Uncategorized

¿Cómo saber si soy una persona demandante?

febrero 22, 2021 297


share close

A todos los seres humanos nos gusta recibir cuidados, dedicación, amor, palabras de afecto. Especialmente de nuestra pareja. Pero lo importante es darnos cuenta en qué cantidad lo necesitamos y lo pedimos. Dicen que a fuerzas ni los zapatos entran. Y es que cuando intentamos forzar las cosas podemos terminar rompiéndolas. Por eso el día de hoy hablaremos del episodio «Personas demandantes» del Podcast «Solo para ti» de la Dra. Lucy Serrano. Donde nos habla acerca de las exigencias en las que puede caer una persona demandante y qué hace que alguien se comporte así.

Necesitamos siempre buscar el equilibrio, pues todo en exceso es malo. Una persona que no se alimenta puede comenzar a tener problemas de anemia, debilidad, dañar su metabolismo, estar cansada todo el tiempo. En el otro extremo, una persona que come compulsivamente, puede ocasionarse problemas del corazón, obesidad, diabetes, problemas en los huesos. Quien llegar al punto medio podrá tener una mejor calidad de vida y nutrir su cuerpo. Con el cariño es lo mismo; lo importante es llegar a la medida justa.

¿Te consideras una persona demandante?

Muchas veces podemos estar siendo demandantes sin darnos cuenta. Para darte una idea y medir qué tan demandante eres, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Necesito validación constante? Es decir, ¿necesito que todo el tiempo o muy seguido mi pareja o amigos me digan que hago bien las cosas o que soy apreciado(a)?
  • ¿Me molesto cuando no me demuestran el amor como yo quiero que lo hagan? Tal vez esperamos detalles, abrazos o besos y nos molesta que las demás personas no lo hagan porque no les nace.
  • ¿Exijo y reprocho todo el tiempo porque no me hacen sentir amado o importante? Si no te dice esas palabras que quieres escuchar o no te da el regalo que querías, ¿le reclamas? ¿qué tan seguido pasa eso?
  • ¿Quiero que todo se haga cuando y como yo digo? ¿me irrita cuando no es así?
  • ¿Espero que mi pareja o amigos estén disponibles para mí cuando sea que los necesite? Es normal que necesitemos apoyo, pero todos tenemos problemas y ocupaciones. Pero ¿esperas que estén las 24 horas del día pendiente de ti?
  • ¿Me hace sentir triste no ser la prioridad número uno de las personas que amo? O sea, ¿te hace sentir menos querido que las personas que amas tengan otras ocupaciones?
  • ¿Me hace sentir menos que mi pareja tenga pasatiempos que no me incluyen? El que tu novio(a) o esposo(a) quiera disfrutar por su parte leyendo, saliendo con amigos, viendo un partido o jugando videojuegos, ¿te hace sentir lastimado(a)?
  • ¿Necesito estar todo el tiempo encima de las personas que amo demostrando mi afecto, con palabras o atenciones? 
  • ¿Mi concepto de amor y de relación de pareja está basado en fantasías? Muchas veces esperamos un amor de cuento o de película.

¿Te consideras una persona demandante?

Aún tengo dudas de si soy una persona demandante

Si respondiste que sí a una o más de las preguntas anteriores, muy seguramente lo eres. Pero tal vez aún no estés seguro(a). Es normal que se nos dificulte darnos cuenta de nuestros errores por nosotros mismos. Si es tu caso, puedes preguntarle a alguien de tu confianza, ya sea tu pareja, amigos, familia. Si te dicen que lo eres pídeles que te den ejemplos de cuándo te has comportado así. Eso te ayudará a entender más claro lo que puedes estar haciendo. Intenta tomarlo de la mejor manera, recuerda que no es un ataque a quien eres, sino una oportunidad de mejorar. Darte cuenta es el primer paso.

¿Qué hago para dejar de comportarme así?

