Desarrollo Emocional

¿Cómo soltar nuestro pasado? Aprendiendo a dejar ir

junio 17, 2021 13


Background
share close
“Cuando el pasado ya no pesa, el hoy es para siempre”
– Paulina Vieitez –

Muchas de las cosas que vivimos en el presente se ven afectadas por lo que ya pasó. Nos aferramos al pasado porque no conocemos más que eso. Juzgamos nuestra situación presente basándonos en lo que ya pasó y eso muchas veces no nos permite disfrutar o darnos la oportunidad de experimentar cosas nuevas. Justamente de eso nos habla la Coach de vida Norma Lua en el capítulo «¿Cómo soltar el pasado?». En el Podcast «Escucha la voz de tu alma».

Cómo soltar nuestro pasado

¿Cómo saber que necesitamos soltar nuestro pasado?

Podemos saber que el pasado sigue con nosotros si:

  • Constantemente traemos a la conversación el pasado o las cosas que ya quedaron atrás para justificar nuestro presente.
  • Si constantemente deseamos volver el tiempo a atrás.
  • Nos cuesta dejar ir a las personas que ya no forman parte de nuestra vida.
  • Batallamos para dejar viejos hábitos aunque sepamos que nos hacen daño.
  • Guardamos rencor a personas que nos dañaron antes.
  • Hacemos las cosas por costumbre, sin saber a veces siquiera por qué las hacemos.
  • Acumulamos objetos.
  • Vivimos recordando.

Imponiendo a nuestros hijos nuestro pasado

Dicen que nadie experimenta en cabeza ajena. Sin embargo, muchas veces los padres queremos que los hijos aprendan de nuestros errores para que no sufran lo mismo que nosotros. Lo que no entendemos es que nuestro pasado no aplica para el presente de nuestros hijos. Ellos viven en otro tiempo, otras situaciones, su contexto es completamente distinto al propio.

Muchas veces venimos arrastrando ideas que nuestros padres nos pasaron. Ideas que, a su vez, les pasaron sus padres. Es una carga energética que se trasmite de generación en generación y que, tal vez fue útil para la primera persona que lo vivió. Pero en nuestro tiempo, en nuestro contexto, ya sólo se convierte en una carga que no nos permite disfrutar el presente.

¿Por qué nos aferramos al pasado?

Existen cuatro motivos por los que una persona puede estarse aferrando al pasado:

  • No es consciente. No podemos cambiar algo que no sabemos que necesita ser cambiado. El primer paso para soltar el pasado es analizarnos y darnos cuenta que no lo hemos dejado ir.
  • No quiere soltar. Los cambios nos suelen causar miedo. Porque estamos acostumbrados a ver la vida de una forma y creemos que es la mejor. Cambiar nuestro punto de vista puede ser muy difícil, incluso si sabemos que nuestro actual punto de vista nos está afectando.
  • Desconoce cómo dejar ir el pasado. A veces necesitamos que alguien nos indique el camino para lograr dejar ir aquello que nos hace daño. Y hasta que alguien no lo hace, nos cuesta descubrirlo por nosotros mismos.
  • No ha podido soltar el pasado. Puede sonar mucho más fácil decirlo que hacerlo, pues el cambio necesita ser gradual y trabajarse en él todos los días.

Aprendiendo a dejar ir

Aprendiendo a dejar ir

Muchas veces nos da miedo dejar ir porque pensamos que estaríamos perdiendo. Cuando dejamos ir, contrario a lo que podría pensarse, no perdemos nada; ganamos. Ganamos espacio en nuestras vidas para dejar entrar cosas nuevas. Ya sean conocimientos, personas, cosas.

Nuestra vida es como un gran armario. Si en este armario guardamos todas las cosas que han tocado nuestras manos y, además de eso, permitimos que otras personas guarden también sus propias cosas. Llegará el punto en el que ese armario estará tan lleno, que no cabrá ni un objeto más. Y si entonces llega una persona y nos ofrece algo que hemos querido toda nuestra vida, tal vez no podremos tomarlo porque ya no tenemos espacio.

¡Limpiemos este armario! Saquemos de ahí todo aquello que ya no nos aporta, que no nos hace felices. Y hagamos espacio para todas las cosas nuevas que podemos recibir. Si nuestra mejor amiga de secundaria ya no nos procura, agradezcamos el tiempo pasado con ella y dejémosla ir de nuestras vidas. Eso no significa olvidar los buenos recuerdos, sino agradecerlos y continuar con nuestras vidas, en lugar de desear que todo vuelva a ser como antes.

Recordatorios para ayudarnos a soltar

  • Nadie aprende de la experiencia ajena.
  • Las palabras tienen poder. Procuremos cuidar lo que decimos y seamos conscientes de como nos afecta.
  • Si queremos hablar del pasado, hablemos de él como lo que es. Algo que ya no existe, que ya no está y que no volverá.
  • Nadie nos hace. Las personas hacen cosas y nosotros decidimos cómo nos afectan.
  • Cada persona está viviendo sus propios procesos. Vivamos el propio y comprendamos que no todos están en nuestra misma situación.
  • Aprendamos de los niños el poder de perdonar. La mayoría de los niños dejan ir pronto los rencores. Seamos como ellos en ese aspecto y no guardemos en nuestro corazón algo que sólo nos va a dañar.

Esperamos que hayas aprendido algo nuevo con el tema de hoy. Si quieres saber más al respecto, te invitamos a que escuches el capítulo completo. De igual forma te recordamos que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque todos los días son una nueva oportunidad para desarrollarnos emocionalmente.

Rate it
Publicacion anterior