Fobia social; ¿qué es y cómo lidiar con ella?

Fobia social; ¿qué es y cómo lidiar con ella?

Es normal que nos de miedo exponernos. Es algo que nos hace sentir inseguros. El problema es cuando se convierte en un miedo indescriptible. Cuando nos limita a asistir a reuniones, relacionarnos socialmente, hablar con otras personas. El Lic. Rafael Salomón nos habla acerca de esto en el capítulo «Fobia social» del Podcast «Amar, vivir y sentir». Mucho de este miedo se encuentra dentro de nosotros. Porque tenemos inseguridades que venimos arrastrando desde hace tiempo. Pensamos que vivimos en un mundo hostil. Que las demás personas nos están juzgando todo el tiempo o que las cosas siempre van a salir mal.

¿Qué es una fobia social?

También conocido como Trastorno de Ansiedad Social. Es ese terror a las interacciones sociales. Es un trastorno mental crónico que puede limitar a la persona que lo padece a llevar una vida plena. Algunos de los síntomas son un miedo irracional a que nos juzguen, ansiedad por pensar que podemos ser juzgados, pasar vergüenzas o ser humillados. Así como una preocupación muy grande por ofender a los demás. Como la mayoría de los trastornos mentales crónicos, va evolucionando. Puede comenzar como un miedo pequeño y empeorar con el paso del tiempo hasta convertirse en un trastorno. Si no se recibe la ayuda adecuada o se reconoce y enfrenta el problema cuando este recién comienza puede intensificarse. Por eso es muy importante que identifiquemos si tenemos alguno de los síntomas y trabajemos en ello antes de que se vuelva más complicado.

¿Por qué puede alguien tener una fobia social?

Existen muchos factores que pueden influir para que alguien desarrolle este miedo tan grande a ser juzgado. Puede venir de la niñez, si nuestros padres no nos dieron esa seguridad, se nos ignoró o nos sentimos invisibles. También puede ser consecuencia de alguna situación que marcó la vida del individuo y que no ha logrado superar. Se relaciona en gran medida con el autoestima. Pues aquellas personas que no reconocen su propio valor tienden a poner por encima la opinión de los demás sobre las propias. Eso puede generar una inseguridad tremenda a lo que los demás puedan decirnos. Porque tenemos miedo a decepcionar a los demás por ser como somos. Pero piensa, ¿eres como eres? o ¿eres el resultado de lo que los otros creen que eres? Esta fobia nos llega a hacer sentir que las personas están ahí para atacarnos. Que a nadie le agradamos, que no merecemos cariño o respeto de las demás personas, que todo el tiempo estamos siendo juzgados… Entre muchos otros sentimientos negativos que se van acumulando y pueden hacer que la situación empeore cada vez más. Nos impide hacer las cosas que queremos y construye una realidad que comenzamos a creer. Está en nosotros poder superarlo, pero es importante trabajar en ello.

¿Qué puedo hacer si tengo alguno de los síntomas?

Autoestima Obviamente todo dependerá de el grado en el que lo padezcamos. En algunos puntos podremos intentarlo solos y en otros será preciso recibir ayuda profesional. Pero ya sea solos o con ayuda necesitaremos:
  • Aceptar que tenemos un problema. Siempre será el primer gran paso. En el momento que aceptamos que tener una relación social con las personas nos cuesta mucho, entonces comenzaremos a sanar. No es fácil aceptar que tenemos carencias. Pero al reconocerlo podemos comenzar a pensar en qué podemos hacer para solucionarlo.
  • Trabajar nuestra autoestima. Cuando yo no me valoro pienso que los demás tampoco lo hacen. Y entonces le voy a dar más importancia a lo que digan y menos a lo que yo pienso.
  • Mostrarnos como somos. Dentro de trabajar nuestra autoestima tenemos que aprender a mostrarnos como somos y valorar nuestras cualidades. Eso nos ayudará a poder acercarnos a las demás personas.
  • Superar el miedo a quedar en ridículo. A todos nos pasa que las situaciones no salen como esperábamos. Nos da miedo exponernos. Pero debemos trabajar para no dejar que eso nos controle.
  • Hacer las cosas sin pensar tanto. Muchas veces dejamos de hacer las cosas porque pensamos en todas las posibles consecuencias. A veces tenemos que dejarnos llevar por el impulso. La mayoría de las veces lo que pensamos es peor que lo que realmente pasaría si nos atrevemos.
  • Aprendamos a aceptar el rechazo. El rechazo es parte de la vida. A todos nos van a rechazar alguna vez y todos vamos a rechazar. Pero lo peor que nos puede pasar no es que nos digan no.
  • Dale tiempo. Los cambios no ocurren de la noche a la mañana. Necesitamos trabajar todos los días para lograrlo. A veces vamos a fallar, pero lo importante es seguir intentando. Sé paciente contigo mismo.

Todo está en el amor propio

Si no te valoras, si no puedes luchar por tus ideales y te das ese valor para afrontar la vida, desafortunadamente no vas a encontrar la felicidad. Todos merecemos ser felices y si bien lo social ayuda, cuando una persona está segura de lo que es y lo que vale, las apariencias y lo superficial deja de tener importancia. A veces las cosas son complicadas y no suceden como quisiéramos y no podemos dejar que eso mine nuestra autoestima. Debemos mantenernos tranquilos. No a todos vamos a caerles bien y eso es algo que no podemos cambiar. Pero tampoco es necesario. Si decides tener autoestima y ser seguro o segura con lo que eres, esta fobia social irá disminuyendo. Al final todo se trata de una nueva actitud. Dar pequeños pasos, pequeños acercamientos. En cualquier parte nos vamos a encontrar con otras personas y podemos tener miedo de ser criticados. Pero si algo te gusta, lo que opinen los demás no tiene que influir en tu decisión. Ponte esa ropa que te gusta, inicia tu día con lo que te gusta hacer, si necesitas hablarle a alguien hazlo.

Enfrentemos el miedo

El mundo va mucho más allá de nuestra mente. Si nos dejamos controlar por el miedo, que viene de nuestros prejuicios, jamás veremos todo lo bueno que las demás personas tienen para ofrecernos. Lo que creamos en nuestra mente y en nuestro corazón es lo que externamos. Si nos aislamos y creamos un mundo en el que únicamente hay espacio para nosotros, eso es lo que vamos a proyectar. La vida siempre va a tener riesgos. Evitar arriesgarnos nos frena de vivir plenamente. Por eso debemos ser conscientes que en el mundo existe el miedo. Y depende de nosotros sacarle provecho. Está permitido transformarlo en valor. Y parte de tener valor es saber pedir ayuda cuando no podemos lograrlo solos. Esperamos que hayas encontrado tips útiles para tu vida. Si quieres escuchar más acerca del tema, te invitamos a escuchar el capítulo completo «Fobia social». De igual forma recuerda que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque la ayuda para crecer como personas puede venir de muchas formas.
¿Te gustó este artículo? ¡compártelo con tus familiares y amigos!
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otros artículos relacionados:

Powered by