Blog

Mi suegra es una BRUJA

abril 21, 2021 176


Background
share close

Dice el dicho que suegra, abogado y doctor, mientras más lejos mejor. Pero, ¿por qué el odio a las suegras? Puede que muchos estén pensando que su suegra les da muchos motivos para ser odiada. Por eso el Lic. Rafa Salomón nos habla de eso en el capítulo “Relación con la suegra; ¿por qué es complicada?” Del Podcast “Amar, vivir y sentir”.

La relación con mi suegra es horrible

Primero hay que saber qué es lo que dificulta el trato. Por lo general la culpamos a ella. Sin pensar qué hacemos nosotros. O qué dejamos de hacer. Hay una dinámica que existía antes de que nosotros llegáramos. Somos nosotros quienes llegamos a irrumpir en la armonía familiar. Así que tenemos que aceptar también nuestro nuevo lugar en vez de intentar imponer nuestra presencia.

Por supuesto que existen suegras difíciles, son personas. Y van a existir muchos diferentes tipos. Desde la que todos sus yernos y nueras aprecian, hasta las que ninguno quiere ver ni en pintura. Lo importante aquí es entender que en una relación siempre necesitamos comenzar a trabajar en nosotros mismos antes de empezar a atacar o señalar a la otra persona.

¿En verdad he intentado mejorar la relación con mi suegra?

Para reflexionar un poco en si en verdad estamos tratando o solo decimos que lo hacemos, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿He intentado hablar bien con ella? Tal vez muchos piensen “No, es que con ella no se puede hablar porque todo se lo toma a mal”.
  • Entonces, ¿en verdad estamos intentando un diálogo o ya vamos predispuestos?
  • ¿Me he dado a la tarea de observar la dinámica familiar y abordar los temas desde su perspectiva?
  • ¿Al intentar hablar con ella lo hago respetando su lugar o critico y ataco?
  • ¿Entiendo que no es una competencia?
  • ¿Ejerzo una lucha de poderes? Es decir, ¿mi relación con ella es a ver quién puede más?

Recordemos que muchas veces también para ellas esta relación es algo nuevo. Entran a este nuevo rol sin información, sin herramientas, sin nada. Necesitan tiempo para acostumbrarse y aprender a manejar esta nueva dinámica. Pero nosotros necesitamos poner de nuestra parte. Somos nosotros quienes llegan. Observemos, respetemos las diferencias y aprendamos de ellas.

Las familias son constelaciones

Puede sonar poético, pero en verdad podemos ver a cada familia como una constelación: Cada una es diferente, sus miembros se conectan de una forma especial y diferente entre ellos, son de muchos tamaños, formas, colores. Y lo más importante; podemos aprender muchísimo si las observamos.

Si queremos conocer a nuestra pareja necesitamos darnos tiempo de conocer a su familia. Ver sus costumbres, creencias, roles, formas de hacer las cosas. Porque es muy cierto que no solo nos casamos con una persona, nos casamos también con su familia. Porque esas costumbres, problemas, diferencias, pasan a ser parte también de nuestras vidas. Es por eso que tenemos que aprender a respetar y valorar todo lo que nos separa, para poder encontrar y apreciar lo que nos une.

Si en lugar de juzgar, nos dedicamos a observar y comprender, Nos daremos cuenta que las suegras se convierten en un aprendizaje. Vamos a entender cómo es nuestra suegra, para poder entender a mi esposo o esposa. Esa es la familia a la que nos estamos integrando como hijo o hija adoptivos. Así yernos y nueras se vuelven parte de esta constelación.

Las parejas necesitan desprenderse sanamente

Cuando decidimos formar una nueva familia. Cuando nos casamos y comenzamos una vida diferente al lado de nuestra pareja. Puede que de forma inocente pensemos que nuestra relación con nuestras familias no va a cambiar. Que no tiene por qué cambiar. Pero el cambio es inevitable. Si decidimos no realizar cambios, entonces estaremos fallando en alguna parte.

Nuestros padres, hermanos y familiares en general, siempre van a ser importantes para nosotros. No se trata de dejarlos a un lado y olvidarlos porque ahora vamos a “hacer nuestra propia vida”. Sino de encontrar ese equilibrio en el que sigan estando con nosotros, mientras le damos su lugar a nuestra nueva familia. Reconocer a nuestra pareja dándole su lugar, no significa quitarle nada a nuestra familia de origen.

Si aprendemos a llevar esa separación de una forma madura, será también más fácil para nuestra mamá lograr esa transición a suegra. Lo más importante es siempre mantener la comunicación respetuosa. Ser abiertos a nuestros sentimientos y deseos. Respetando las jerarquías de amor que no se pierden al iniciar nuestra familia.

En conclusión

Si el yerno o la nuera logran entender que la suegra tiene un lugar que no se puede remplazar. Y al mismo tiempo la suegra logra entender que tanto yernos como nueras no están buscando arrebatar nada o imponer. Entonces lograremos la paz y formar nuevos lazos de afecto. Lo importante es comenzar a trabajar primero desde nosotros. Se trata de diálogo, comunicación y madurez.

Esperamos que hayas encontrado puntos interesantes que te ayuden a reflexionar. Recuerda que puedes escuchar el capítulo completo para aprender más. También te invitamos a que escuches los demás Podcasts que tenemos disponibles para ti. Porque los grandes cambios comienzan con pequeños paso

Rafael Salomón
Rafael Salomón

El Licenciado Rafael Salomón escritor y conferencista se ha especializado en temas de desarrollo humano, motivacionales y manejo inteligente de las emociones.
Es facilitador en procesos de cambio y coach, con su metodología aprovecha la experiencia de vida de las familias para ayudarlas a potenciar sus propias capacidades y sentimientos.

Rate it
Publicacion anterior