Desarrollo Emocional

Hijas adultas con madres controladoras

junio 23, 2021 132 5


Background
share close

Dice Paulo Coelho que para entender el amor, primero hay que entender la libertad. Sin embargo existen muchas madres controladoras con hijas adultas que, si bien aman a sus hijas, no entienden el amor en libertad. El Lic. Rafa Salomón nos habla al respecto en el capítulo “Hijas adultas con madres controladoras” del Podcast “Amar, vivir y sentir”.

Hijas adultas con madres controladoras

¿Por qué las madres son controladoras con sus hijas?

Existen muchos motivos por los cuales las madres se pueden haber vuelto controladoras con sus hijas. Si nos damos la oportunidad de analizar cada historia, nos daremos cuenta que hay muchas anécdotas, traumas, miedos y situaciones que las llevaron a actuar de tal forma. 

Sin embargo, en la mayoría de los casos el principal motor para una mamá que se vuelve aprehensiva con sus hijas es el miedo.  La necesidad de proteger a sus hijas para que no pasen por lo mismo. Sin tomar en cuenta que pueden estar transmitiendo sus mismas inseguridades a sus hijas. Por eso es importante no juzgar, sino intentar comprender. Comprender no significa permitir. Sino ser sensibles y empáticos ante las situaciones que llevan a una persona a actuar de alguna manera. 

¿Cómo es una relación de control madre-hija?

Por supuesto cada relación es distinta, sin embargo si notas que en tu relación hay uno o más de los siguientes puntos, muy seguramente estás en una relación de control:

  • Siempre se están peleando. Es normal tener peleas ocasionales. Pero en este caso las peleas serían muy enfocadas a situaciones en las que la madre no acepta las decisiones de la hija.
  • No hay ninguna libertad. La madre no le permite ser libre a la hija.
  • No hay respeto. Tanto la madre pasa por alto las decisiones de la hija, como (en muchas ocasiones) la hija comienza a faltarle el respeto a la madre por sentirse asfixiada.
  • Hay maltrato psicológico. 
  • Chantaje emocional. Para conseguir lo que desea se recurre al chantaje.
  • Hay abandono emocional, malos tratos, abusos, para controlar la vida de las hijas. 
  • La hija es el alterego de la madre. La madre busca realizar sus sueños o deseos frustrados a través de su hija.

 Relación madre-hija durante la infancia

El vínculo afectivo durante la infancia, va a determinar nuestra personalidad. De igual forma la relación que comienza a formar una madre con sus hijas cuando son niñas puede decir mucho de cómo es más posible que se desarrolle cuando sean adultas. Si esta unión fue deficiente, siempre se está a tiempo para sanar.

Relación madre-hija

¿Cómo sé si soy una mamá controladora?

Las mamás controladoras saben que lo son. Si te estás preguntando esto es porque quizá has detectado ciertas actitudes que tienes hacia tus hijas que no son del todo sanas. Las cosas pueden ser saludables si tú lo permites. Todo este tiempo lo único que has evitado es cuidar que no dañen a tu hija, pero te has descuidado. Has descuidado tu vida porque estás pendiente de tu hija. Tus ambiciones, lo que te gusta. Por estar amando incondicionalmente a tus seres queridos, especialmente a tu hija. 

Es muy válido querer cuidar a quienes amas y nunca se debe poner en tela de juicio tu afecto. Pero en el camino te has olvidado de ti. No has pensado en ti. Lo haces porque amas, pero el amor también es libertad. Comienza  a hacer cosas que te gustan. 

Darle libertad a tu hija no es abandonarla. Se va a equivocar. Deja de intentar quitarle las piedras del camino. Se va a tropezar y es inevitable. Todos lo hacemos. Pero al intentar protegerla, lo único que has hecho es estresarla demasiado y podrías terminar alejándola.

¿Qué hago si mi madre es controladora?

Si eres una adulta y te das cuenta que tu madre es aprehensiva, ha llegado el momento en que tomes tus propias decisiones. Tienes todo el derecho a vivir tu propia vida. Te mereces tener relaciones libres de sometimiento y hacer a un lado estos juegos de poder. Ahora eres una adulta. Tú marcas los límites. 

Los cambios que deseamos en los demás rara vez llegan. Tal vez tu madre siga repitiendo sus mismos esquemas y pretendiendo que actúes igual que antes. Tú puedes marcar límites. Decide hasta donde permites que ella entre en tu vida. Sólo recuerda que los límites se ponen con amor. Habla con ella. 

Al inicio será difícil, pero si comienzas desde el principio y le haces saber cómo te sientes podrás lograrlo. No resulta saludable ocultar el daño que recibiste. Es necesario hablar de él. Sé comprensiva con tu madre. Pero recuerda que comprender no significa permitir.  Es difícil llegar a este punto en el que se establecen límites y son respetados, pero es posible. Si sientes que necesitas apoyo, no dudes en buscar ayuda profesional. 

Esperamos que te haya gustado el tema «Hijas adultas con madres controladoras». Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te invitamos a escuchar los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque todos los días podemos aprender mejores formas de amar.

Rate it
Publicacion anterior