de que a fuerzas tengas que llevar detalles cada semana, especialmente en las relaciones a largo plazo. Pero de vez en cuando decirle un cumplido o notar lo que hace bien puede hacer la diferencia. Si naturalmente eres seco o frío, puedes decirle lo que aprecias o valoras de ella.

Por supuesto se tiene que tomar en cuenta que cada mujer es distinta. Pero si al inicio de su relación le hacías cumplidos constantemente y después de unos años de casados ya no hay eso, puede sentir que ya no te interesa. Y, en el peor de los casos, puede llegar alguien más que la haga sentir especial.

Higiene corporal

Hay hombres muy pulcros que podrán decir que también habemos mujeres con mala higiene. Y tendrá toda la razón, hay de todo. Pero es más común escuchar acerca de hombres que lo hacen. Para aquellos que no cuidan la limpieza de su cuerpo, dientes, y ropa, deben saber que la mayoría de las mujeres no nos gusta que los hombres huelan mal.

Es importante mantener la higiene, no solo por salud. Sino porque puede ser un factor que influya en que se pierda la atracción. Tanto hombres como mujeres tenemos que trabajar en no descuidar por completo nuestra imagen después de llevar un tiempo en una relación. Debemos mantener la llama encendida y una mala higiene definitivamente puede extinguirla. Hombres sucios y mal olientes es definitivamente algo que no le gusta a las mujeres de los hombres.

Hombres mantenidos y atenidos

Aquí no se trata de decir que el hombre debe ser el proveedor del hogar, ni mucho menos. Los tiempos han cambiado y en la mayoría de los hogares es necesario que ambos trabajen. Pero no llegar al extremo de ser desobligados. Los dos tienen que encargarse de cumplir equitativamente con su parte de las tareas del hogar. De la misma forma los dos deben proveer.

Cabe aclarar que cada pareja tiene sus propios acuerdos y tal vez habrá parejas que decidan que el hombre sea quien se quede en casa y se encargue de las tareas del hogar. Eso es totalmente válido al igual que si se decide que sea la mujer quien lo haga. El problema son el tipo de hombres que no hacen su parte en la casa pero tampoco aportan económicamente. O que aportan económicamente pero dejan todo el trabajo doméstico a la esposa. Las mujeres suelen admirar a los hombres trabajadores, que le ponen empeño. No se trata de cuando dinero ganas, sino de el esfuerzo que haces por ser justo.

que tipo de hombre buscan la smujeres

Hombres que no son nada expresivos

Nos referimos a ese tipo de hombres que son demasiado herméticos. Que no quieren platicar con su pareja, que nunca sabes lo que están pensando. Y entendemos que muchos son serios, pero la comunicación en pareja es clave. Y no puede haber comunicación si una de las partes nunca se expresa. Si te vuelves demasiado hermético la mujer puede comenzar a sentirse relegada.

A muchas mujeres nos gusta poder abrazar a nuestras parejas, darles consuelo. Y tal vez a ti no te gusten tanto las muestras de cariño, pero siempre se puede llegar a un punto medio hablando acerca de lo que quieres o no.

Hombres que de devalúa constantemente a su pareja

A ninguna persona le gusta estar con alguien que todo el tiempo te esté criticando, burlándose de ti, haciéndote sentir mal. Es doloroso cuando alguien que amas te hace sentir menospreciada. Especialmente si es la persona que elegiste para pasar el resto de tu vida juntos.

Y aquí no tiene que ver con que no nos guste recibir críticas (que habrá mujeres que batallen con eso, por supuesto). Sino de la forma en que se hacen esas observaciones. Si hay algo que no te gusta de tu pareja, puedes y debes decirlo. Pero ser consciente de cómo lo dices. Una crítica constructiva se hace con el fin de ayudar a la otra persona a mejorar, no para disminuirla.

Si encontraste puntos que te hicieron reflexionar te invitamos a que escuches completo el capítulo y te recordamos que en Radio Claret América tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti.

Una buena actitud hace la diferencia

¿Alguna vez te ha pasado que después de que pasa algún problema o situación imprevista piensas «pude haber reaccionado mejor»? ¿O que cuando las cosas no salen como quieres pases todo el día pensando en el problema sintiéndote angustiado? Edith Bravo y Leopoldo Franco nos hablan acerca de como «Una buena actitud hace la diferencia» en el Podcast «La llave del éxito en tu hogar».

¿Qué es tener una buena actitud?

La actitud es la respuesta que nuestro cuerpo de a situaciones que no esperamos y llegan de manera sorpresiva. Es normal que cuando algo altera nuestra vida reaccionemos. La diferencia está en qué tan bien lo hacemos. Debemos recordar que la actitud es una decisión. Nosotros decidimos cómo reaccionar y para lograr tener este control es necesario que seamos conscientes. Que analicemos nuestras reacciones. Es muy fácil mantenernos con una buena actitud cuando las cosas van bien y los eventos inesperados son favorables. Pero cuando las cosas no salen como esperábamos es cuando es importante mantener la calma. Cómo tomamos las cosas puede hacer una gran diferencia en nuestras vidas.

