Contaminación mental

Contaminación mental

Muchas veces el ser humano se enfoca en la ambientación ambiental, del agua, del aire, etc pero pocas veces nos enfocamos en la contaminación de la mente y el cuerpo, un tema muy importante porque de esa contaminación es como nosotros nos vamos relacionando día con día en nuestro espacio de trabajo, familiar y social.

¿Que pasa cuando nuestros pensamientos están contaminados?

Cuando no sabemos que nuestra mente está contaminada no nos damos cuenta que un pensamiento crea una emoción y esa emoción tiene una acción. Si nuestros pensamientos son negativos nosotros vamos a reaccionar con acciones negativas, actitudes negativas hacia las personas que nos rodean.

En algún momento nosotros creemos que lo que pensamos está bien, pensamos que lo que nuestra mente está teniendo es la verdad, que tenemos la razón. A veces pensamos que la gente nos hace cosas, o que en el pasado tuvimos ciertos pensamientos que seguimos arrastrando y no nos damos cuenta que esas emociones las reflejamos hacia los demás.

No nos damos cuenta como un pensamiento fluye dentro de nuestro cuerpo y lo que es capaz de hacer ese pensamiento. Un pensamiento es como una visita que viene y se va, no podemos verlo pero se apodera de nuestro cuerpo, genera emociones, hacemos historias, creamos una película dentro de nuestra mente y tenemos una acción que es la consecuencia de todo esto.

¿Cómo podemos identificar si nuestra mente está contaminada?

Por ejemplo con la situación actual nuestra mente se contamina con pensamientos de terror, de peligro, de miedo, y no nos damos cuenta como estamos creando emociones de pánico, emociones que nos ponen en un lugar de sufrimiento y angustia.

Así salimos a trabajar, a relacionarnos y no nos damos cuenta en que vibración vamos caminando en la vida, es como si tuvieramos la marca roja en la mano; donde vamos y tocamos se va a contaminar. Ese comportamiento no es conciente.

Los pensamientos contaminados los puedes identificar con estos puntos:

  • Cuando pensamos y creemos que sabemos todo y que tenemos la razón. Desde ese momento nuestra mente se cierra y no permite entrar nuevas ideas o ver claro.
  • Cuando creemos que sabemos lo que piensan las otras personas. Cuando pasa eso me privo de conocer a la otra persona en realidad.
  • Sentirnos el centro de atención. Queremos sobresalir sobre los demás.
  • Sentir que el exterior nos controla. Sentimos que las demas personas nos van a controlar nuestra forma de ser, empiezas a cambiar para agradar a los demás.
  • Cuando queremos influir en otros juicios. Querer influir en otras personas eso que yo creo.

¿Qué puedo hacer para limpiar la contaminación mental?

Si identificaste alguno de los puntos anteriores en tu mente, hay una forma para librarnos de esa contaminación y es tomar en cuenta lo siguiente:

No creer que para ser feliz necesito agradar a los otros o tener que hacer ciertas cosas para que me vean bien y me acepten.

No necesitas hacer nada, simplemente lo que a ti te hace sentir bien.

No necesariamente necesitamos la aprobación de los demás, no podemos estar esperando la aprobación de afuera.

No es necesario demostrar a la gente que sabes.

Creer que hay gente mala que tiene que pagar.

Las cosas no siempre van a salir como tu quieres.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo con tus familiares y amigos!

Otros artículos relacionados:

Powered by