El siguiente paso sería analizar el porqué. Trabaja en ti mismo(a). Siempre existen motivos a nuestras reacciones y la mayoría de las veces tienen mucho más que ver con nosotros mismos que con los demás. ¿Cuál es la causa de que tengas esas necesidades y por qué necesitas que alguien más las llene? Tal vez fuiste una persona que en su infancia vivió muchas carencias emocionales. O puede que en tu adolescencia hayas desarrollado una muy baja autoestima. También podría ser que al inicio de tu relación con esa persona te haya inundado de afecto y ahora dejó de hacerlo.

Sin importar cuál sea el motivo, debes recordar que las otras personas no puede estar ahí todo el día para llenar tus vacíos. Es algo que debes llenar tú. Si le das el poder a los demás de que tus emociones dependan de ellos, siempre vas a sentir que no eres suficientemente bueno(a). Todas las personas tienen su forma de amar y, a veces, esa forma no es la que nosotros queremos. Debemos aprender a valorar las diferentes formas en que nos muestran afecto.

Además ten en cuenta que está bien pedir ayuda. No siempre podemos llenar vacíos sin que alguien nos enseñe cómo se hace. Ir con un terapeuta a que nos ayude a descubrir los motivos y a lograr forjar una mejor autoestima es siempre una buena idea. Todos tenemos heridas que sanar. Los terapeutas nos pueden ayudar a hacerlo de la forma más rápida y con menor sufrimiento.

Recuerda:

  • En el pedir está el dar. Si quieres algo de tu pareja o seres queridos, dilo de buena manera. No lo digas exigiendo o de una forma en que la persona se sienta obligada a complacerte.
  • Las demandas están  basadas en el control. En querer controlar a la otra persona, en que se convierta en la persona que tú necesitas que sea. O como te imaginas que es la forma correcta de ser.
  • Las relaciones deben de ser fluidas, espontáneas. No es un libreto.
  • Las relaciones más sanas y duraderas no están basadas en las exigencias. Son esas relaciones donde puedes ser auténtico(a). Sin llegar al egoísmo pero tampoco sintiéndote prisionero(a) en la relación.
  • Trabaja en tener una buena autoestima. Que la codependencia sea lo más baja posible.
  • Dejar de ser demandante no va a hacer que la otra persona deje de mostrarte afecto. Esa persona va a demostrar su amor de la forma en que sabe y puede hacerlo.
  • Cuando valoras lo que la otra persona te da de forma natural, vas a disfrutarlo más.

¿Qué hago si quien es demandante es mi pareja?

Es bastante difícil y cansado estar con una persona demandante. Por eso es importante establecer límites de forma amable. Al no hacerlo, eventualmente llegará el punto en que te sientas agobiado(a) por esa persona. Si llega el punto en que rebase tu paciencia, entonces podrías comenzar a ser grosero(a). No se trata de decir cosas que lastimen, sino de ser claros.

Si te cuesta poner límites, puedes intentar ofrecer alternativas. Siempre de forma amable. Por ejemplo, si en cuanto se ven en una cita tu pareja te bombardea con la plática lo pesado que fue su día, puedes intentar decirle: «Hola, mi amor, por supuesto que me interesa saber cómo fue tu día. Pero primero vamos a saludarnos bien, permíteme dejar mis cosas, sentémonos y pidamos algo de beber. Entonces ya me platicas todo, ¿te parece?». De esta forma, al tener una alternativa y no solo un rechazo, tu pareja no sentirá que hay falta de interés de tu parte. Intenta ponerlo en práctica.

Esperamos que hayas aprendido cosas nuevas que te ayuden a identificar si eres o estás con una persona demandante y qué puedes hacer para mejorar las cosas. Para que aprendas más, te invitamos a que escuches el episodio completo, al igual que los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque siempre es posible crecer emocionalmente.

Rate it
Publicacion anterior
Publica un comentario (0)

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *