Desarrollo Emocional

¿Cómo tomar decisiones difíciles?

marzo 30, 2021 27 5


Background
share close

Decía Lee Lacocca que «incluso una decisión correcta es incorrecta cuando se toma demasiado tarde». Todos nos hemos topado en algún momento con alguna decisión que no sabemos cómo tomar. Pero parte de la vida es reflexionar y elegir entre las diferentes opciones que se nos ofrecen. La Dra. Blanca Almeida nos habla acerca de esto en el episodio «¿Cómo tomar decisiones difíciles?» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos».

¿Por qué nos parecen difíciles las decisiones a tomar?

Generalmente cuando nos cuesta decidir es porque las opciones nos parecen igualmente atractivas y creemos que serán de igual provecho. O porque la opción que sabemos que es la mejor para nosotros a la larga, es aquella que nos puede causar mayor incomodidad o sufrimiento.

A nadie nos gusta sufrir, incluso si sabemos que será temporal y que nos traerá grandes beneficios. Tendemos a huir de todo aquello que sabemos que va a doler o que no vamos a disfrutar. Pero generalmente son esas las opciones que nos traerán mayor felicidad en el futuro.

Y no se trata de que siempre sean resoluciones grandes. Puede parecernos complicado decidir entre cosas más sencillas como elegir qué desayunar, ir al dentista, caminar o tomar el auto, etcétera. Es muy común que optemos por lo más fácil y cómodo. Pero si siempre nos guiamos por lo que nos parece sencillo, tal vez en el futuro encontremos que no es lo que nos va a dar felicidad a largo plazo.

¿Cómo tomamos decisiones?

Cuando vamos a tomar una decisión, existe todo un proceso detrás que a veces puede ser muy rápido y casi en automático. Sin embargo otras veces puede demorarse en alguno de los puntos. Este proceso lo dividen en diferentes pasos. Estos pasos muestran ese desarrollo que se lleva a cabo en nuestro cerebro.

El proceso de toma de decisiones:

De forma muy simplificada sería algo así:

  • Identificar el problema. Es el primer momento que nos lleva a decidir. Algo pasa y necesitamos resolverlo. Por ejemplo, «Tengo hambre».
  • Análisis de las causas. Pensamos en qué ocasionó el problema. Siguiendo con el ejemplo; «no he comido nada desde hace 7 horas».
  • Evaluar las alternativas. Consideramos diferentes opciones para solucionar la cuestión. «Me espero, compro comida, llego rápido a mi casa a cocinar algo, le pido a alguien que me traiga algo…». Muchas veces esas opciones tienen otras opciones y consecuencias. Analizarlas es lo que nos llevará a saber mejor qué es más conveniente. «Si me espero no voy a concentrarme. Si compro comida, ¿qué compro?, ¿cuánto dinero tengo para comprar?. Si cocino en casa, ¿qué opciones tengo?, ¿cuánto tiempo me tomará?. Si pido a alguien que me traiga algo, ¿quién puede hacerlo?, ¿lo va a comprar o a hacer?…».
  • Selección de la mejor alternativa. Es el momento en que decidimos lo que creemos que será mejor para nosotros en ese momento. Considerando los diferentes obstáculos que cada opción pueda tener. «Compraré algo económico y rápido en la cafetería de aquí cerca, es lo más rápido y menos complicado».
  • Aplicar la decisión. Hasta el momento en que convertimos en acciones las decisiones, podemos cambiar de opinión o encontrar alternativas. En el caso del ejemplo hasta el momento en que no vaya a la cafetería y elija aquello que compraré, aún puedo cambiar de opinión y tomar otra decisión.

Por supuesto hay decisiones mucho más complicadas que decidir qué comer cuando tenemos hambre, pero el proceso es más o menos el mismo.

¿Cómo saber que la decisión que tomé es la correcta?

Es normal que nos preguntemos cómo tomar decisiones difíciles. Primero que nada debemos saber que necesitamos tener un camino claro. Saber qué es lo que queremos, hacia donde nos dirigimos. Habiendo definido eso, sabremos que vamos por buen camino cuando seamos conscientes de que aunque hoy duela, en el futuro vamos a estar mejor. Si lo que elegimos hoy nos parece complicado, pero sabemos que a largo plazo nos va a acercar a lo que deseamos, entonces sabremos que vale la pena.

En todos los casos, sea algo sencillo o complicado. existe la posibilidad de equivocarnos. Es parte de tomar decisiones aprender a vivir con las consecuencias. Pero como dice Dr. Phil; «a veces tomas la decisión correcta, a veces haces que la decisión sea correcta». Eso no quiere decir que tomemos todo a la ligera y no reflexionemos. Sino que aún si después de elegir nos damos cuenta que habría sido mejor actuar de otra forma, lo importante es asumir las consecuencias y decidir ahora qué haremos.

Esperamos que hayas encontrado información útil para ayudarte en tu toma de decisiones. Si quieres ahondar en el tema te invitamos a que escuches el capítulo completo «¿Cómo tomar decisiones?» del Podcast «Hablando del alma y sus tropiezos» con la Dra. Blanca Almeida. Recuerda también que en Radio Claret América tenemos muchos Podcasts disponibles para ti. Porque siempre podemos trabajar para ser mejores.

Psicoterapeuta Blanca Almeida
Psicoterapeuta Blanca Almeida

Blanca Almeida es psicoterapeuta individual, familiar y de pareja. Cuenta con más de 20 años de experiencia. Se ha dedicado a estudiar el comportamiento y quehacer humano; su pensamiento , emociones, interacciones sociales, personalidades , miedos, obstáculos así cómo los amores y desamores. Dicho conocimiento le permite ofrecer terapias cortas, concisas y efectivas. 
Ofrece terapias en consultorio y virtuales por zoom.

Rate it
Publica un comentario (0)

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *