Blog

Soltar la expectativa

septiembre 15, 2021 22 5


Background
share close

Hoy vamos a hablar de la expectativa ¿de dónde nace la expectativa? ¿porqué se crea? ¿que produce en mi y en el otro? todo esto enfocado en una crianza sana, ¡siempre estamos aprendiendo!

¿De dónde nace la expectativa?

Todos los seres humanos estamos capacitados de inteligencia, nuestro cerebro está diseñado para resolver problemas, los problemas diarios de nuestra vida.

Siempre estamos resolviendo problemas en nuestra mente, muchas veces uno mismo se genera los problemas imaginarios para irlos resolviendo. La expectativa nace desde una programación cerebral que desde niños se va creando.

Conforme va creciendo, un niño empieza a adquirir informacion del entorno, de su familia, y vemos reflejados en ellos nuestra propia infancia.

¿Cómo le hago para no transmitir emociones negativas a mi hijo?

La infancia es una edad muy vulnerable, depende del adulto para sobrevivir.

Los niños se van validando con las palabras de sus padres, aprende a aceptarse a si mismo, si se sabe valioso tiene mayo autoestima. Todo aquello a lo que tu le dedicas tiempo son cosas a las que tu consideras que son valiosas, si estás con el, si tienes atencion, contacto, amor y seguridad, refuerzas y construye su estado emocional y se desarrolla como una persona integral.

Muchas veces sin darnos cuenta, hacemos una expectativa, y hacemos una «lista» de necesidades personales; que sea limpio, que esté quieto, que le vaya bien en la escuela, que se acabe su plato, que use tal ropa, que no grite… todo esto son necesidades de mamá o papá, son expectativas que se ponen frente al niño para poder cumplir las demandas y sentirse aceptados por mamá. Es dar un amor condicionado; «Si hago esto, mi mamá me aprueba».

¿Cómo dar amor incondicional a nuestros hijos?

Muchas veces el niño cumple con estas expectativas solamente por agradar o por sentirse amado y no porque realmente lo quiera cumplir. Esto es amor condicionado.

Este tipo de programación se queda en el niño y el precio que hay que pagar es muy caro, porque puede incluso sentir que pierde a su madre si no cumple con la lista. Muchos niños dejan de ser quien son para poder agradar a sus padres, dejan de moverse, de ensuciar, de ser creativos. Muchas veces es desde la inconciencia del adulto, muchas veces nos olvidamos de amar a nuestros hijos por quererlos educar.

Hay que aprender a apapacharlos, amarlos, consentirlos aún cuando no cumplan con las expectativas que nosotros mismos pusimos, es importante estar en su infancia brindandoles tiempo, tocandolos, jugando, conversando y tener un vínculo emocional.

¿Cómo es el hijo ideal?

Muchas de estas expectativas las tenemos porque nos formamos la imagen del hijo ideal, obediente, serio, limpio. Esto solo nos produce una frustracion a ambos lados, porque el niño no puede cumplir las expectativas, tiene que dejar de ser quien es y el niño se frustra, el padre se frustra porque el niño se vuelve torpe o enfermizo o rebelde.

Los padres tendemos a medirnos por el resultado de la conducta de nuestros hijos, si nuestros hijos no tienen la conducta deseada nos sentimos «malos padres», y nos juzgamos, nos culpamos por la crianza que estamos haciendo y esto solo genera victimización. La maternidad y la paternidad se vuelve muy agotadora cuando hay esta expectativa enfrente, se llega a un estado emocional muy dependiente del hijo.

La realidad es que la expectativa solo nos aleja de nuestro ser esencial, tenemos que deshacernos de ella para poder conocer a nuestros hijos y amarlos tal cual son. Dejar de medirnos por el comportamiento de nuestros hijos o por lo que la sociedad diga. Aceptación es algo esencial.

Dalia Rocha
Dalia Rocha

Padres en Entrenamiento te da las herramientas para construir una relación sana y amorosa con tus hijos. Sé el padre o madre que tus hijos necesitan. Dalia Rocha es especialista en Neuroeducación, Educación infantil y TDAH.

Rate it
Publicacion anterior