Como el comportamiento dependiente, te hace vincularte con los otros.

Como el comportamiento dependiente, te hace vincularte con los otros.

Hoy hablaremos sobre el infierno de las dependencias en las que a veces nos encontramos por ciertas emociones o sensaciones que «creemos» que nuestro cuerpo necesita. Hoy vamos a basarnos en como es que nosotros nos vinculamos para que nos hagamos dependientes de otra persona.

Nosotros creamos historias

Nuestra mente, nuestra imaginación crea historias en donde nosotros llegamos a pensar que la otra persona va a llegar a darnos esa respuesta que tanto estamos esperando, pensamos que se va a acercar anosotros y nos va a decir que nos ama o que somos importantes, etc. Cuando no nos dan esa respuesta que tanto esperamos empezamos a sufrir.

Llega esa sensación de sufrimiento, de dolor, de angustia, ahí es donde se crea esa decepción interna. Las personas dependientes siempre están esperando cierta actitud de la otra persona, espera detalles, regalos, espera reacciones que quizá nunca las va a recibir y es donde se crean los pensamientos de ¿será que no soy imporante?. Ese tipo de comportamientos son los que nos mantienen esperando cierta respuesta de afuera.

Siempre esperamos algo de los demás

Siempre estamos esperando algo de las personas, no solamente de la pareja, sino también de un padre, una madre, los hijos, etc. De cierta manera siempre esperamos una respuesta o un cambio por parte de la otra persona. Una persona adicta a la dependencia la mayor parte de las historias se crean en la mente y no son reales.

Por la dependencia nosotros nos engañamos a ver la verdad, si nosotros estamos esperando que haya ese cambio, en esa espera del cambio (que puede ser bastante tiempo) si nosotros estamos con esa demanda y los cambios no llegan, nos desgastamos fisica y emocionalmente y es cuando nos vinculamos en una relación donde ya está ese enojo, agresividad, desilución, tristeza, y después no nos podemos salir de ese tipo de relación.

Empezamos a sentir enojo y rabia y empiezan a crearse los conflictos de agresión. Ya no queremos estar con esa persona, se vuelve un infierno porque aunque se quiera, no podemos separarnos ni salirnos de esa relación.

Hay 2 personalidades: la de nuestra mente y la real.

Existe la personalidad de nuestra mente en donde es la persona bonita, la perfecta, amable, educada, el príncipe azul que se ha creado en nuestra mente, y ese príncipe o princesa es la que queremos y cuando vemos a la persona real, la persona que se muestra y no es igual nos llega la culpa. Es una imagen que no nos permite ver a la persona real.

¿Qué podemos hacer cuando estamos en esta situación?

Primero, cuando nosotros estamos en una vinculación y ya sentimos todas esas emociones y nos sentimos atrapados, tenemos que saber como es que se creó esa dependencia y porque es tan poderosa. Si es algo que se generó desde la infancia no podemos regresar el tiempo porque eso ya pasó, pero con trabajo psicológico se puede liberar de esas dependencias emocionales.

La dependencia se hace por repetición y llega un momento en el que necesitamos esa dosis de droga y no podemos desvincularnos, nos podemos hacer dependientes por un impacto y la adicción es muy fuerte. Para poder salir hay que desprogramar la historia, hay que dejar de creer que lo que nosotros pensamos es la realidad, para poder desprogramar hay que hacer un nuevo programa y es algo que hay que ir trabajando poco a poco, no es algo que se logre de un día para otro.

Hay que dejar de adquirir esa dosis, es algo que sentimos que necesitamos y siempre volvemos a buscar. Necesitamos dejar de controlar las relaciones para que no nos controlen a nosotros. Si estás interesado en esto sientante a observarte y pregúntante: ¿En que parte yo soy dependiente? ¿me veo esperando un cambio?.

Trata de encontrar en donde estás necesitando esa dosis.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo con tus familiares y amigos!

Otros artículos relacionados:

Powered by