Desarrollo Emocional

Cuerpo en sanación

julio 2, 2021 2


Background
share close

La semana pasada, en el capítulo “Sanar el cuerpo con la mente”, hablamos acerca del poder de la mente para sanar el cuerpo y cómo afectan los pensamientos. Esta semana, en el capítulo “Cuerpo en sanación” del Podcast “La llave del éxito en tu hogar”, los Lic. Edith y Leopoldo Franco, nos continúan hablando de este extenso e interesante tema.

Cuerpo en sanación

El cuerpo en sanación y la mente

La PNL, como ya habíamos comentado en anteriores ocasiones, no se trata de palabras mágicas o de una especie de positivismo tóxico. Sino de la importancia que tienen las palabras y los pensamientos en nuestra vida en general.

Es decir que lo que pensamos, tiene un efecto en nosotros. En nuestro estado de ánimo, en nuestra interpretación de la vida y en la forma en la que sobrellevamos todo lo que nos pasa.

Aceptar que necesitamos sanar

Muchas veces no nos damos cuenta de todas las cosas negativas que venimos cargando. Creemos que no necesitamos sanar nada en nuestro cuerpo y mente, sin embargo si:

  • Vivimos con amargura.
  • Cansancio.
  • Nos cuesta disfrutar las cosas.
  • Explotamos fácilmente.
  • Tenemos una gran apatía hacia la vida.
  • Culpamos a los demás de todo lo que nos pasa.
  • Tendemos a insultarnos a nosotros y a los demás.
  • Nos estresamos fácilmente.
  • No logramos disfrutar todos los días como un regalo único.

Entonces, muy seguramente, hay algo en nuestra vida que nos hace falta sanar.

Nuestro cuerpo se comunica con nosotros

Para lograr sanar, lo primero es escuchar a nuestro cuerpo. El hambre, los dolores, bostezar, los mareos, el cansancio, todo son señales que nos manda nuestro cuerpo para hacernos saber que necesita algo. Esa es la forma en la que nuestro cuerpo se comunica con nosotros constantemente y cuando no lo escuchamos comienza a intentar comunicarse de otra forma. 

¿Alguna vez te ha pasado que te duela la cabeza por no comer o por no dormir, o ir al baño? No tienes la sensación de hambre, sueño o las ganas de ir al baño, pero hasta que no satisfaces esa necesidad, el dolor de cabeza no se va. Ese es tu cuerpo intentando comunicarse contigo. Cuando ignoramos lo que sentimos, ya sea en necesidades básicas o en cualquier otra emoción, la mente busca otra forma de decírnoslo que no podamos ignorar.

Encontrar el equilibrio

Encontrar el equilibrio

En un mundo tan ajetreado como el que vivimos, tendemos a olvidarnos de escuchar a nuestro propio cuerpo. Si nos duele la cabeza, tomamos una pastilla. Si tenemos hambre, lo ignoramos hasta que podamos comer. Es por eso que a veces perdemos el equilibrio. Para volver a encontrarlo, el primer paso es volver a conectarnos con nuestro cuerpo. Escuchemos todas las señales y seamos conscientes de la maravillosa capacidad que tiene de sanarse a sí mismo y el poder tan grande que nuestros pensamientos ejercen sobre él.

El experimento de la esperanza

En 1967 el científico alemán Rudolf Bilz se especializaba en unir los campos de la psicología y la medicina. Como parte de su esfuerzo, realizó un experimento, que aunque cruel, demostró la importancia de la esperanza. Y por ello lo nombró así.

Arrojó ratas de campo recién capturadas a un estanque con paredes lisas, por lo que no podían salir. Sabían que las ratas tenían la capacidad física para resistir nadando 80 horas. Sin embargo, todas se rendían en menos de una hora y morían ahogadas.

Se llevó a cabo el experimento de nuevo con un segundo grupo de ratas. Fueron arrojadas al mismo estanque. Pero antes de que se ahogaran, Bilz retiraba una a una a las ratas. Las sacaba y las depositaba en una jaula con comida.

Al día siguiente volvió a arrojar al estanque a esas mismas ratas. El resultado fue que nadaron casi todo el día. Pues creían que si seguían nadando, en algún momento iban a ser rescatadas y alimentadas. Esa esperanza hizo que aumentaran su resistencia.

Las enfermedades y la esperanza

No somos tan diferentes a esas ratas del experimento. Y se ha observado en pacientes con enfermedades terminales. Cuando ya damos todo por perdido, nuestro esfuerzo y nuestra perseverancia, disminuyen significativamente. Mientras que cuando guardamos esperanza, ponemos todo de nuestra parte para lograr mejorar.

Entonces, si por medio de nuestros pensamientos podemos aumentar o restar esperanza en determinada situación, será mejor optar por poner todo de nuestra parte para que continuemos creyendo en que las cosas pueden mejorar. Por supuesto, sin dejar de lado la ayuda médica o psicológica que requiramos 

Esperamos que este tema te haya parecido interesante. Si quieres escuchar un poco más acerca del tema, te invitamos a que escuches el capítulo “Cuerpo en sanación” del Podcast “La llave del éxito en tu hogar” completo. También te recordamos que tenemos muchos otros Podcasts disponibles para ti. Porque el desarrollo emocional requiere un aprendizaje constante.

Leopoldo y Edith Franco - Llave del Éxito, Chicago
Leopoldo y Edith Franco – Llave del Éxito, Chicago

Edith y Leopoldo Franco son Masters en Programación Neurolingüística e hipnosis. Imparten la maestría y certificación en PNL en la ciudad de Chicago además de diversos cursos de sanación, energía y superación personal. De igual manera imparten terapias de forma individual a distancia o presenciales.

Rate it
Publicacion anterior