Entonces, ¿una buena actitud es ser positivos todo el tiempo?

No necesariamente. Cuando somos positivos todo el tiempo podemos llegar a evadir nuestras emociones y al final podría ser peor. Tener una buena actitud se trata de hacer lo mejor con lo que tenemos. Reconocer que hay cosas que podemos cambiar y otras que no. Poner nuestro esfuerzo para cambiar lo que se puede y aceptar cuando no hay nada que podemos hacer. La vida nos va a llenar de obstáculos. Habrá algunos que no podremos atravesar y nos cerrarán caminos. Pero nosotros decidimos si nos sentamos a llorar enseguida de ellos, dándonos por vencidos, o buscamos algún otro camino. De nada sirve pensar que todo va a estar bien si no lo acompañamos con acciones. Tenemos que ser realistas. Los cambios no vienen solos. Tenemos que cambiar nosotros.

La influencia de una mala actitud

La influencia de una mala actitud Como ya dijimos no se trata de pensar que todo va a estar bien todo el tiempo, sino de lo que hacemos para que eso suceda. Cuando atravesamos un problema y dejamos que nuestra mente se centre en las emociones negativas, estamos dirigiendo nuestra energía y pensamientos a sentirnos mal. Si esa misma energía y pensamientos los enfocamos en buscar una solución o encontrar otro camino, entonces las cosas van a ser diferentes. Además, todas las emociones negativas tienen un impacto en nuestro ánimo. No está mal sentirlas, al contrario, debemos dejarnos sentir también lo malo. Lo que no es bueno es dejarnos arrastrar por eso. «El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional». Está bien no saber cómo afrontar las cosas o tener una mejor reacción. Hay diferentes lugares y personas a las que podemos acudir para aprender.

Pedir ayuda

La humildad es reconocer que siempre hay campos de nuestra vida que necesitan mejorar, que hay conocimientos que no tenemos y eso no tiene nada de malo. A veces nos cuesta trabajo pedir ayuda porque sentimos que tenemos que hacer todo solos. Pero no es así. Vivimos en una sociedad, nada de lo que hacemos tiene que ser solos. Porque nuestras acciones afectan a los demás y viceversa. La forma en la que reaccionamos es algo que aprendimos a lo largo de nuestra vida. No es tan fácil cambiar como para hacerlo de la noche a la mañana. Pero todos los días son una oportunidad para hacer pequeños ajustes que nos ayuden a mejorar.

¿Cómo puedo empezar?

Te damos algunos tips para que tengas en cuenta:
  • Piensa ¿Qué sabor de boca quiero tener mientras ocurren las cosas?
  • Respira. Siempre que algo te sobrepase, date un momento para respirar y tranquilizarte.
  • Haz todo lo que está en ti. Es necesario poner un esfuerzo para obtener las cosas.
  • Deja ir lo que no puedes cambiar. Intenta no centrarte y poner tu energía en las cosas que no puedes cambiar.
  • Perdona. Debemos aprender a no guardar rencores, tanto a los demás como a nosotros mismos.
  • Busca ser más resiliente. Para mejorar nuestra actitud es necesario desarrollar nuestra capacidad de adaptación.
  • Fija tus metas. No necesitan ser grandes cosas en poco tiempo.
  • Debemos dar pasos para lograr nuestros objetivos. Céntrate en lograr pequeños cambios que en conjunto lleven a un cambio mayor.
  • Hay que salir de la zona de confort. Que se te haga más fácil no esforzarte en mejorar no significa que sea lo mejor para tu vida.
  • Se humilde. Reconocer que no sabemos todo y que siempre podemos mejorar es fundamental.
  • Si te parece muy difícil hacerlo solo, busca ayuda.
Esperamos que hayas encontrado información útil para tu vida. Si es así, recuerda que puedes escuchar el capítulo completo, así como los demás capítulos del Podcast «La llave del éxito en tu hogar». También te invitamos a escuchar los otros Podcasts que tenemos disponibles para ti. Y recuerda: cuando la tormenta llegue tienes la opción de ponerte a llorar o tienes la posibilidad de cobijarte, esperar a que pase y buscar sacar provecho de lo que está sucediendo en la vida. En toda situación siempre hay un aprendizaje.

¿Cómo lograr una relación de pareja equilibrada?

