Desarrollo Emocional

Me siento invisible en el mundo

mayo 29, 2021 47


Background
share close

En una época en la que la tecnología nos ayuda a conectarnos en casi todos los extremos del mundo, nos encontramos más incomunicados que nunca. Por eso el día de hoy hablaremos del capítulo “Me siento invisible” del Podcast «Amar, vivir y sentir» con el Licenciado Rafa Salomón.

¿Por qué me siento invisible?

Cuando dejamos de prestar atención a nuestro entorno porque estamos demasiado centrados en nuestros problemas o tenemos nuestra atención fuera del lugar y momento en el que nos encontramos, entonces volvemos invisibles a los demás. Al mismo tiempo pasamos desapercibidos por los demás. Eso nos vuelve invisibles también.

En otras ocasiones puede ser que nuestra propia timidez nos impida participar de lo que nos rodea, eso puede hacer que sintamos que los demás no nos toman en cuenta y que no somos importantes para aquellos que están a nuestro alrededor.

Desafortunadamente estamos viviendo en un mundo en el que nos invisibilizamos los unos a los otros. Podemos verlo desde el transporte público, hasta los lugares de trabajo. Es entendible que la inseguridad nos vuelva precavidos, pero es importante no caer en extremos y encontrar un equilibrio.

Reconocer a los otros

Personas invisibles

Es importante que nos demos cuenta cómo estamos deshumanizándonos. Nos aislamos en nuestras propias vidas y se nos olvidan los demás. Reducimos nuestra atención a aquello que nos preocupa o interesa y entonces las demás personas no existen. Nos aislamos. Debemos hacer consciencia. 

En una sociedad en la que se nos ha enseñado a sacar provecho de todo y de todos, ignoramos a los demás porque no nos interesan. Porque se vuelven importantes sólo si podemos obtener algo de ellos. Les hacemos saber por medio de nuestra actitud que siempre que tengan algo importante que decirnos, no los vamos a escuchar.

Cuando hacemos esto le quitamos su humanidad a las otras personas. Cuantas veces no ignoramos a las personas que viven en la calle, a quienes realizan los trabajos de limpieza, a los adultaos mayores y en general a todos aquellos que no pueden darnos un beneficio. Para mejorar la sociedad en la que vivimos, es de suma importancia que reconozcamos a todas las personas que nos rodean y que aprendamos a comunicarnos con ellas.

La invisibilidad en las familias

Cuando dejamos de prestar atención a lo que nos rodea, podemos empezar a ignorar también a nuestras familias. Y al mismo tiempo ellos comienzan a ignorarnos a nosotros. Se pierde la comunicación y entonces nos volvemos desconocidos. A pesar de vivir bajo el mismo techo no tenemos ni idea de lo que los demás sienten, quieren o están pasando.

Cuando se pierde la comunicación entonces empezamos a asumir que todos están bien. Porque “si no lo estuvieran nos lo dirían”. Sin embargo nunca es bueno dar por hecho el bienestar de aquellos a quienes amamos. Pues pueden estar pasando por dificultades o problemas emocionales muy graves y no saber cómo acercarse a nosotros.

También sucede que volvemos invisibles a nuestros hijos. Y ellos nos vuelven invisibles a nosotros. Al llegar a cierta edad creemos que ya no necesitan de nuestra supervisión y entonces simplemente dejamos de estar ahí para ellos. Pero la mayoría de las veces los hijos invisibles quieren visibilidad. Y harán lo que crean necesario para conseguirla.

¿Qué hacer cuando me siento invisible?

Si has sentido que te volviste invisibles para los demás o detectas que eres tú quien volvió invisibles a los otros, recuerda que siempre podemos hacer algo para cambiar. El Lic. Rafa Salomón nos comparte estos 5 consejos para dejar la invisibilidad a un lado:

  • Saludémonos siempre. Puede parecer algo muy sencillo, pero con dirigirnos una palabra dejamos de ser invisibles y reconocemos a los demás.
  • No nos ignoremos. Si compartimos un espacio, aun cuando cada quien esté ocupado en lo suyo, humanicemos a quienes nos rodean por medio de reconocerlos.
  • No asumas que los demás están bien. A veces creemos que los demás no nos necesitan, sin embargo reconocer la existencia de los otros les puede ayudar mucho más de lo que crees.
  • Ayuda a participar a las personas, hazlas visibles. Si te das cuenta que en un grupo de personas alguien es muy tímida como para integrarse, el solo reconocerla por medio de un gesto o una palabra le puede dar el valor para participar del grupo.
  • Siempre habrá ocasiones en las que no tendremos tiempo. A pesar de que no nos toma mucho dedicar unos segundos o minutos en reconocer a los otros, puede que a veces en verdad no contemos con el tiempo. Pero debemos hacer que estas ocasiones sean excepciones, no la regla.

El cambio está en nosotros

Como puedes darte cuenta al leer los consejos anteriores, el cambio únicamente podemos hacerlo en nosotros mismos. Sin embargo estos pequeños cambios también van a lograr que los demás reconozcan nuestra existencia y por lo tanto nos volvamos más humanos.Si te gustó este tema recuerda que puedes escuchar el capítulo completo. También te invitamos a que escuches los otros Podcasts que tenemos disponibles para ti en Radio Claret América. Porque los pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia en nuestras vidas.

Rate it
Publicacion anterior