En una relación de pareja, muchas veces uno de los dos decide asumir el rol de controlarlo todo. O alguno prefiere ser quien ceda por completo. Ya sea para evitar problemas o porque le parece más cómodo. Este tipo de actitudes ponen en peligro la equidad en la pareja. La Coach Norma Lua nos dice «¿Como lograr una relación de pareja equilibrada?» en este capítulo del Podcast «Escucha la voz de tu alma». Podría parecer que si uno asume todo el control y el otro lo cede sin problema, la relación funcionará sin conflictos. Sin embargo cuando caemos en esto dejamos de ver a nuestra pareja como nuestro igual. Como consecuencia la atracción puede disminuir o dejar de existir por completo.

¿Cómo saber si mi relación de pareja está equilibrada?

Algunos puntos para tomar en cuenta al momento de analizar el equilibrio en pareja son los siguientes.
  • Es una relación en la que puedes encontrar respeto de ambas partes.
  • Existe una comunicación.
  • Saben llegar a acuerdos sin que ninguno imponga su voluntad.
  • Los dos se sienten libres de expresar sus pensamientos, deseos y metas.
  • Se preocupan por el bienestar del otro de forma sana. No hay codependencia ni dependencia.
  • Ambos están comprometidos al mismo nivel. Se preocupan por cuidar su relación en la misma medida.
  • Pasan tiempo de calidad juntos

Codependencia y dependencia

Codependencia y dependencia A veces en las relaciones uno de los dos asume el rol de cuidar al otro. El problema viene cuando se convierte en una codependencia. Una persona codependiente es quien se preocupa excesivamente por el bienestar de la otra. Al punto en el que su vida gira en torno a satisfacer todas las necesidades de esa persona. En la relación el hombre o la mujer asumen un rol paternal. Dejan de ver a su pareja como igual y comienzan a tratarlo como un hijo. La dependencia y la codependencia van de la mano en mayor o menor medida. La persona codependiente necesita que su pareja dependa de él o ella. Por eso suelen buscar a quien cumpla esta característica. Es decir que asuma el rol sumiso. Quien es dependiente se engancha a la otra persona al grado de no poder ser feliz en su ausencia. Pierde su capacidad de decidir y de accionar. Aprendió a delegar toda la responsabilidad. Hay hombres que quieren que sus esposas o novias sean como sus mamás. De la misma forma hay mujeres que buscan que su esposo o novio se convierta en su papá. Y entonces vemos personas que se comportan de forma infantil con su pareja en todo momento. No únicamente con gestos o voces infantilizadas, sino con sus acciones en general. Cuando esto sucede no hay una relación de pareja equilibrada. Pues no se ven como iguales. La persona codependiente está tomando todo el poder y la dependiente lo está cediendo. Tarde o temprano eso generará un conflicto. Puede que disminuya la atracción sexual, que el estrés de quien lleve la mayor carga emocional los aleje o que simplemente uno de los dos se canse del rol que asumió.

Manejar las diferencias

Siempre vamos a tener diferencias con nuestra pareja. Cada vez que esto suceda tenemos que encontrar el equilibrio. Ser conscientes de que nuestra pareja es una persona completa. Con gustos, pasatiempos, amigos, metas… No podemos querer llegar a su vida y cambiarlos completamente. Al querer controlar la forma de vestir, sus metas, sus aspiraciones, sus pasatiempos la persona pierde su identidad. Y nuestro afán de someter  y limitar al otro a que crezca convierte la relación en algo tóxico. Si desde el inicio de la relación detectamos que hay incompatibilidades debemos pensar qué tanto estamos dispuestos a ceder. Recordemos que si no somos afines en casi nada, son focos rojos que hay que saber detectar. Si aún así estamos dispuestos a negociar, recordemos que ambos tienen que dar su brazo a torcer. Cada quien debe tener la disponibilidad de ceder, pero también de dialogar y pedir lo justo.

Crear acuerdos

Si nos damos cuenta que nuestra relación de pareja no está equilibrada debemos llegar a una negociación. Crear acuerdos. Hablemos con nuestra pareja y establezcamos:
  • ¿Cuándo vamos a empezar?
  • ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Cómo le vamos a hacer?
  • ¿Cuáles van a ser los cambios?
Es muy importante para los dos cumplir el compromiso. Si notamos que el acuerdo al que llegamos no funciona, crear otro. Cada día podemos crear algo nuevo, si no funciona podemos intentar algo diferente. Además de esto, los acuerdos se tienen que ir actualizando. Conforme pasa el tiempo la relación debe ir evolucionando y junto con ella todos los acuerdos que crearon juntos. Si aprendiste algo nuevo recuerda que puedes escuchar el capítulo completo «¿Cómo lograr una relación de pareja equilibrada?». También recuerda que en Radio Claret América tenemos más Podcasts disponibles para ti que te pueden ayudar en tu crecimiento personal y de pareja. Porque todos los días son una nueva oportunidad de mejorar.